Polinización de precisión entrenando abejas como si fueran ‘perros sabuesos’. Un logro de científicos argentinos

Lo más leído

Columna semanal

00:07:42

Una reflexión sobre el aporte de las bioenergías

Los temas de la semana resumidos en cinco minutos.
 
 

Científicos de la Universidad de Buenos Aires descubrieron que las abejas podían ser entrenadas como sabuesos para captar olores. El equipo es optimista que el hallazgo ayude a que las abejas sean más eficientes durante el proceso de polinización.

En un experimento, los científicos alimentaron una colonia de abejas con comida recubierta con una sustancia sintética que imitaba el olor de los girasoles. Luego comprobaron que esas abejas habían visitado girasoles con más frecuencia, lo que llevó a un aumento notable en la productividad del cultivo.

Los hallazgos podrían ser una buena noticia para otros cultivos que también dependen de la polinización, ya que el método podría funcionar para plantas como manzanas o almendras, dijeron los científicos.

«Demostramos que es posible condicionar las abejas a un olor recompensado dentro de la colonia, y esta experiencia modifica los comportamientos guiados por el olor de las abejas más tarde», dijo Walter Farina, quien dirigió la investigación.

Lectura sugerida

«El resultado más sorprendente y relevante es que las preferencias de alimentación para el cultivo objetivo son tan prolongadas e intensivas que promovieron aumentos significativos en los rendimientos de los cultivos», agregó.

Esta no es la primera vez que Farina y su equipo hacen un descubrimiento significativo sobre las abejas. Anteriormente, los investigadores encontraron que las abejas pueden establecer recuerdos estables a largo plazo relacionados con los olores de los alimentos que habían encontrado en el panal. Estos recuerdos luego influyeron en las elecciones de las abejas sobre qué cultivos visitarían en el futuro.

Farina pudo utilizar esta comprensión de los recuerdos en la colmena para desarrollar la nueva investigación sobre las preferencias de alimentación. Los científicos pudieron manipular los recuerdos de las abejas a través del olor a girasol artificial, lo que las llevó a elegir activamente a visitar más girasoles.

Lectura sugerida

Las abejas del estudio también llevaron más polen de girasol a su colmena.

A través de este procedimiento, es posible sesgar la actividad de alimentación de las abejas y aumentar significativamente los rendimientos», dijo Farina. «En otras palabras, los servicios de polinización podrían mejorarse en cultivos dependientes de polinizadores mediante el uso de olores simples como parte de una estrategia de polinización de precisión».

Se descubrió que los girasoles utilizados en la investigación habían aumentado su rendimiento entre el 29 y el 57 por ciento.

Farina y su equipo ahora están estudiando cómo aplicar estos hallazgos a otros cultivos que dependen de la polinización. Mediante el uso de imitadores de olores, los investigadores esperan mejorar la eficiencia general de la polinización, ya que el cambio climático continúa amenazando a los insectos polinizadores como las abejas.

 
 
 
 
 

Últimas Noticias

Lanzan una iniciativa para fortalecer las startups agroalimentarias y de América Latina y el Caribe. Enterate como participar

El Sustainable Agtech Challenge, creado por PNUMA y The Yield Lab Institute permitirá identificar Startups con modelos de negocios escalables que aborden algunos de los problemas más relevantes del cambio climático en los sistemas agroalimentarios en Latinoamérica y el Caribe.