Braskem invierte US$ 61 millones para expandir su producción de biopolímeros

Lo más leído

Columna semanal

00:06:30

Limpios pero también mejores y más baratos

Los temas de la semana resumidos en cinco minutos.
 
 

Braskem, la compañía brasilera líder en la producción de polímeros de base biológica, anunció una inversión de U$S 61 millones para expandir su producción de etano renovable, una materia prima clave para la elaboración de los biopolímeros que se obtiene a partir de la caña de azúcar.

Las obras, que están previstas para comenzar en el transcurso de este año, se llevarán a acabo en su unidad industrial ubicada en Triunfo, Rio Grande do Sul, para aumentar la capacidad instalada de la planta desde las 200.000 toneladas anuales actuales a 260.000 toneladas.

«La expansión de la capacidad de producción de biopolímeros es un reflejo del crecimiento de la demanda de la sociedad y de nuestros socios para productos sostenibles, que ha aumentado considerablemente en los últimos años. Esta iniciativa también refuerza nuestra apuesta por el desarrollo sostenible, que camina de la mano de los valores de la cadena en la que estamos insertados y nuestros clientes. Este aumento de la capacidad de producción de nuestra unidad industrial tiene como objetivo mantener a Braskem en la cima del mercado del biopolímero», explicó Marco Jansen, jefe global de biopolímeros de Braskem.

Los estudios de Braskem para la producción de biopolímeros producidos a partir de caña de azúcar comenzaron en 2007 en el Centro de Tecnología e Innovación del Polo Petroquímico del Triunfo (RS), el complejo de investigación más grande y moderno del sector en América Latina. La compañía invirtió US$ 290 millones en la construcción de la unidad industrial y, en 2010, presentó al mercado el primer polietileno (PE) de origen renovable que se produjo a escala industrial en el mundo, comercializado hoy bajo la marca I’m greenTm bio-based.

En los últimos años Braskem ha ampliado la producción con la oferta de nuevas soluciones renovables, como EVA I’m greenTm bio-based, una resina utilizada en sectores como la automoción y el calzado, entre otros.

Lectura sugerida

En 2020, la Comisión Económica de las Naciones Unidas para América Latina y el Caribe (CEPAL) y la Red mundial de pactos de Brasil reconocieron la marca I’m greenTm como uno de los casos más transformadores en el desarrollo sostenible en Brasil. El año pasado, durante el Foro de Perspectivas Financieras y Sostenibilidad, la marca también recibió el premio a la mejor iniciativa sostenible. La iniciativa fue promovida por la publicación estadounidense Chemical Week y evaluó alrededor de 75 proyectos entre los más innovadores del sector químico y petroquímico.

En un comunicado, la compañía dijo que la apuesta por crear soluciones a partir de la caña de azúcar en Braskem está directamente relacionada con la estrategia de sostenibilidad de la empresa, que sigue invirtiendo cada vez más en productos desarrollados a partir de materias primas de origen renovable. Hoy en día, la cartera de resina renovable se exporta a más de 30 países y ya se utiliza en productos de más de 250 marcas importantes como Allbirds, DUO UK, Grupo Boticário, Join The Pipe, Johnson&Johnson, Natura & Co, Nissin, Shiseido y Tetra Pak.

«Ya no es posible pensar en un modelo de negocio que no considere los procesos de producción con menos impacto ambiental y prácticas de economía circular. El mundo tiene numerosos desafíos por delante, como el cambio climático y la disponibilidad de recursos naturales como el agua. Al ser una parte importante en el desarrollo económico de varios sectores de la economía, Braskem se erige como corresponsable de ayudar al mercado a avanzar en la dirección correcta», añade Jansen.

Lectura sugerida

El polietileno renovable de Braskem mantiene la misma calidad y versatilidad que el producto fósil, pero con la ventaja de capturar hasta 3,09 toneladas de dióxido de carbono por cada tonelada producida a lo largo de su cadena de producción. En la producción de EVA renovable la captura es de hasta 2,1 toneladas de CO2 por tonelada producida. En el caso del polietileno, ya que el producto ha sido fabricado por Braskem durante 10 años, se estima que la solución ha evitado la emisión por 5,54 millones de toneladas de CO2 en ese período.

La ampliación de la capacidad de producción de biopolímeros supondrá una reducción de 185.000 toneladas de CO2 y es parte de la estrategia de Braskem para convertirse en una empresa carbono neutral para 2050. «La neutralización del carbono es una de las formas más viables de minimizar los impactos del cambio climático. En este sentido, aumentar nuestra producción de plástico hecho de caña de azúcar traerá ganancias significativas para nosotros y nuestros clientes en todo el mundo en temas de sostenibilidad», dijo Jansen. El ejecutivo también afirmó que todos los pasos para el proceso de ampliación de la capacidad de producción de etano verde de Braskem se llevarán a cabo sin interrupción de la producción actual, sirviendo normalmente a los clientes.

 
 
 
 
 

Últimas Noticias

Por su potencial productivo, la agricultura de las Américas tendrá papel central en la recuperación global post-pandemia

Ministros y Secretarios de Agricultura de las Américas celebraron una reunión hemisférica organizada por Perú con apoyo del IICA y FAO. Consensos sobre la función vital del agro y los productores, y llamados a una acción determinada en auxilio de San Vicente y Las Granadinas, país golpeado por las erupciones de un volcán que amenazan la seguridad alimentaria.