24.1 C
Buenos Aires
domingo, noviembre 27, 2022
 

Una biosolución que potencia la producción de los viñedos

Lo más leído

 
00:22:24

Cristian Desmarchelier nos explica el potencial de la bioprospección en la región

Se entiende a la bioprospección como la búsqueda de moléculas que nos provee la naturaleza para industrias de altísimo valor agregado como la medicina, el cuidado personal, la belleza, entre muchas otras.
 
 

Carlos Groselj, productor de la Cooperativa Altas Cumbres, asociada a Fecovita, mostró orgulloso su finca, pletórica de vides de calidad en Gustavo André, departamento de Lavalle (Mendoza).

“Mi viñedo, en general, ya tenía buenos rendimientos, por arriba de 300 quintales por hectárea”, comentó. Sin embargo, no se conformó. Escuchó hablar del aporte de las biosoluciones de UPL y decidió desarrollar una estrategia que le permita mejorar el rendimiento y la estabilidad de la producción de sus vides a pesar de tratarse de un cultivo de varios años.

Por medio de Fecovita – cooperativa que asocia a otras 29 cooperativas integrando a más de 5.000 productores y elaboradores vitivinícolas– partició de una reunión sobre bioestimulantes, enfocada en viñedos de alta producción. “Ahí escuché hablar de Biozyme TF y me interesó mucho la propuesta porque era lo que estaba buscando”, recordó, y decidió utilizarlo en su parral de Bonarda.

Biozyme TF estimula y promueve el desarrollo del cultivo impactando en su rendimiento final. Martín Grattoni, a cargo de desarrollo de mercado de UPL para Cuyo y Alto Valle, explicó que una biosolución “es un producto que se utiliza en determinados momentos del ciclo fenológico del cultivo para maximizar algún proceso –enraizamiento, cuaje, crecimiento o llenado de bayas, etc.– y permite obtener un beneficio económico concreto para el productor.

Lectura sugerida

Además, agregó que Biozyme TF es un producto a base de extractos vegetales que estimula a la planta a producir sus propias hormonas, las que necesita en un determinado momento. “Principalmente, en este caso se buscó estimular hormonas promotoras del crecimiento, entre las que encontramos auxinas y citoquininas”, precisó.

Grattoni señaló que Biozyme TF fue aplicado con el objetivo de aumentar el cuaje y el crecimiento de baya. “Si aumentamos el cuaje, obtenemos mayor cantidad de bayas por racimo. Y si aumentamos el tamaño de las bayas, vamos a lograr un racimo más pesado y un incremento de rendimiento”, razonó el especialista de UPL.

Dentro del calendario fitosanitario del productor, se usó un 50% durante el período de floración de la vid, a razón de 200 cm3/Hl. Y después, post cuaje, con el tamaño de un grano de pimienta o arveja, una segunda aplicación de 200 cm3/Hl.

Lectura sugerida

En conclusión, Groselj considera que la aplicación de Biozyme TF “ha sido más que positiva. Haciendo una comparación con la cosecha del año pasado, pasamos de una producción de 360 a una de 390 quintales por hectárea. Obtuve una mejora en el rendimiento de entre un 10% y un 15%. Ha sido un resultado excelente”, remarcó con entusiasmo. Además, aseguró que seguirá utilizando el producto, incluso en las otras variedades que tiene en la finca.

“Me parece muy recomendable Biozyme TF y lo estoy promoviendo dentro del sistema cooperativo entre los socios, porque puede colaborar a la mejora de los rendimientos de mis colegas”, finalizó.

 
 
 
 
 
 
 

Últimas Noticias

A 15 años de la inauguración de la pastera de Fray Bentos, la cadena foresto-industrial argentina invita a reflexionar sobre las oportunidades que aún...

Según Confiar es posible constatar que los temores ambientales y de salud que se agitaron esos días fueron equivocados. La entidad dice que ha pasado un tren de desarrollo del sector que trajo inversiones en Chile, Brasil y Uruguay de alrededor de 30.000 millones de dólares.