Cambio de tendencia en la industria olivícola y la producción será menor al consumo

Lo más leído

En las tecnologías digitales está la clave para que los agricultores puedan obtener ingresos adicionales por el secuestro de carbono

Muchas de las plataformas de gestión agrícola existentes ya capturan la mayoría de los datos necesarios para cuantificar los crédito de carbono.

Una startup israelita cocina una innovadora tecnología con la que busca revolucionar la industria láctea

Imaginedairy apuesta a producir los mismos productos lácteos de hoy pero sin colesterol, ni antibióticos y sin comprometer la ética animal ni el medio ambiente.

Investigación demuestra los beneficios del maní en pacientes diabéticos

Es una opción de bajo costo que ayuda a disminuir la glucosa en sangre si se consume diariamente como parte de una dieta balanceada.

Japón estudia nuevos mecanismos de precios para impulsar la generación eléctrica con biomasa

Permitiría a los productores de energía renovable vender su electricidad en el mercado spot a un precio superior a los precios mayoristas.

InEnTec, la startup que convierte a bajo costo todo tipo de residuos en químicos y combustibles renovables

La compañía surgida del MIT utiliza la gasificación por plasma y puede utilizar cualquier tipo de residuos, incluso biológicos, radiactivos y peligrosos.

Columna semanal

00:18:16

Otro brindis más por la bioeconomía

En una propuesta diferente, junto a Luciana Huergo analizamos lo que nos dejaron la pandemia y el 2020 en materia de bioeconomía.
 
 

La producción mundial de aceite de oliva será menor que su consumo durante la temporada 2020, informó el medio especializado Olive Oil Times

De acuerdo con el portal, las estimaciones actuales sugirieron que la producción se ubicaría en alrededor de 3,11 millones de toneladas de aceite de oliva y una previsión de consumo de 3,14 millones de toneladas, citando cifras aportadas por el consultor internacional Juan Vilar durante un seminario web.

Se han registrado aumentos de precios en todas las categorías y eso demuestra que aunque es necesario un cambio de estrategia, es una oleada de oxígeno para el olivar tradicional, que supone el 70% de la cosecha y que, sin duda alguna, viene de vivir momentos difíciles”, destacó Vilar.

El especialista señaló que hay un papel creciente en todo el mundo para el ‘olivar moderno’, que ya representa el 40% de todo el aceite de oliva producido. Estos números revelaron un «cambio de tendencia y una realidad en constante crecimiento».

Lectura sugerida

La creciente popularidad del cultivo de olivos en los cinco continentes ha llevado a un total de 11,5 millones de hectáreas dedicadas a los olivos, añadió, y esas cifras han llevado la producción mundial a superar los 3 millones de toneladas.

La producción mundial para la temporada actual sería un 3,4% más baja que el año pasado, una caída que, según él, se debe principalmente a la reducción del rendimiento en varios países mediterráneos, incluidos Italia (270.000 toneladas), Grecia (240.000), Marruecos (140.000), Túnez (130.000) y Portugal (120.000).

Según Vilar, el descenso de la producción en algunos países mediterráneos se debió a las típicas temporadas alternas. La única excepción a la tendencia a la baja fue España, donde se esperaba que la producción alcanzara los 1,6-1,7 millones de toneladas, según informa la revista local Agrònoma.

Lectura sugerida

La capacidad de España para fortalecer su posición se debió a fuertes inversiones en agricultura moderna y nuevas tecnologías específicas, según Vilar.

“España ha sabido combinar adecuadamente su conocimiento tradicional del cultivo con las nuevas tecnologías, convirtiéndose en el mayor productor mundial de aceites de oliva, ya que más de la mitad – 52% – de los aceites producidos en los cinco continentes serán de origen español”, él dijo.

El consultor explicó que los precios del aceite de oliva, que habían estado en declive constante recientemente, ahora parecen estar cerca de un cambio de tendencia.

 
 
 
 
 

Últimas Noticias

Minnesota va camino a convertirse en el Silicon Valley de la biofabricación

Con aportes de U$S 87,5 millones del Departamento de Defensa y U$S 180 millones de otras fuentes busca convertirse en un centro de innovación en bioeconomía.
 
 

Suscribite al Newsletter

Holler Box