Agricultores de Iowa reclaman contra un mega-proyecto de energía solar

Lo más leído

Columna semanal

00:09:02

De espaldas al mundo

Los temas de la semana contados en pocos minutos.
 
 

Un proyecto para construir granjas solares por casi 1.500 hectáreas en la localidad de Linn, en el estado de Iowa, EEUU ha disparado las alarmas en los vecinos y los agricultores locales.

En marzo pasado, la compañía energética Next Era Energy anunció sus planes para generar 690 MW de energía solar construyendo tres parques solares y aprovechar parte de las instalaciones de la planta nuclear Duane Arnold, en la localidad de Palo, dentro del condado de Linn.

Se espera que la primera granja se construya sobre un área de 100 hectáreas y que las obras estén completas en noviembre de 2023. Las otras dos ubicaciones están proyectadas para tener más de 400 hectáreas y se espera que se completen para agosto de 2023. Aun, la ubicación de esos tres proyectos no se ha definido. Next Era Energy ha comenzado a hablar con la gente de la zona buscando arrendar tierras, provocando incertidumbre entre los habitantes de la región.

Un artículo de opinión publicado en el medio estadounidense The Gazzette alerta sobre el impacto devastador que tiene en la agricultura de EEUU. la construcción de granjas solares en campos agrícolas. En el caso de Iowa, el estado ocupa el primer lugar en la producción de maíz, el segundo en la producción de soja, el primero en la producción de carne de cerdo, el primero en la producción de huevos y el cuarto en el valor de exportación de carne vacuna. «Estos productos alimentan a nuestra nación y mantienen nuestra economía fuerte con exportaciones agrícolas a otras naciones. Iowa produce tres de las cinco principales exportaciones agrícolas de EEUU», dice la nota firmada por Ted y Julie Hoffmann, que viven en la zona rural de Palo.

Lectura sugerida

Además, Iowa lidera la nación en producción de etanol y biodiesel. Ambos combustibles son renovables y reducen la dependencia de EEUU de combustibles extranjeros y evitan que se provoquen crisis nacionales como la registrada en 1979, que dejó sin combustibles a EEUU. paralizando el transporte y la actividad económica, dice el artículo. Los Hoffmann afirman que en 2019, la dependencia de su país del petróleo importado fue del 4% y de no haber sido por el etanol, la cifra habría superado el 10%.

La agricultura y sus industrias relacionadas proporcionan el 20 por ciento de los trabajos en el estado de Iowa. Por si sola, la producción de etanol proporciona 200.000 puestos de trabajo directo en EEUU, siendo Iowa el principal estado productor.

Los firmantes aseguran que la instalación de centrales solares en zonas agrícolas es muy perjudicial para la agricultura y el hábitat de la vida silvestre. Dado que las obras requieren la nivelación del terreno para un drenaje óptimo, se perturba o se elimina la capa superficial del suelo, afectando el ecosistema de la zona.

Ted y Julie cuentan que fue durante esta fase de construcción de una instalación solar de 80 has en el estado de Virginia, cuando apenas 13 milímetros de lluvia tiñeron de color marrón las aguas del río Rappahannock, que alimenta la bahía de Chesapeake. Explican que los pilotes de metal se clavan entre 6 y 25 metros en el suelo perforando su capa superficial, la arcilla y la arena, y potencialmente la piedra caliza; eliminando estos filtros naturales y proporcionando un camino directo para que el agua superficial ingrese a los acuíferos naturales que proporcionan agua potable a la región.

Lectura sugerida

El proyecto propuesto para Duane Arnold Solar en el condado de Linn se asienta directamente sobre el río Cedar y amenaza con aumentar las probabilidades de provocar desbastadoras inundaciones en Cedar Rapids y las comunidades circundantes, como ocurrió en 2008.

La energía solar industrial anularía las contribuciones renovables y ecológicas del etanol y el biodiésel, dicen los Hoffmann. Ambos biocombustibles tienen el potencial de compensar las emisiones de gases de efecto invernadero en relación con la sustitución de combustibles fósiles porque las plantas convierten el dióxido de carbono en oxígeno a medida que crecen.

«NextEra Energy propone convertir 1.500 hectáreas de tierras agrícolas en el condado de Linn en energía solar industrial. En proyectos anteriores, NextEra violó las ordenanzas locales y no siguió el plan de construcción que presentó en el Proyecto Solar Industrial Vermont de NextEra. Comuníquese con la Junta de Supervisores del Condado de Linn y opóngase a este proyecto», concluye la carta de Ted Julie Hoffmann.

 
 
 
 
 

Últimas Noticias

00:15:38

Un Tour para conocer las tecnologías y las oportunidades en la bioeconomía circular

Representantes de Ecomanagement, la empresa líder en soluciones de revalorización de efluentes, nos cuentan los detalles de esta iniciativa sin precedentes.