Utilizan hojas de espinacas para producir carne vacuna cultivada en laboratorio

Lo más leído

Columna semanal

00:06:30

Limpios pero también mejores y más baratos

Los temas de la semana resumidos en cinco minutos.
 
 

Durante un estudio reciente dirigido por la profesora del Boston College, Glenn Gaudette, un equipo de investigadores logró dar un importante paso adelante para acelerar el desarrollo de la carne cultivada en laboratorio, al utilizar una plataforma comestible elaborada con espinacas.

La investigación  fue publicada en la edición avanzada online de la revista Food BioScience. Según los investigadores, los resultados pueden ayudar a aumentar la producción de productos de la agricultura celular para satisfacer su creciente demanda y reducir los costos ambientales asociados a las proteínas animales.

Despojado de todo menos de su esqueleto venoso, la red circulatoria de una hoja de espinaca sirvió con éxito como una base comestible similar al suelo sobre la que los investigadores cultivaron proteína animal bovina, dijo Gaudette.

Lectura sugerida

«La agricultura celular tiene el potencial de producir carne que replica la estructura de la carne tradicional mientras minimiza los requisitos de tierra y agua», destacó Gaudette.

Gaudette ya había captado la atención mundial con estudios anteriores en este mismo campo. En 2017, junto a un equipo multiuniversitario, demostró que el tejido cardíaco humano podía cultivarse en un andamio de hoja de espinaca. La elección de esta especie está fundamentada en que ofrece un sistema circulatorio natural que es casi imposible de replicar con las herramientas y técnicas científicas disponibles.

«En nuestro trabajo anterior, demostramos que las hojas de espinaca podían usarse para crear parches musculares cardíacos», dijo Gaudette. «En lugar de usar espinacas para volver a cultivar piezas humanas de reemplazo, este último proyecto demuestra que podemos usar espinacas para cultivar carne».

Gaudette dijo que el equipo, que incluía a los estudiantes graduados del Instituto Politécnico Worcester, Jordan Jones y Alex Rebello, retiró las células vegetales de la hoja de espinacas y utilizó el marco vascular restante para cultivar células de carne de vaca. Las células permanecieron vivas hasta 14 días y se diferenciaron en masa muscular.

Lectura sugerida

Utilizan hojas de espinacas para producir carne vacuna cultivada en laboratorio 2

Carnes para todos

«Necesitamos formas éticas y respetuosas con el medio ambiente en la producción de carne para alimentar a la creciente población», dijo Gaudette, cuya investigación cuenta con el apoyo de New Harvest, un instituto de investigación sin fines de lucro que apoya la investigación de carne cultivada. «Nos propusimos ver si podemos usar un andamio comestible para lograrlo. Las células musculares dependen del anclaje, lo que significa que necesitan agarrarse a algo para crecer. En el laboratorio, podemos usar placas de cultivo de tejido plástico, pero el plástico no es comestible».

Los investigadores señalan que los resultados exitosos conducirán a una mejor comprensión de cómo satisfacer la demanda de los consumidores y medir cómo se podría lograr la producción a gran escala siguiendo las directrices de salud y seguridad.

«Necesitamos escalar este proceso cultivando más células en las hojas para crear un filete más grueso», dijo Guadette. «Además, estamos mirando otras verduras y otras células animales y de peces.»

 
 
 
 
 

Últimas Noticias

Por su potencial productivo, la agricultura de las Américas tendrá papel central en la recuperación global post-pandemia

Ministros y Secretarios de Agricultura de las Américas celebraron una reunión hemisférica organizada por Perú con apoyo del IICA y FAO. Consensos sobre la función vital del agro y los productores, y llamados a una acción determinada en auxilio de San Vicente y Las Granadinas, país golpeado por las erupciones de un volcán que amenazan la seguridad alimentaria.