Los subproductos de la carne, un negocio que crece muy rápido en Nueva Zelanda

Lo más leído

Columna semanal

00:07:42

Una reflexión sobre el aporte de las bioenergías

Los temas de la semana resumidos en cinco minutos.
 
 

Los subproductos cárnicos como el sebo, el colágeno y la sangre generan cada vez más ingresos para los agricultores neozelandeses.

El año pasado, a pesar de la pandemia, se exportaron subproductos por valor de 1.600 millones de dólares, el 17 por ciento del valor de las exportaciones totales de carne, según muestran las cifras de la Asociación de la Industria de la Carne de Nueva Zelanda.

Por lo general, las reses se cortan en cuatro para obtener los cortes primarios y secundarios. Pero es lo que se conoce en la industria como el “quinto cuarto”, lo que se está convirtiendo en un nuevo enfoque para el sector.

El gerente de ventas globales de la cooperativa agrícola Alliance Group, Derek Ramsey, es responsable de extraer el máximo valor en cada faena y de asegurarse de que se utilicen todas las partes del cuerpo del animal. Los subproductos de la industria cárnica, como la grasa animal (sebo), se comercializan como «ingredientes y materiales especiales».

“Eso es realmente alejarse de la mentalidad de que los coproductos y subproductos no son importantes. Ellos son valiosos”, dijo. Los coproductos son considerados aquellos materiales destinados al consumo humano, mientras que los subproductos son todo tipo de materiales comestibles y no comestibles, explicó.

Hace dos años, esta porción que puede llegar al 54% del peso del animal, valía aproximadamente el 10 por ciento de su valor total. Hoy en día vale más cerca del 12 por ciento y Ramsey está trabajando para elevarlo al 15 por ciento innovando en lo que se puede extraer para diferentes propósitos.

Lectura sugerida

Esto podría incluir productos como colágeno de huesos, biocombustible de grasa animal y suero de sangre. Para una empresa que factura 1.800 millones de dólares, estas cifras son muy significativas. Más de 450 ingredientes especiales y distintos materiales para elaborar productos, dijo.

El año pasado, el suministro de sebo animal procedente de ovejas y vacas se destinó por completo para su uso en biocombustibles. Utilizado tradicionalmente para la fabricación de velas y jabón, entre otras aplicaciones, la demanda de biocombustible de California, Estados Unidos, ha llevado a Alliance a vender la grasa producida en sus tres plantas de procesamiento a una empresa en Singapur. Luego lo procesa en biocombustible, lo  mezcla con diesel, y lo exporta California.

California audita la huella de carbono del biodiesel y los compradores pagan más por el sebo proveniente de una fuente de baja huella de carbono. El precio del sebo se ubica en un 40 por ciento más alto que hace un año. Alliance exporta 20.000 toneladas al año por valor de 30 millones de dólares, dijo.

Alliance informó que este mes se habían distribuido casi $ 6 millones a los accionistas en su pago trimestral.

Otros subproductos cárnicos incluyen pieles, que se venden como cuero, en gran parte a Italia para su uso en la moda. Otros usos incluyen muebles, tapicería de automóviles y maletas de equipaje.

Lectura sugerida

Los intestinos de los animales se utilizan como envolturas para salchichas japonesas de primera calidad, y los despojos como hígados, corazones y riñones se utilizan en alimentos para mascotas.

Los adornos de lana se usaron en las botas Ugg y otras prendas con forro polar, dijo.

El personal de investigación y desarrollo de Alliance investiga proteínas como la queratina, que se encuentra en las pezuñas y el cabello, y el colágeno de los huesos y tendones. Estos se podrían emplear en suplementos para diferentes propósitos, dijo.

“Ahora mismo estamos mirando las cabezas y los cerebros. Podría haber fosfolípidos, que son muy buenos para transportar nutrientes. Son grasas buenas. Nos estamos metiendo en partes del animal que no hemos visto durante mucho tiempo y estamos viendo para qué podrían usarse potencialmente», describió Ramsey.

 
 
 
 
 

Últimas Noticias

Lanzan una iniciativa para fortalecer las startups agroalimentarias y de América Latina y el Caribe. Enterate como participar

El Sustainable Agtech Challenge, creado por PNUMA y The Yield Lab Institute permitirá identificar Startups con modelos de negocios escalables que aborden algunos de los problemas más relevantes del cambio climático en los sistemas agroalimentarios en Latinoamérica y el Caribe.