Escocia: la economía verde recupera el cultivo de remolacha azucarera luego de 50 años

Lo más leído

Columna semanal

00:09:02

De espaldas al mundo

Los temas de la semana contados en pocos minutos.
 
 

Un consorcio detrás de la primera cosecha de remolacha azucarera en 50 años, recolectada a principios de este año, ha dado un paso adelante para ayudar a Escocia a cumplir sus objetivos climáticos, crear empleos verdes y desbloquear nuevas oportunidades económicas.

La siembra del cultivo fue realizada luego de que un proyecto piloto reciba un impulso financiero de parte de Scottish Enterprise para analizar el potencial impacto ambiental, social y económico de la remolacha azucarera en Escocia. El estudio examinará los beneficios generalizados que se espera que surjan del regreso de este cultivar al país.

La remolacha azucarera se considera un componente clave para el desarrollo de cadenas de suministro sostenibles basadas en la «bioeconomía», que utiliza materias primas biológicas en lugar de compuestos petroquímicos, para la fabricación de bienes.

Una fuente local de remolacha azucarera podría allanar el camino para el desarrollo de una biorrefinería productora de etanol en Grangemouth, el centro de las industrias de procesamiento de productos químicos y petroquímicos de Escocia, y luego respaldar una industria de productos químicos de base biológica en pleno funcionamiento.

La remolacha azucarera se puede utilizar en la producción de etanol como un sustituto natural y sostenible de los productos químicos a base de petróleo utilizados en una variedad de artículos para el hogar, así como de antibióticos y proteínas terapéuticas.

Lectura sugerida

Se espera que la demanda del compuesto orgánico en Escocia se duplique en los próximos años a más de 100 millones de litros. En la actualidad, todo el suministro del país se importa actualmente desde Europa.

El consorcio incluye el Centro de Innovación en Biotecnología Industrial (IBioIC), SAC Consulting y la Sociedad Escocesa de Organización Agrícola (SAOS).

El director técnico de IBioIC, Ian Archer, dijo que el cultivo de remolacha azucarera en Escocia es una gran oportunidad para reinventar la economía, construir sostenibilidad en las cadenas de suministro de fabricación y asegurar empleos para el futuro.

“Muchos de los mayores fabricantes de bienes de consumo se han comprometido con objetivos de carbono neto cero durante las próximas dos décadas y una gran parte de ese impulso será reemplazar el uso de petroquímicos con materiales naturales», destacó Archer.

Lectura sugerida

El ejecutivo dijo que no se puede tener una industria química sin materia prima y para retener el sector en Escocia, es necesario un suministro local de recursos y desarrollar las cadenas de suministro aguas abajo. «En el norte de Europa, ese cultivo es la remolacha azucarera y cultivarla aquí para la producción de etanol no solo diversificará el flujo de ingresos de los agricultores escoceses, sino que podría permitirles ser parte de una alternativa verde a los combustibles fósiles», dijo.

“La fabricación de base biológica comparte muchas habilidades con el uso de productos químicos tradicionales y, dada la dirección hacía donde apunta la industria, la transición hacia este enfoque podría asegurar y crear puestos de trabajo en Escocia. Es casi inevitable que necesitemos cambiar la forma en que producimos bienes si vamos a competir en las cadenas de suministro globales y asegurar un futuro para el mercado interno», agregó Archer.

“Hemos logrado un gran progreso en el último año que ha llevado el concepto de una bioeconomía basada en la producción de remolacha azucarera de una buena idea a la cosecha del primer lote en 50 años. Este próximo paso debería confirmar lo que ya sabemos, con datos que respalden la gama de beneficios asociados con el cultivo de remolacha azucarera».

Lectura sugerida

Andrew Henderson, del equipo de fabricación avanzada de Scottish Enterprise, agregó que “Este es un proyecto tremendamente emocionante, que podría generar resultados transformadores para las empresas. Nuestra financiación ayudará a desbloquear el siguiente paso vital de este proyecto para apoyar la producción sostenible de combustibles y productos químicos a través de la biotecnología y, en última instancia, crear nuevos puestos de trabajo e inversiones para fortalecer las comunidades de toda Escocia».

Por su parte, Jim Booth, jefe de desarrollo cooperativo de SAOS, dijo que “La reintroducción de la remolacha azucarera representa una oportunidad emocionante para los agricultores. Si la propuesta es despegar, la única forma de involucrar a los agricultores es a través de la cooperación».

Iain Riddell, de SAC Consulting, dio la bienvenida a la financiación del estudio de viabilidad técnica, ambiental y económica, que le da al «Grupo de Trabajo de Remolacha Azucarera la oportunidad de investigar más a fondo la agronomía, la logística de la cosecha, el procesamiento y los subproductos de la remolacha». Según Riddel, lo más importante del proyecto, es el apoyo a mecanismos que podrían acreditar a los productores de remolacha azucarera su contribución al ahorro de carbono industrial, que ayuda a alcanzar los objetivos netos cero de Escocia.

 
 
 
 
 

Últimas Noticias

00:15:38

Un Tour para conocer las tecnologías y las oportunidades en la bioeconomía circular

Representantes de Ecomanagement, la empresa líder en soluciones de revalorización de efluentes, nos cuentan los detalles de esta iniciativa sin precedentes.