Nanollose más cerca de elaborar comercialmente su fibras textiles Lyocell a partir de celulosa microbiana

Lo más leído

El mejoramiento genético y su rol estratégico en la bioeconomía

Conversamos con Guillermo Eyherabide, director del Doctorado en Mejoramiento Genético de la Universidad del Noroeste de la Provincia de Buenos Aires (UNNOBA) y con Adriana Noemí Andrés, directora del Instituto de Posgrado de la misma casa de estudios. 

20 refinerías de etanol del Midwest de EEUU se unen para concretar el proyecto de captura de carbono más grande del mundo

A través de la iniciativa 'Summit Carbon Solutions' invertirán USD 2 mil millones para producir biocombustibles neutros en carbono. Se espera que en el futuro más 20 biorrefinerías y empresas comprometidas a reducir su huella ambiental se sumen al proyecto.

El Ministro de Agricultura de Argentina, Luis Basterra, pidió debate global urgente por el pago de servicios ambientales

Las declaraciones fueron realizadas durante una entrevista para el programa Agro América que emite el canal de TV brasileño AgroMais.

Braskem invierte US$ 61 millones para expandir su producción de biopolímeros

"La expansión de la capacidad de producción de biopolímeros es un reflejo del crecimiento de la demanda de la sociedad", dijo la compañía.

Aumentando la cantidad de granos de maíz con CRISPR

El laboratorio de Jackson es uno de los primeros en aplicar CRISPR al complejo genoma del maíz.

Columna semanal

00:18:16

Otro brindis más por la bioeconomía

En una propuesta diferente, junto a Luciana Huergo analizamos lo que nos dejaron la pandemia y el 2020 en materia de bioeconomía.
 
 

Los subproductos de la producción de alimentos de hoy se convertirán en artículos de moda del mañana si la compañía australiana Nanollose tiene éxito. La startup con base en la ciudad de Perth acaba de presentar una solicitud de patente conjunta con Grasim Industries para elaborar fibra de Lyocell de alta tenacidad a partir de celulosa microbiana.

La solicitud de patente, titulada ‘Fibras de lyocell de alta tenacidad a partir de celulosa bacteriana y método Thereof para su preparación‘, representa un gran avance sobre las  versiones de tela viscosa Nullarbor y Nufolium desarrolladas previamente por la compañía.

Utilizando el proceso de lyocell, un equipo de expertos del Centro de Innovación de Pulpa y Fibra de Grasim ha logrado producir fibra Nullarbor, que es más fina que la seda y significativamente más fuerte que el Lyocell convencional que se produce tradicionalmente a partir de pulpa de madera.

La fibra de Lyocell es una forma de rayón que se elabora a partir de un proceso que requiere muy baja utilización de productos químicos y agua y genera muy pocos residuos, lo que lo hace muy respetuoso con el medio ambiente y muy atractivo para las marcas de indumentarias.

El Lyocell se emplea ampliamente en aplicaciones textiles y no tejidas y se ha vuelto popular debido a una serie de de características deseables de resistencia y comodidad. Además, la combinación de celulosa libre de árboles de Nanocell, junto con el proceso de producción de ciclo cerrado de Lyocell, podría potencialmente producir una de las fibras más ecológicas y sostenibles disponibles.

Lectura sugerida

Especialistas estiman que el mercado de fibras de Lyocell tendrá un valor de U$S 1.500 millones para 2024, creciendo con una tasa compuesta anual de alrededor del 8%, presentando una oportunidad significativa para Nanollose, Grasim y Birla Cellulose.

Tras la presentación de la patente, Nanollose y Birla Cellulose ahora se enfocarán en aprovechar este éxito a escala piloto para producir cantidades comerciales iniciales de fibra que permitirán acuerdos comerciales con un selecto número de marcas de moda.

La solicitud conjunta de patente refuerza la cartera de propiedad intelectual de ambas empresas y proporciona protección para esta innovadora tecnología de fibra sustentable.

Al comentar sobre la patente, el presidente ejecutivo de Nanollose, el Dr. Wayne Best, dijo que “Estamos extremadamente satisfechos con el progreso de nuestra colaboración con Grasim y Birla Cellulose, que ya entregó esta solicitud de patente conjunta. La fibra Nullarbor producida por el equipo de Birla Cellulose ha superado nuestras expectativas y ahora contamos con una fibra que no solo es más ecológica, sino que también tiene propiedades superiores a las fibras convencionales obtenidas de árboles. Estamos muy ansiosos para comenzar la producción piloto y presentar textiles a la industria de la moda elaborados con esta fibra fabulosa».

Lectura sugerida

Por su parte, Aspi Patel, director de tecnología de Aditya Birla Group y Birla Cellulose, dijo que “Este desarrollo innovador es otro paso importante en nuestro viaje continuo para hacer nuestras fibras más sostenibles. Este es un desarrollo emocionante en el área de materias primas alternativas de próxima generación y esperamos ampliar esta tecnología en colaboración con Nanollose».

En enero de 2020, Nanollose firmó un Acuerdo de Colaboración con Grasim, empresa perteneciente al conglomerado global de Aditya Birla Group, una de los mayores productores a nivel global de fibras celulósicas sintéticas, para desarrollar y comercializar exclusivamente las fibras libre de árboles de Nanollose, incluidas Nullarbor y Nufolium.

El Acuerdo de Colaboración brinda a Nanollose la capacidad para acelerar el desarrollo, la comercialización e instalar las bases para la fabricación de fibras de clase mundial para las futuras marcas de textiles y prendas de vestir que adopten el programa de fibras ‘Tree-Free’ de Nanollose.

 
 
 
 
 

Últimas Noticias

Cannabis: una política pública acertada

La especialista en la materia, María Laura Sandoval, analiza el contexto en el que el presidente Alberto Fernández busca promover los negocios de esta industria.