Nissan, el Estado de Sao Paulo y el gobierno de Brasil acuerdan colaboración para impulsar la tecnología de celdas de combustibles a etanol

Lo más leído

Columna semanal

La bioeconomía como modelo de desarrollo industrial sostenible

El enfoque de la bioeconomía se ha instalado como una de la formas más eficaces para contrarrestar los efectos del calentamiento global, causante del cambio climático, y a la vez, contribuir al desarrollo de las naciones. Fundamentalmente, en aquellas donde la agricultura y sus encadenamientos productivos están más desarrollados.
 
 

Nissan anunció una nueva asociación con el Instituto de Investigación Energética y Nuclear (Ipen) – una organización autarquía vinculada a la Secretaría de Desarrollo Económico del Gobierno del Estado de São Paulo y gestionada técnica y administrativamente por la Comisión Nacional de Energía Nuclear, un organismo que depende del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovaciones (MCTI), del Gobierno Federal- para avanzar en el desarrollo conjunto de tecnologías comercialmente viables de celdas de combustible a etanol.

«Es una tecnología impresionante que ayudará a Nissan a nivel global, y a Brasil, ya que es el mayor productor mundial de etanol de caña de azúcar», dijo el presidente de Nissan Mercosur y gerente general de la marca en Brasil, Airton Cousseau, durante la presentación del proyecto a la prensa, que también contó con la participación del superintendente del Ipen, Wilson Calvo.

La tecnología adoptada por Nissan utiliza una celda de combustible de óxido sólido (SOFC), que se alimenta con etanol para generar electricidad. El sistema posee un reformador catalítico que libera el hidrógeno contenido en el biocombustible, que luego se convierte en electricidad en un dispositivo electroquímico, que es la celda propiamente dicha. La energía eléctrica es la que mueve el vehículo, ayudado con una batería que recupera y almacena energía.

Para la empresa, hay dos grandes ventajas en los vehículos con SOFC sobre los automóviles eléctricos enchufables. Como la electricidad proviene del etanol, que se almacena en el tanque de gasolina tradicional, el automóvil no requiere de las baterías de gran tamaño, que pueden representar el 25% del peso total del vehículo. Todo lo que se necesita es una versión mucho más pequeña, que sería recargada constantemente por la celda de combustible.

Lectura sugerida

El segundo beneficio es la facilidad y rapidez del repostaje. No es necesario construir la gran infraestructura necesaria para contar con una de red de cargadores distribuidos por todo el país, ni es necesario esperar los prolongados tiempos que requiere recargar la batería en los vehículos eléctricos enchufables.

El vehículo equipado con celda SOFC aprovecha la red de gasolineras que ya despachan etanol, mientras que el tiempo de repostaje es el mismo que toma llenar un tanque convencional de automóvil a gasolina. “No hay problema de recarga porque la infraestructura ya está creada. Es la mismo que usamos para los vehículos que ya circulan en Brasil”, dijo Airton Cousseau.

El gran desafío, sin embargo, es hacer que esta tecnología sea comercialmente viable, que será el foco de esta segunda fase del proyecto de Nissan con Ipen; ambos ya habían desarrollado un proyecto en 2019. Fue parte de un largo desarrollo, que comenzó con pruebas de dos prototipos en Brasil en 2016 y 2017, cuando funcionaron abastecidos en las estaciones convencionales que ofrecen etanol en Brasil. Los prototipos utilizados fueron furgonetas eléctrica e-NV200, que se comercializa en Japón, adaptadas para ser equipadas con el módulo SOFC.

En las pruebas realizadas en aquel momento, los prototipos mostraron una autonomía de 600 km, según Nissan, para un tanque de 60 litros llenado con una mezcla de 50% bioetanol y 50% agua. Considerando el precio promedio de un litro de etanol en Brasil, según ANP de R$ 4,39 (U$S 0,86), el costo de correr 600 km es de R$ 131,70 (U$S 25.91), equivalente a R$ 0,22 (U$S 0,043 o 4,3 centavos de dólar) por kilómetro recorrido.

Lectura sugerida

El gerente senior de ingeniería de Nissan, Ricardo Abe, explica que el objetivo es desarrollar equipos que se comercialicen no solo en el mercado brasileño, ya que el sistema puede permitir el uso de otro tipo de combustible para generar hidrógeno, dependiendo de la disponibilidad del país. “Es una solución de electrificación no solo para Brasil, sino también para otros mercados. Puede funcionar con etanol, gas natural y biogás ”, explicó.

Airton Cousseau dio algunos ejemplos en los que esta tecnología será más ventajosa. “Estados Unidos utiliza E85 (una combustible producido a partir de la mezcla de 85% etanol  de maíz y 15% de gasolina) y es el segundo mercado más grande del mundo. También hay lugares en China donde uno de los principales combustibles para los vehículos es el gas natural”, dijo el ejecutivo. «Si podemos exportar esta tecnología, sería sensacional, ya que existe un mercado».

Nissan dice que es demasiado pronto para dar estimaciones de valores para un vehículo con celda SOFC. “No tenemos idea de costo porque hay que definir una cadena de proveedores y tener un precio competitivo”, dijo Abe. El objetivo inicial será intentar integrar el reformador a la celda principal, para hacer el conjunto más compacto y ligero. Tampoco hay una previsión de lanzamiento, ya que esta fase del proyecto debería extenderse hasta 2025.

 
 
 
 
 

Últimas Noticias

El nuevo residuo de cosecha que ya se está utilizando para fabricar pañuelos descartables

La empresa multinacional de origen sueco que opera en los sectores de higiene y salud, Essity, presentó una nueva versión de su papel tisú, aquel utilizado en pañuelos descartables, papel higiénico o servilletas, elaborado a partir de residuos agrícolas.