Home Medio Ambiente ‘Gas is over’ dijo el director del banco de la UE

‘Gas is over’ dijo el director del banco de la UE

Europa debe reconocer que su futuro ya no está en los combustibles fósiles, dijo el presidente del Banco Europeo de Inversiones (BEI) al presentar los resultados del banco en 2020.

«Para decirlo suavemente, el gas se acabó», dijo el Dr. Werner Hoyer en una conferencia de prensa. “Se trata de una desviación seria del pasado, pero sin el fin del uso constante de combustibles fósiles, no podremos alcanzar los objetivos climáticos”, agregó.

La UE tiene como objetivo alcanzar emisiones netas cero para 2050 y se espera que adopte un nuevo objetivo de reducción de carbono del -55% para 2030. Sin embargo, el gas sigue siendo un área gris, y la Comisión Europea dice que todavía será necesario para ayudar en la transición energética a los estados miembros de la UE que todavía dependen del carbón.

Según la hoja de ruta climática del banco publicada en 2020, el BEI planea utilizar el 50% de su actividad para apoyar la sostenibilidad climática y ambiental, desbloqueando 1 billón de euros para financiación verde al 2030. También garantizará que todas las actividades estén alineadas con el Acuerdo de París.

Según el portal Euroactiv, el gas tiene un apoyo limitado en la hoja de ruta climática del BEI. Solo las plantas de energía que emiten menos de 250 gramos de CO2 por kilovatio-hora son actualmente elegibles para recibir apoyo bajo las reglas del banco y el BEI tiene la intención de seguir su política de descarbonización eliminando gradualmente todos los fondos para combustibles fósiles antes de fin de año.

La financiación para la producción de calor a gran escala basada en petróleo, gas natural, carbón o turba, producción de petróleo y gas aguas arriba o infraestructura de gas tradicional se detendrá el 1 de enero de 2021, explicó el BEI. En cambio, se destinará más financiación a proyectos de eficiencia energética, proyectos de energía renovable, innovación e investigación ecológicas, dijo Hoyer.

La hoja de ruta también describe la intención del banco de la UE de apoyar tanto el hidrógeno verde, generado a partir de electricidad renovable, como el llamado “hidrógeno de bajo carbono” producido a partir de energía nuclear o gas natural con tecnología de captura de carbono.

Sin embargo, si bien el BEI tiene como objetivo poner fin a su apoyo a los combustibles fósiles para finales de año, hay más por hacer para que sea el banco climático de la UE, según CEE Bankwatch, una red de ONG ambientales que operan en Europa Central y del Este.

“En el sector del transporte, por ejemplo, el BEI aún continúa apoyando autopistas y autovías en momentos donde los vehículos privados con motores de combustión interna necesitan ser restringidos con urgencia, no alentados”, dijo Anna Roggenbuck, responsable de políticas de CEE Bankwatch.

Roggenbuck también criticó la hoja de ruta por carecer de orientación sobre la selección de clientes e intermediarios financieros confiables. Un análisis anterior de Bankwatch mostró que entre 2013 y 2019, el BEI proporcionó 4.700 millones de euros de dinero público de la UE a empresas con una alta participación de carbón en la generación de energía y calor. «Esta laguna política debe cerrarse para garantizar que el BEI ya no financia la crisis climática, aunque sea indirectamente», dijo.

Aumento de la financiación climática

El 2020 fue un año «difícil y crucial», según Hoyer. Se esperaba que el Brexit fuera el mayor obstáculo, pero la pandemia de COVID es lo que desafió al banco europeo en su ambición de convertirse en “el banco climático de Europa”.

A pesar de ello, la participación de la financiación climática y medioambiental aumentó del 34% al 40% del total del BEI, acercando al banco a su objetivo del 50%. “Hemos logrado un impacto sin precedentes en el clima, preparando el terreno para mucho más. Pero persiste el riesgo de una recuperación que descuide el clima y el medio ambiente”, dijo Hoyer.

“La lucha contra el cambio climático no puede esperar hasta que termine la pandemia. La crisis de COVID no es motivo para dejar de abordar los desafíos climáticos y ambientales que enfrenta la humanidad”, agregó.

El BEI advierte que existe una brecha de inversión creciente, que amenaza la ambición de la UE de una recuperación verde. Según un informe del BEI, el 45% de las empresas de la UE esperan reducir la inversión debido a la pandemia. «La Unión Europea está en peligro de perder terreno en la competencia global si no moviliza más dinero para la innovación», agregó Hoyer.

Euroactiv.

Salir de la versión móvil