El boom del precio del carbono atrae a nuevos inversores al mercado de comercio de emisiones

Lo más leído

Columna semanal

La bioeconomía como modelo de desarrollo industrial sostenible

El enfoque de la bioeconomía se ha instalado como una de la formas más eficaces para contrarrestar los efectos del calentamiento global, causante del cambio climático, y a la vez, contribuir al desarrollo de las naciones. Fundamentalmente, en aquellas donde la agricultura y sus encadenamientos productivos están más desarrollados.
 
 

El precio de los créditos de carbono comercializados en Europa aumentó 135% en los últimos 12 meses, alcanzando sucesivos récords recientes en su cotización a medida que la actividad económica se va recuperando de los bloqueos pandémicos. Solo la madera, impulsada por el auge en la construcción de viviendas sustentables, ha demostrado ser una mejor inversión en commodities.

Las regulaciones gubernamentales más estrictas, los crudos inviernos europeos y la escases en la oferta de gas natural licuado, que requiere mayor consumo de carbón, un combustible bastante más intensivo en emisiones de carbono, están impulsaron el alza en la cotización del carbono.

Las mayores cotizaciones están captando la atención de los inversionistas en los nuevos fondos de inversión exclusivos de carbono, que buscan obtener ganancias a medida que la economía se aleja de los combustibles fósiles. Una muestra de este interés es KraneShares Global Carbon ETF, que se negocia con el símbolo de cotización KRBN. El fondo fue lanzado en julio de 2020 y de forma casi inmediata recaudó U$S 400 millones.

Según Jonathan Shelon, director de operaciones de KraneShares, de los minoristas, así como de los profesionales por invertir en carbono está creciendo constantemente, mientras intensifican sus reclamos exigiendo regulaciones más estrictas y menores emisiones de dióxido de carbono de las empresas. ‘Pensamos en invertir como una forma de sacar provecho de esta presión’, dicen.

Lectura sugerida

Otros fondos de inversión también tienen como objetivo el carbono. El exjefe de fondos de cobertura de Goldman Sachs, Mark Carhart, lanzó un fondo de transición de carbono con Kepos Capital, que incluye créditos de emisiones, futuros, derivados y acciones. Según sus inversores, el fondo gestiona cientos de millones de dólares en activos.

Aetos Capital, con sede en Nueva York, se encuentra muy cerca alcanzar la mitad del fondo de carbono de U$S 200 millones que lanzó el año pasado. En abril, el administrador de fondos de cobertura de Londres, Northlander Commodity Advisors LLP, lanzó un fondo exlusivo de carbono destinado a recaudar U$S 100 millones. Carbon Cap Management opera el Fondo Global de Carbono de U$S 54 millones, que rastrea los mercados de carbono en Europa y Estados Unidos.

La mayoría de estos fondos se negocian en programas de comercio de carbono establecidos por los gobiernos como una forma de frenar las emisiones de gases de efecto invernadero.

Lectura sugerida

El Programa de Comercio de Carbono de la Unión Europea, el mercado de carbono más grande y activo del mundo, lanzado en 2005 como parte del compromiso del Protocolo de Kioto, es una de las principales herramientas de la Unión Europea para reducir las emisiones. La Comisión Europea, el organismo ejecutivo de la UE, otorga créditos a cada país y los subasta a fábricas, centrales eléctricas y otros países contaminantes que necesitan comprar créditos para compensar sus emisiones de carbono.

Según el Intercontinental Exchange, que alberga el comercio de emisiones en Europa y Estados Unidos, el número de participantes que operan en los mercados de carbono de Europa y América del Norte aumentó en 85% entre 2017 y 2020 y el volumen ya alcanza los U$S 1.000 millones.

Los futuros de carbono europeos, el principal activo de carbono de Europa, se negociaron el miércoles 02 de junio a un precio equivalente de 51,34 euros por tonelada; unos U$S 62,70 dólares, algo por debajo del máximo reciente de 56,65 euros. .. Aun así, los comerciantes están apostando a que los precios del carbono aumentarán hasta 100 euros por tonelada, dijo al WSJ Trevor Sikorskial, jefe de investigación de transición energética de la consultora Energy Aspects.

Lectura sugerida

Otro lugar importante para el comercio de carbono es el sistema de tope y comercio compartido de California con Quebec, conocido como la Iniciativa Climática Occidental. Tiene una décima parte del tamaño del mercado europeo, pero tiende a ser menos volátil, lo que lo hace aún más atractivo para los operadores. Integrado en la estructura de WCI se encuentra el precio de carbono más bajo, que aumenta un 5% más la inflación cada año. En otras palabras, los precios están legislados para aumentar cada año.

El comercio de carbono comenzó hace más de una década, pero no ganó impulso al comienzo. El interés de los inversores ha revivido luego de que los reguladores europeos ajustaron la estructura del mercado hace unos años.

Si los usuarios finales, como las centrales eléctricas y las compañías de industrias pesadas, necesitan aumentar la producción, el precio de los créditos de carbono aumentará. Pero los inversores también están desempeñando un papel, pujando por créditos y aumentando los costos operativos de las empresas intensivas en carbono.

Lectura sugerida

Eso puede ayudar a reducir la contaminación, dice Wolf Ek, director de inversiones de Northlander. Los inversores de su fondo «quieren buenos rendimientos, pero también quieren hacer algo bueno con su inversión», dice.

Tanto la UE como Estados Unidos se han fijado objetivos ambiciosos para la reducción de carbono. Bruselas apunta a ser neutra en carbono para 2050, y la administración Biden propone reducir a la mitad las emisiones de EEUU para 2030.

Ariel Pérez, director de productos ambientales de Hartree Partners, una empresa comercializadora de commodities que invierte directamente en los mercados de capitales, dijo que “Más inversionistas están haciendo los cálculos y el costo de reducir a la mitad las emisiones puede impulsar significativamente el mercado.»

 
 
 
 
 

Últimas Noticias

ADM y LG Chem con planes de convertir maíz en PLA y biopolímeros

El gigante estadounidense de los agronegocios y líder mundial en nutrición y biosoluciones, ADM anunció que se ha asociado con LG Chem, una de las mayores empresas químicas del planeta, para explorar la producción de ácido láctico en EEUU. para satisfacer la creciente demanda de una amplia variedad de productos de origen vegetal, incluidos los bioplásticos.