Emprendiendo en ricino, con Chino Martinez Moreno

Lo más leído

Columna semanal

La bioeconomía como modelo de desarrollo industrial sostenible

El enfoque de la bioeconomía se ha instalado como una de la formas más eficaces para contrarrestar los efectos del calentamiento global, causante del cambio climático, y a la vez, contribuir al desarrollo de las naciones. Fundamentalmente, en aquellas donde la agricultura y sus encadenamientos productivos están más desarrollados.
 
 
 
 
Emiliano Huergo
Manager BioEcomomia
 

Es muy probable que en el futuro, muchos nos acordemos del 2021 como el año del despegue de la química verde.

En los últimos meses hemos publicado en el portal una gran cantidad de proyectos que buscan descarbonizar la industria química con productos de origen biológico, ya sea a gran escala como el que presentamos hace pocas semanas en el que Cargill-Helm construirán una planta de Bio-BDO a partir de maíz, o productos de nicho para la industria médica o de cosmética.

En este último sector, el aceite de ricino está atravesando un momento espectacular. Las proyecciones indican que el mercado mundial de aceite de ricino se expandirá a una tasa compuesta anual del 3.0% entre 2018 y 2026, y se espera que alcance un valor de al menos U$S 1.100 millones para el final de este período.

Hace unas semanas, nos enteramos que se estaba cocinando un importante proyecto para producir y procesar el ricino en Argentina y sus países vecinos. Quisimos conocer un poco más de que se trataba y nos encontramos que detrás del mismo se encuentra el Chino Martinez Moreno, un emprendedor serial y especialista en marketing y fintech.

Abusando de su gentileza, le pedimos no solo que nos describa este proyecto, sino que nos de sus perspectiva sobre las barreras y los desafíos a sortear para ser un emprendedor en el país.

¡No te lo pierdas!

 
 
 
 
 
 
 

Últimas Noticias

El nuevo residuo de cosecha que ya se está utilizando para fabricar pañuelos descartables

La empresa multinacional de origen sueco que opera en los sectores de higiene y salud, Essity, presentó una nueva versión de su papel tisú, aquel utilizado en pañuelos descartables, papel higiénico o servilletas, elaborado a partir de residuos agrícolas.