El Grupo Banco Mundial lideró el primer financiamiento verde para bioenergía en Brasil

Lo más leído

Columna semanal

La bioeconomía como modelo de desarrollo industrial sostenible

El enfoque de la bioeconomía se ha instalado como una de la formas más eficaces para contrarrestar los efectos del calentamiento global, causante del cambio climático, y a la vez, contribuir al desarrollo de las naciones. Fundamentalmente, en aquellas donde la agricultura y sus encadenamientos productivos están más desarrollados.
 
 

IFC, la mayor institución financiera para el sector privado en los mercados emergentes con presencia en más de 100 países y miembro del Grupo del Banco Mundial, lideró una operación de U$S 100 millones (aproximadamente R$ 500 millones) para financiar parte del proyecto de la nueva unidad termoeléctrica en la usina Sao Martinho, la mayor procesadora de caña de azúcar del mundo, ubicada en la localidad de Pradóspolis, en el estado de Sao Paulo, Brasil.

El financiamiento permitirá a Sao Martinho aumentar la oferta de energía limpia y renovable en aproximadamente un 20%, además de inversiones en la renovación de plantaciones de caña de azúcar, a través de prácticas agrícolas innovadoras.

Con este nuevo proyecto de cogeneración, el sector privado suma esfuerzos para cumplir con los compromisos asumidos por el gobierno brasileño en el Acuerdo Climático de París para reducir en un 43% las emisiones de gases de efecto invernadero entre 2005 y 2030.

La línea de crédito está compuesta por U$S 55 millones de recursos propios del CFI, con un plazo de 12 años, y U$S 45 millones movilizados por el Rabobank.

Parte de esta operación trae un componente innovador al agregar un instrumento financiero que aún es poco utilizado por los agronegocios: el financiamiento verde (GLP).

El préstamo se utilizará para financiar la finalización de la expansión de las obras de cogeneración de São Martinho, que consisten en el reemplazo de calderas y generadores existentes por otros de mayor capacidad y eficiencia, incluyendo el uso de la técnica del ciclo regenerativo, que le permitirá aumentar las exportaciones de bioenergía de la empresa en aproximadamente 210 GWh por campaña, evitando la emisión de alrededor de 85 mil toneladas de gases de efecto invernadero (GEI) por año, respecto a la electricidad generada con gas natural.

Lectura sugerida

Este incremento en la producción de energía limpia y renovable, además de contribuir positivamente al desarrollo de la matriz energética brasileña, tiene la capacidad de abastecer el equivalente a 46.000 hogares cada año, utilizando la misma cantidad de bagazo que se consume actualmente, además de aumentar el nivel de seguridad operacional gracias a procesos más automatizados, y reduciendo las emisiones de material particulado en 300 toneladas toneladas por año y en 4 toneladas por año las emisiones de NOx, reforzando la posición de Sao Martinho como líder en sustentabilidad ambiental y ESG.

En cuanto a las inversiones vinculadas a la renovación de cañaverales, los recursos utilizados permitirán la potencialización de técnicas agrícolas inteligentes, que incluyen la maximización del uso de fertilizantes orgánicos, el uso de la técnica de preparación del suelo localizada (que reduce Emisiones de GEI en 5 veces en comparación con las técnicas convencionales), el reciclaje de nutrientes, además del uso de imágenes en tiempo real para monitorear el desarrollo de los cultivos de caña de azúcar.

«Estas inversiones aumentarán el volumen de energía de Sao Martinho en aproximadamente un 20%, contribuyendo a la matriz energética brasileña, especialmente durante el período de cosecha que coincide con el período seco en la región Centro-Sur del país. Además, compraremos equipos a empresas regionales, generando alrededor de 400 nuevos puestos de trabajo directa e indirectos, impulsando la economía local”, dijo Felipe Vicchiato, CFO de Sao Martinho.

«IFC fomenta inversiones que contribuyan a fortalecer la eficiencia energética y crear soluciones agrícolas más sostenibles desde el punto de vista ambiental», dijo Carlos Leiria Pinto, gerente general de IFC en Brasil.

Lectura sugerida

«En este proyecto, IFC aporta su conocimiento y experiencia para expandir el uso de las finanzas verdes en la agroindustria a un nivel más compatible con la participación del sector en la economía», agrega. Este es el primer préstamo verde en el sector de azúcar y etanol de Brasil y, al apoyar esta operación, el CFI cumple con su rol de ampliar los instrumentos de financiamiento calificados y contribuir a lograr las aspiraciones de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero en el país. La expectativa es que este nuevo instrumento de financiamiento sirva para estimular una mayor demanda de préstamos verdes en el sector agroindustrial.

La agroindustria es uno de los motores más importantes de la economía brasileña y representa aproximadamente el 20% del PIB del país (incluidos insumos agrícolas, producción agrícola, procesamiento industrial y servicios relacionados). Brasil es uno de los mayores y más eficientes productores de azúcar y etanol, con disponibilidad de tierra cultivable, suelo y condiciones climáticas favorables. Para la cosecha que terminó en marzo de 2020, el azúcar de Brasil representó aproximadamente el 16% de la producción mundial y el 47% del flujo de exportación de azúcar a nivel global. Esta es la segunda transacción de IFC con Sao Martinho. El primero se firmó en junio de 2017 por un financiamiento de U$S 90 millones.

 
 
 
 
 

Últimas Noticias

Leonardo DiCaprio invierte en compañías de carne celular

El actor de cine estadounidense Leonardo DiCaprio  ha invertido en Mosa Meat y Aleph Farms, dos startups que desarrollan tecnologías para producir carne cultivada a partir de células que no requieren el sacrificio de animales.