24.1 C
Buenos Aires
domingo, noviembre 27, 2022
 

Uno de los mayores productores de bioetanol de Brasil construirá una nueva biorrefinería de maíz

Lo más leído

 
00:22:24

Cristian Desmarchelier nos explica el potencial de la bioprospección en la región

Se entiende a la bioprospección como la búsqueda de moléculas que nos provee la naturaleza para industrias de altísimo valor agregado como la medicina, el cuidado personal, la belleza, entre muchas otras.
 
 

En su columna del fin de semana, Emiliano Huergo, nuestro editor en el portal BioEconomía.info, nos describió el fenomenal boom de inversiones que está recibiendo Brasil a partir de una política de estado en favor de la agroindustria, fundamentalmente en cuanto al etanol.

Continuando con esta tendencia, la compañía estadounidense ICM, líder en soluciones tecnológicas que apoyan la agricultura y promueven las energías renovables, anunció que ha llegado a un acuerdo con Neomille, una subsidiaria Cerradinho Bioenergia, la compañía que cuenta con el predio de mayor producción de biocombustibles de América Latina, para diseñar una nueva biorrefinería que será construida en Maracaju, en el estado brasileño de Mato Grosso do Sul.

La planta nueva entregará una capacidad de molienda de maíz de 3.400 toneladas por día y producirá más de 500 millones de litros por año de etanol anhidro o 540 millones de litros de etanol hidratado. Su producción también incluirá 23 millones de litros por año de aceite de maíz, además de 390.000 toneladas por año de DDGS.

Bajo los términos del acuerdo, ICM proveerá a Neomille la tecnología, la ingeniería y los equipos.

Neomille representa el ala de procesamiento de maíz de Cerradinho Bioenergia y se ha convertido en una compañía estratégica para el grupo, gracias al auge que está atravesando el etanol y la burlanda de maíz en Brasil.

Lectura sugerida

En 2019, Cerradinho Bioenergia inauguró su primera refinería de etanol de maíz, ubicada junto al parque industrial de caña de azúcar en Chapadão do Céu, en el estado de Goias. La unidad con capacidad para producir 240 millones de litros por campaña consolidó a CerradinhoBio como el mayor complejo de producción de biocombustibles de América Latina. Además, el grupo recibió numerosos premios regionales por la producción sostenible de biocombustibles.

Operando con la nueva unidad en régimen nominal durante la campaña agrícola 20/21, CerradinhoBio logró un incremento de casi 30% en la producción de etanol, alcanzando un valor récord de 647 mil metros cúbicos.

Lectura sugerida

“ICM se enorgullece de ofrecer el diseño del proceso y su tecnología líder en el segmento que permiten a Neomille expandir su potencial de producción, al mismo tiempo que sirven al medio ambiente”, dijo Issam Stouky, Director de Desarrollo de Negocios Globales de ICM. «Es un placer trabajar con una empresa innovadora que reconoce las oportunidades de oro que son posibles gracias a la producción de etanol de maíz».

“Estamos entusiasmados de trabajar con ICM, que tiene una sólida experiencia en la industria y comparte nuestro compromiso con la sostenibilidad y la alta eficiencia”, dijo Renato Pretti, Director de Nuevos Negocios de Cerradinho Bioenergia. “Vemos al etanol a base de maíz como un modelo de negocio relevante que apoya a la industria brasileña del maíz y crea valor para la economía local. Las tecnologías de ICM nos ayudarán a impulsar de manera eficiente la producción y el desarrollo de biocombustibles en la región y fortalecerán nuestra posición en el mercado de la nutrición animal. Esperamos tener una relación duradera con ICM».

Se espera que la nueva planta comience a operar en el tercer trimestre de 2023.

 
 
 
 
 
 
 

Últimas Noticias

A 15 años de la inauguración de la pastera de Fray Bentos, la cadena foresto-industrial argentina invita a reflexionar sobre las oportunidades que aún...

Según Confiar es posible constatar que los temores ambientales y de salud que se agitaron esos días fueron equivocados. La entidad dice que ha pasado un tren de desarrollo del sector que trajo inversiones en Chile, Brasil y Uruguay de alrededor de 30.000 millones de dólares.