10.3 C
Buenos Aires
domingo, julio 3, 2022
 

Con camelina modificada genéticamente obtienen altos niveles de EPA/DHA, los ácidos grasos ricos en omega-3 presentes en el pescado

Lo más leído

 
00:15:06

La mirada de IVECO sobre la movilidad sostenible

Bioeconomía TV dialogó con Francisco Spataro, director comercial de IVECO Group. La marca es una de las que más fuerte está apostando a la movilidad sostenible.
 
 

Johnathan Napier, profesor del Rothamsted Research, uno de los institutos de investigación en ciencias agrarias más antiguos del planeta, está convencido que los aceites ricos en omega-3 derivados de plantas tendrán en la próxima década un rápido despegue.

En esta línea, la organización, que tiene su base en el Reino Unido, se está asociando con la empresa estadounidense de biotecnología Yield10 Bioscience para desarrollar plantas de Camelina editadas por CRISPR que produzcan aceites que imiten al aceite de pescado, rico en omega 3.

El objetivo es ofrecer beneficios ambientales y para la salud a los consumidores, al tiempo que se aprovecha el know-how agrícola para proporcionar un producto económicamente viable y que no comprometa la fauna marina.

«Se han hecho esfuerzos para desarrollar soluciones basadas en algas, pero estas han resultado demasiado costosas para aplicaciones de alto volumen como la alimentación acuícola o generan un producto que no es un reemplazo directo para los aceites de pescado», comentó Napier en una entrevista al portal especializado en nutrición NutritionInsight.

De acuerdo al portal, según datos de 2020, un promedio del 60 por ciento de los peces sobre una población de 198 especies capturadas en 24 países, contienen microplásticos en sus órganos. Esta situación está provocando un aumento en los problemas de salud de los consumidores, así como el interés comercial en alternativas ambientalmente sostenibles y rentables al aceite de pescado omega 3.

Los microplásticos son sólo uno de los muchos contaminantes marinos. Los metales pesados como el mercurio y las toxinas como los PCB y la dioxina presentan además «preocupaciones de larga data».

A pesar de ello, hay un cuello de botella en la disponibilidad de estos ácidos grasos, dada la «demanda incesantemente creciente» de aceites de pescado omega 3 año tras año. Esto es especialmente frecuente en la industria acuícola para la producción de especies marinas y salmónidas.

Lectura sugerida

En general, el aceite de camelina se asocia con niveles reducidos de colesterol y beneficios generales para la salud del corazón. En las últimas dos décadas se han realizado «progresos increíbles» para utilizar la ingeniería genética para que la semilla produzca los ácidos grasos omega-3 EPA y DHA.

«Estos éxitos realmente han abierto los ojos de la gente al potencial de una fuente vegana sostenible derivada de plantas de aceites de pescado omega-3», dice Napier.

El aceite de semilla de camelina contiene naturalmente una gran cantidad de uno de los ácidos grasos omega 3, lo que lo convierte en un cultivo «muy interesante» para Rothamsted Research.

«Aunque no es el mismo que el EPA y DHA, los omega-3 beneficiosos para la salud que se encuentran en los aceites de pescado, pudimos utilizar la ingeniería genética para lograr el tipo de aceite de pescado. A diferencia de otros esfuerzos para producir aceites EPA/DHA a partir de plantas, esto funcionó muy bien y obtuvimos altos niveles», explica Napier.

Lectura sugerida

También se informa que las semillas de camelina son más fáciles de trabajar en comparación con los cultivos de materias primas como la canola o la soja en términos de producción, cosecha y procesamiento de segregados.

El aceite de camelina rico en omega-3 utilizado en Rothamsted Research tiene el mismo nivel, o incluso superior, de EPA y DHA que se encuentran en un aceite de pescado del hemisferio norte, como la caballa o el hígado de bacalao.

Según Napier, también es el único aceite de semilla que contiene niveles significativos de EPA y DHA. «Otros esfuerzos para producir aceite de pescado en semillas oleaginosas como la colza o la canola resultan en que la semilla produzca EPA o DHA, pero no ambas, por lo que no son una solución particularmente buena», señala.

En futuros avances en la investigación, Rothamsted Research y Yield10 Bioscience buscarán replicar la composición de ácidos grasos omega-3 del aceite de pescado del hemisferio sur.

Considerado el «estándar de oro para la alimentación acuícola», el aceite de pescado del hemisferio sur contiene hasta un 30 por ciento de EPA y DHA. Napier afirma que su equipo de investigación está «cerca de lograrlo».

Lectura sugerida

El cuello de botella de la comercialización del aceite omega-3 derivado de la camelina no es una cuestión de costos, sino más bien de suministro. Napier señala dos indicadores principales: la caída de los niveles de aceite de pescado de los peces cosechados durante los últimos años y la presión adicional sobre la pesca oceánica resultante del crecimiento de la población.

Sin embargo, las semillas de camelina son escalables de una manera que las fuentes omega-3 actuales y alternativas no lo son, dice Napier, señalando las poblaciones oceánicas y las algas, respectivamente.

Para garantizar que camelina ofrezca una solución viable a futuro, Rothamsted Research ha firmado un acuerdo exclusivo de colaboración y opción con Yield10 Bioscience.

La compañía biotecnológica de Estados Unidos puede mejorar la productividad de la camelina y acelerar su comercialización a través de su plataforma tecnológica. El objetivo más amplio es hacer de la camelina un gran cultivo en América del Norte.

«Además de mejorar el cultivo, [Yield10 Bioscience] tiene la visión de utilizar [su tecnología de camelina] como plataforma para producir productos sostenibles con bajas emisiones de carbono. Por lo tanto, hay grandes sinergias en el enfoque científico y el compromiso de comercializar nuestra plataforma de camelina omega-3», destaca Napier.

 
 
 
 
 
 
 

Últimas Noticias

New Holland demuestra la productividad de sus equipos en el campo

Catpro Maquinarias, concesionario oficial de la marca en Córdoba, desarrolla una nueva edición de las jornadas dinámicas.