Home Alimentos La Comisión Europea busca flexibilizar la legislación sobre cultivos transgénicos

La Comisión Europea busca flexibilizar la legislación sobre cultivos transgénicos

La Comisión Europea lanzó una revisión de las reglas de la UE sobre organismos genéticamente modificados (OGM), abriendo la puerta a una posible flexibilización de las restricciones a los cultivos desarrollados por la biotecnología con tecnología de edición genética.

La novedad llega luego de que el órgano ejecutivo publicara un estudio sobre las “nuevas técnicas genómicas” (NGT) bajo la ley de la UE.

El estudio definió las NGT como técnicas para alterar el material genético que se han desarrollado desde 2001 y consideró el uso de las NGT en plantas, animales y microorganismos en aplicaciones alimentarias, industriales y farmacéuticas. El informe concluyó que la legislación de la UE de 2001 sobre organismos genéticamente modificados (OGM) «no es apta para el propósito de estas tecnologías innovadoras» y que las NGT, como CRISPR / Cas, tienen el potencial de contribuir a iniciativas de agricultura sostenible como el Pacto Verde Europeo y la estrategia de la granja a la mesa.

En 2018, un controvertido fallo del tribunal superior de la Unión Europea, que se basó en que los organismos obtenidos por cualquier técnica que induzca la mutagénesis del ADN son OMG y concluyó que la legislación de 2001 «no era adecuada para la edición genómica».

Lectura sugerida

Al año siguiente, Los Países Bajos y Estonia lideraron una coalición de 14 estados miembros del bloque que pidieron a la próxima Comisión Europea, a punto de asumir en aquel momento, que actualice las leyes de OMG de la UE.

La tecnología de edición de genes consiste en dirigir los genes específicos dentro de un organismo para promover ciertas características o frenar otras, mientras que la modificación genética implica transferir un gen de un tipo de organismo a otro.

Los transgénicos rara vez se utilizan para el cultivo en la UE debido a los temores de larga data sobre sus efectos ambientales y algunos grupos de campaña dicen que la edición de genes conlleva riesgos similares.

Pero la industria de la biotecnología ha argumentado que gran parte de la edición de genes simplemente acelera los procesos que ocurren naturalmente, y que la regulación al estilo de los OGM obstaculizaría los esfuerzos para desarrollar cultivos sostenibles o avanzar en la investigación de enfermedades humanas.

El estudio de la Comisión describe que las nuevas técnicas genómicas (NGT) tienen el potencial de contribuir a la alimentación sostenible, al tiempo que reconocen que aún persisten preocupaciones sobre la seguridad, el impacto ambiental y el tema del etiquetado. La Comisión dijo que consultará a los gobiernos nacionales y otras partes interesadas, producirá una evaluación de impacto y realizará una consulta pública.

La ministra de Agricultura alemana, Julia Kloeckner, dio la bienvenida en un comunicado a la perspectiva de una «modernización atrasada» del marco legal para la edición de genes, que dijo podría ayudar a los agricultores a producir suficientes alimentos de manera sostenible.

Francia, el mayor productor agrícola de la UE, ha expresado anteriormente su apoyo a tratar las técnicas de edición de genes de manera diferente a los transgénicos. Por su parte, el grupo industrial Euroseeds pidió una «acción urgente» para implementar reglas diferenciadas para la edición de genes.

Desde Greenpeace rechazaron un tratamiento separado para la edición de genes, argumentando que «los OMG con otro nombre siguen siendo OMG».

Salir de la versión móvil