Un corredor de biocombustibles en el Midwest de EEUU

 

Lo más leído

Columna semanal

00:07:34

Iniciativas sustentables que llegan al corazón

Los temas de la semana resumidos en cinco minutos.
 
 

Los estados de Iowa, Illinois y Missouri han introducido legislaciones este año que establecen estándares mínimos de biodiesel en las mezclas de combustible diésel, reemplazando una porción de petróleo por un combustible renovable y de combustión más limpia.

En Iowa, además de un estándar de mezcla mínima de bioetanol, la legislación exige que el combustible diésel comercializado dentro del estado contenga al menos un 11% de biodiesel (B11) durante los meses más cálidos a partir de abril de 2022 y 20% (B20) durante los meses más cálidos a partir de abril de 2024. Minnesota ya cuenta con un estándar de B20 desde hace años.

Junto con los estándares que ya existen y los propuestos, el Medio Oeste de EEUU va camino a convertirse en un ‘corredor de biocombustibles’. En una columna en el diario Quad Times, Bailey Arnold, un profesional de la salud ambiental y la sostenibilidad;  miembro de la Asociación Americana del Pulmón, destacó que el corredor empoderaría tanto a los habitantes urbanos como a los rurales del medio oeste, proporcionando importantes beneficios económicos, ambientales y sobre todo, para su salud. «Permitiría a la región participar en el impulso nacional de las energías renovables e incluso liderarla. Además de proporcionar estimulación económica y crecimiento del empleo interno, desplazando el petróleo con biocombustibles renovables también ofrece beneficios tangibles para la salud y el medio ambiente en la carrera por proteger la salud humana y combatir el cambio climático», escribió.

Lectura sugerida

El transporte sigue siendo el centro de atención como la mayor fuente de emisiones de carbono en los Estados Unidos, según la Agencia de Protección Ambiental. Esa contaminación seguirá aumentando mientras aceptemos los combustibles fósiles como nuestra fuente dominante de energía. «En comparación, el biodiesel reduce drásticamente los principales contaminantes del tubo de escape, especialmente en los vehículos diésel más antiguos que no tienen el beneficio de las modernas tecnologías de reducción de emisiones diésel. La mayoría de esas emisiones, como los hidrocarburos y el material particulado, representan una seria amenaza para la salud humana», destacó el profesional.

«La materia particulada, también conocida como contaminación por partículas, consiste en una mezcla de partículas o gotas sólidas y líquidas extremadamente finas. Estas partículas vienen en muchas formas y tamaños y a menudo se componen de cientos de componentes diferentes, incluyendo productos químicos dañinos, metales, polvo, y más. La materia particulada es a menudo tan pequeña que nuestro sistema linfático — el sistema de defensa natural del cuerpo — no puede expulsarla eficientemente, lo que conduce a la introducción de partículas en las vías respiratorias, los pulmones e incluso el torrente sanguíneo», escribió Bailey.

Lectura sugerida

«La exposición a partículas por la combustión de combustibles a base de petróleo se asocia con muchos impactos adversos para la salud. La exposición aguda (a corto plazo) a estas partículas puede afectar negativamente la función pulmonar y exacerbar las condiciones médicas preexistentes, como el asma y las enfermedades cardíacas. La exposición crónica (a largo plazo) a partículas puede conducir a daños en el desarrollo y la reproducción, un aumento de las tasas de morbilidad y mortalidad por cáncer de pulmón y enfermedades cardíacas, y un aumento de la susceptibilidad y mortalidad a las enfermedades infecciosas, incluido el COVID-19. El biodiesel (B100), por otro lado, reduce drásticamente estas emisiones, reduciendo la materia particulada en casi la mitad, al tiempo que reduce las emisiones de dióxido de azufre, monóxido de carbono y otros contaminantes de criterios nocivos».

El profesional destacó que los ambiciosos objetivos climáticos, como las estrategias netas de carbono cero y los bajos estándares de combustible de carbono, son una fuerza impulsora detrás de las reducciones generalizadas de carbono logradas a través de avances en eficiencia energética, diversificación y tecnología. Los gobiernos de costa a costa han introducido una legislación amplia para apoyar estos esfuerzos, con el famoso Estándar de Combustible Bajo en Carbono de California a la cabeza. Empresas prominentes, como Amazon y Walmart, también han asumido compromisos que no sólo requieren reducciones de sus operaciones internas, sino también en sus enormes cadenas de suministro.

«Este movimiento es real, y está tomando forma rápidamente y a una escala más amplia que nunca. Y los estados del medio oeste no tienen que quedarse sentados, estos estados ya son productores poderosos de soluciones como los biocombustibles bajos en carbono. Como tal, estados como Iowa están listos para aprovechar este mercado mientras cosechan los beneficios económicos, ambientales y de salud».

Lectura sugerida

Los vehículos eléctricos (EVs) han captado mucha atención en este esfuerzo bajo en carbono, y por una buena razón. No producen emisiones directas de tubo de escape, y con una red eléctrica más limpia, pueden ser una herramienta fuerte para reducir las emisiones de tubo de escape y carbono. Pero la adopción de vehículos eléctricos ha sido lenta, y hoy en día representa aproximadamente el 1% del mercado estadounidense. Y probablemente tomará décadas lograr la adopción generalizada de los mismos. Esto es especialmente cierto en los mercados de servicio de transporte medio y pesado.

«Los biocombustibles ofrecen una solución ampliamente disponible y rápidamente renovable que puede reducir las emisiones y combatir el cambio climático en los vehículos existentes durante la noche. Como biocombustible avanzado reconocido por la EPA bajo el programa Renewable Fuel Standard, el biodiesel es hasta un 86% menos intensivo en carbono que el diésel de petróleo. Al menos una década de investigación revisada por pares apoya esta conclusión. Mediante el uso de biocombustibles hoy en día, podemos proteger la salud humana, abordar el cambio climático y dar un paso hacia la justicia ambiental para nuestras comunidades más vulnerables y desfavorecidas», destacó Bailey.

«En resumen, un ‘corredor de biocombustibles’ del Medio Oeste suena como una idea cuyo tiempo ha llegado», concluyó.

 
 
 
 

Últimas Noticias

Investigadores encuentran que reemplazar diésel fósil con biodiesel salva vidas y ahorra costos

El combustible bajo en carbono disminuiría las muertes prematuras, reduciría el riesgo de contraer cáncer y aliviaría las complicaciones provocadas por asma.