10.3 C
Buenos Aires
domingo, julio 3, 2022
 

En el día Mundial por la reducción de emisiones la Cámara de la Madera recuerda la importancia de cuidar los bosques

Lo más leído

 
00:15:06

La mirada de IVECO sobre la movilidad sostenible

Bioeconomía TV dialogó con Francisco Spataro, director comercial de IVECO Group. La marca es una de las que más fuerte está apostando a la movilidad sostenible.
 
 

El cambio climático es uno de los problemas más urgentes y complejos que enfrenta el mundo. Por eso muchos países, especialmente aquellos que han ratificado el Protocolo de Kyoto, están formulando activamente acciones y medidas para mitigar y reducir sus efectos.

En esta línea, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) estableció al 28 de enero como día para conmemorar el ‘Día Mundial por la Reducción de las Emisiones de Dióxido de Carbono – CO2‘, una fecha creada para tomar conciencia sobre el cuidado del planeta.

Investigaciones a nivel global coinciden en que los bosques desempeñan un papel fundamental en el suministro de riquezas y bienestar a los países, contribuyendo enormemente a abordar los problemas del cambio climático. De hecho, el uso de productos de madera en la construcción y muebles reduce en gran medida las emisiones de dióxido de carbono.

Según datos de Pew Center on Global Climate Change (o Centro de Investigación Pew) por cada tonelada de madera producida se capturan de la atmósfera 1,8 toneladas de dióxido de carbono, el cual permanece “bloqueado” durante la vida útil de la madera mientras es utilizada en la construcción o la fabricación de muebles.

Los profesionales de la Cámara de la Madera (CADAMDA) aseguran que la madera requiere menos energía cuando se usa como material de construcción. Por lo general, se requiere alrededor de 19 veces más energía para fabricar un producto de acero que de madera dura secada al horno; 45 veces más para crear productos de plástico y 85 veces más energía para hacer un producto de aluminio comparable.

Lectura sugerida

“Por ejemplo una casa construida con madera almacena 7,5 toneladas de carbono, mientras que una casa construida en acero emite 2,9 toneladas. Además, las construcciones hechas con madera requieren menos recursos energéticos para fabricarlos en comparación con materiales alternativos, ya que los procesos para producir metales (acero o aluminio) o plásticos se derivan de productos petroquímicos, los cuales generan mayores cantidades significativas de emisiones de gases de efecto invernadero”, explica Daniel Lassalle, gerente comercial de CADAMDA.

Según investigaciones de la Universidad de Canterbury en Nueva Zelanda, construir edificaciones con madera es sumamente provechoso para mitigar los efectos del cambio climático. Entre los principales beneficios de utilizar más madera como material de construcción, los científicos destacan su bajo impacto medioambiental de la producción. La madera es fácilmente reciclable para hacer otros productos; y al final de su vida útil, puede utilizarse como combustible.

Lectura sugerida

La madera es el único material de construcción que almacena carbono. Los materiales a base de madera se pueden utilizar en la mayor parte de cualquier edificio para capturar carbono de la atmósfera, reduciendo la concentración de CO2 colaborando a combatir el cambio climático.

La madera sustituye a los combustibles fósiles tradicionales, aportando energía con un balance neutro de CO2. El CO2 liberado por la combustión de la madera equivale a la cantidad que la madera absorbió durante su crecimiento. Por tanto, esta combustión no contribuye ni al efecto invernadero ni al calentamiento global.

La energía de la madera es “limpia” porque evita ser depositada en vertederos y minimiza los costos de eliminación de desechos. Las impurezas producidas por la combustión se filtran dentro de las unidades de producción de energía antes de ser descargadas a través de chimeneas.

“La construcción de edificios, representa a nivel mundial una de las mayores demandas de materiales, de energía en su proceso de producción y de funcionamiento, y aporte de CO2, el ‘malo de la película’ del cambio climático. Sin entrar a competir, en todos estos aspectos, la madera disputa los primeros lugares. Se trata de un recurso renovable que transforma la energía solar en biomasa, en un ciclo permanente. Esta biomasa se forma, fijando el carbón del CO2 del aire y liberando el oxigeno. Como solemos afirmar la ‘madera se produce con aire”, dijo Lasalle.

Lectura sugerida

El ejecutivo describió que según algunas estimaciones, una tonelada de madera representa una reducción equivalente de CO2. Un edificio de madera pesa 5 a 7 veces menos que uno construido por los métodos tradicionales de mampuestos cerámicos y hormigón, lo cual impacta directamente en la reducción de los dimensionamiento estructurales.

Y agrego que «Las tecnologías de construcción en madera facilitan su asociación con materiales que permiten obtener altos valores de resistencia térmica, y su consecuencia de la reducción de la demanda de energía en el funcionamiento de los edificios».

Lasalle destacó que en un horizonte cercano habrá nuevas tecnologías que ampliarán el uso del material dando respuesta a nuevos desafíos en una sociedad que crece y amplía sus demandas, al mismo tiempo que sabe que debe proteger el medio ambiente que le da sustento.

 
 
 
 
 
 
 

Últimas Noticias

New Holland demuestra la productividad de sus equipos en el campo

Catpro Maquinarias, concesionario oficial de la marca en Córdoba, desarrolla una nueva edición de las jornadas dinámicas.