Harina de carinata: un escalón arriba en sostenibilidad

Lo más leído

Columna semanal

La bioeconomía como modelo de desarrollo industrial sostenible

El enfoque de la bioeconomía se ha instalado como una de la formas más eficaces para contrarrestar los efectos del calentamiento global, causante del cambio climático, y a la vez, contribuir al desarrollo de las naciones. Fundamentalmente, en aquellas donde la agricultura y sus encadenamientos productivos están más desarrollados.
 
 

La Carinata, también conocida como mostaza etíope, es prima de la colza y una verdadera ‘cosecha maravillosa’ de semillas oleaginosas con el potencial de llevar la sostenibilidad a un nivel completamente nuevo en varias industrias, incluida la alimentación animal.

Su harina, al provenir de un cultivo no modificado genéticamente y con alto nivel de proteína, resulta un ingrediente proteico atractivo para la nutrición animal, especialmente para el mercado europeo que demanda productos no GMO. El biocombustible elaborado a partir de su aceite se está utilizando cada vez con más frecuencia en vuelos comerciales (el aceite no es apto para el consumo humano debido a los altos niveles de ácido erúcico) y su fibra se está explorando activamente como fuente de biomasa renovable para la generación de energía.

En mayo, Jorge Moutous, presidente de Nuseed Argentina y gerente regional para Latinoamérica del semillero australiano, nos presentó el cultivo de carinata en este portal. Nos contó que se trata de una oleaginosa resistente y de rápido crecimiento, con raíces extremadamente profundas que lo hacen muy tolerante a la sequía. Según Moutous encaja perfectamente como cultivo de servicio y, por lo tanto, no interfiere con los cultivos alimentarios, por el contrario, a través de los muchos beneficios de los cultivos de cobertura, como el control de la erosión, la carinata aumenta el éxito de los cultivos alimentarios que le siguen.

Estas ventajas hacen que su superficie esté en plena expansión en EEUU., América del Sur, Europa y Australia.

Lectura sugerida

La harina de carinata es hasta ahora el único producto proteico derivado de cualquier cultivo certificado por la ‘Mesa Redonda sobre Biocombustibles Sostenibles’ (RSB), un grupo global de empresas, organizaciones no gubernamentales, académicos, organizaciones gubernamentales y de las Naciones Unidas que apoyan la producción sostenible de biomateriales. Según el miembro de RSB y la compañía global de genética de cultivos Agrisoma, «ciertas variedades de carinata tienen hasta un 46% de contenido de proteína, lo que lo coloca a la par con las mejores fuentes de proteína más utilizadas en el mundo de la nutrición ganadera». Su harina ya ha sido aprobada como ingrediente alimentario para ganado de carne por la Agencia Canadiense de Inspección de Alimentos, la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos y la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria.

Junto a sus socios, la compañía canadiense especializada en soluciones en biocombustibles a partir de carinata, Agrisoma, está trabajando para lograr las aprobaciones de alimentos para aves, productos lácteos, cerdos y especies acuícolas de la harina de carinata. En diciembre de 2019, la compañía con base en la provincia de Quebec fue adquirida por Nuseed.

Debido a que la carinata tiene una semilla ‘blanda’, tanto su aceite como sus componentes de harina tienen una «gran aplicación» en la alimentación del ganado, explica Alex Clayton, gerente de desarrollo comercial de Carinata de Nuseed. “Hemos priorizado una serie de elementos en nuestra cría para optimizar la fracción de harina para la nutrición animal”, agrega.

Lectura sugerida

Harina de carinata: un escalón arriba en sostenibilidad

La oportunidad de la carinata

Según el portal especializado All About Feed, en 2019, en la revista Animals, un equipo de la Universidad de Florida, el Centro de Investigación de Forrajes Lecheros de EEUU. y el Instituto de Zootecnia en Brasil encontró que en los rumiantes, la harina de carinata tiene una digestibilidad de proteína similar a la harina de soja y su proteína cruda se degrada muy bien en el rumen. «No se observó ningún efecto negativo en el rendimiento animal», afirman los científicos, «cuando se alimenta con harina de carinata hasta en un 10% de la dieta total».

El portal agrega que otros ensayos encontraron que la harina de carinata «se comportó de manera similar a los suplementos de proteínas de uso común, lo que indica su viabilidad como un suplemento de proteínas para el ganado de carne».

Clayton cree que la producción sostenible certificada de carinata Nuseed es un rasgo particularmente importante en la actualidad. “Nuestra región de producción primaria se encuentra actualmente en América del Sur, donde vemos el potencial de millones de hectáreas en cultivos de cobertura con carinata Nuseed”, destaca. «También existe una oportunidad igualmente grande en América del Norte, y se está desarrollando una tecnología para optimizar e identificar estrategias de cultivo tanto para Europa como para Australia».

En Europa, en julio de este año, Nuseed anunció un «acuerdo de compra comercial» con Saipol, el mayor productor de biodiésel de Europa, para suministrar carinata Nuseed como materia prima para aceite certificado con bajo contenido de carbono para combustibles renovables y harina con alto contenido proteico sin OMG para la alimentación del ganado.

 
 
 
 
 

Últimas Noticias

Impulsado con novedoso biocombustible, lanzarán el cohete espacial más sostenible de la historia

La huella de carbono del lanzamiento del nuevo cohete espacial Orbex Prime será hasta un 96% más baja que la de los programas de lanzamiento espacial comparables, según ha revelado un nuevo estudio científico.