Ensayo busca mostrar que el automóvil híbrido flex fuel con E85 es menos contaminantes que un auto eléctrico

Lo más leído

Columna semanal

La bioeconomía como modelo de desarrollo industrial sostenible

El enfoque de la bioeconomía se ha instalado como una de la formas más eficaces para contrarrestar los efectos del calentamiento global, causante del cambio climático, y a la vez, contribuir al desarrollo de las naciones. Fundamentalmente, en aquellas donde la agricultura y sus encadenamientos productivos están más desarrollados.
 
 

Mientras los políticos de todo el mundo se enfocan en prohibir los motores a combustión para inclinar la balanza hacía la movilidad eléctrica enchufable y otras tecnologías prometedoras pero aún poco desarrolladas como el hidrógeno verde, la Coalición Estadounidense por el Etanol (ACE), la organización que nuclea a toda la cadena de valor del bioetanol, quiere demostrar que con la tecnología de vehículo híbrido flex fuel impulsado con bioetanol E85 es posible alcanzar el tan ansiado ‘Cero Neto’ mucho antes que con vehículos eléctricos.

Vehículos flex fuel

Los vehículos flex fuel o de combustible flex (FFVs por sus siglas en inglés) están diseñados y equipados para funcionar utilizando como combustible etanol o cualquier proporción de mezcla con gasolina y funcionar de la misma forma que un vehículo a gasolina convencional. La tecnología fue desarrollada en Brasil y adoptada en prácticamente todo el parque automotor de ciclo Otto del país.

En un ensayo nunca antes realizado en EEUU., el vicepresidente senior de ACE, Ron Lamberty, arribó la semana pasada a la ciudad de Minneapolis para participar de conferencia anual de ACE conduciendo un automóvil Ford Fusion híbrido equipado con un dispositivo que le permite convertir el auto a flex fuel para utilizar E85, un combustible ecológico que contiene 85% de bioetanol y 15% de gasolina regular. Según el ejecutivo, este vehículo con este combustible genera menos emisiones de carbono que un automóvil eléctrico enchufable.

Lectura sugerida

Lamberty compró el vehículo a principios de agosto en California y lo equipó con un kit de conversión a combustible flex-fuel provisto eFLexFuel. Luego se reunió con Pearson Fuels quien le suministró el combustible conocido como E85. El sedán mediano de tracción delantera híbrido y convertido a flex-fuel arranca con electricidad y está propulsado por un motor de cuatro cilindros y 2.0 litros combinado con un motor eléctrico para una potencia combinada de 188 caballos.

El vehículo, al que se lo denominó como HEFF (Hybrid Electric Flex Fuel) fue expuesto en la el salón central de la conferencia de Minneapolis, donde se anunció que será objeto de un ensayo de tres años de duración para medir sus emisiones en la vida real y poder comparar su performance ambiental con otras alternativas como la eléctrica enchufable o el hidrógeno.

«EPA asigna a los vehículos una puntuación de intensidad de carbono (CI) basada en la cantidad de gramos de CO2 que el vehículo emite por milla recorrida”, dijo Lamberty. “Existen puntajes para automóviles híbridos, eléctricos enchufables, híbridos enchufables, vehículos estándar y vehículos equipados con motores flex fuel. Pero una combinación que no está representada y que ni siquiera se ha intentado en EEUU. es la que tiene más sentido para mí: el vehículo híbrido eléctrico flex-fuel».

Los vehículos eléctricos híbridos enchufables y completamente eléctricos (PHEV) son tan limpios como la electricidad que se usa para cargarlos o la gasolina que se usa para alimentarlos. En este momento, existen duras realidades ambientales a las que se enfrentan los vehículos eléctricos, incluida las fuentes para producir la electricidad con las que se cargan sus baterías en la mayor parte del país.

Lectura sugerida

Según Lamberty, desde el punto de vista de la reducción total de gases de efecto invernadero, tiene sentido que un híbrido use el combustible líquido más limpio disponible cuando se carga y no funciona con electricidad, y eso justamente lo que ofrece el E85.

El vehículo híbrido flex fuel cerca del cero neto

Lamberty calculó que un vehículo eléctrico híbrido que funciona con E85 de bajo CI podría obtener un puntaje total de GEI tan bajo como 20 a 25 gramos de CO2 por milla, que es más bajo que los cálculos de emisiones totales de GEI actuales de EPA para PHEV o EV. Sin embargo, ningún fabricante de automóviles importante ofrece un vehículo híbrido de combustible flexible en EEUU.

“Si los reguladores de la EPA y la CARB (el organismo que mide emisiones en el estado de California) evaluaran adecuadamente los gases de efecto invernadero del ciclo de vida teniendo en cuenta los avances continuos en las instalaciones de producción de etanol, las mejoras en las prácticas agrícolas en el cultivo de cultivos de maíz y otras materias primas para la elaboración de biocombustibles y la tecnología de captura y secuestro de carbono, el puntaje de CI para el etanol podría estar por debajo de cero o muy próximo a cero”, dijo Lamberty.

“Además, los vehículos que funcionan con etanol pueden ser mucho más asequibles para el conductor promedio que los vehículos de precio premium que dominan el mercado de vehículos eléctricos en la actualidad, por lo que más personas podrían comenzar a reducir las emisiones de carbono en este momento”.

Brasil pionero

En declaraciones al diario brasilero Folha, Masahiro Inoue, presidente para América Latina y el Caribe de Toyota – el segundo mayor fabricante de automóviles del mundo- se refirió también a las ventajas del la tecnología híbrida flex fuel para descarbonizar el transporte. El ejecutivo afirmó que para Brasil no es útil invertir dinero en producir baterías y que debe aprovechar la tecnología de etanol que existe en el país para lograr un transporte más sostenible. «Toyota es el líder del mercado en el segmento de automóviles híbridos, y consideramos que esta [híbrida flex fuel] es la mejor tecnología en este momento».

Lectura sugerida

Un modelo para imitar

Un modelo para imitar

Por su parte, Volkswagen, el primer fabricante de automóviles en unirse al Acuerdo de París, anunció a mediados de julio que construirá en Brasil un centro global de Investigación y Desarrollo (I+D) de tecnologías en motores que funcionen con etanol y otros biocombustibles.

Kit Flex Fuel

La unidad de conversión eFlexFuel puede instalarse en cualquier automóvil de ciclo Otto (a gasolina). Según el fabricante, se conecta a la computadora del vehículo y a los inyectores de combustible y se integra un sensor online de combustible que monitorea el contenido real de etanol en la mezcla de combustible que ingresa a los cilindros y ajusta los parámetros de combustión para una máxima eficiencia.

El sistema incluye una aplicación para smartphones que informa el porcentaje de etanol en tiempo real. ACE documentará los datos del vehículo durante los próximos tres años para demostrar el rendimiento en el mundo real del vehículo eléctrico híbrido alimentado con E85, así como la reducción estimada de GEI utilizando las puntuaciones de CI de varios productores de etanol.

ACE mantendrá al público actualizado sobre este proyecto.

Ensayo busca mostrar que el automóvil híbrido flex fuel con E85 es menos contaminantes que un auto eléctrico
El cuadro compara las emisiones totales de GEI calculadas por EPA para un vehículo de gasolina promedio y un Tesla Model 3 en distintas ciudades de EE.UU. y las compara con las puntuaciones estimadas para el automóvil HEFF (híbrido flex fuel) de Lamberty utilizando E85 producido a partir de etanol de maíz y E85 ultra bajo en emisiones producido con tecnología de captura y almacenamiento de carbono en la biorrefinería. Los cálculos de emisiones totales de EPA incluyen las emisiones del tubo de escape y aguas arriba, es decir, las emisiones de la energía utilizada para alimentar o cargar el vehículo, incluidas las emisiones de su producción y distribución.
 
 
 
 
 

Últimas Noticias

Impulsado con novedoso biocombustible, lanzarán el cohete espacial más sostenible de la historia

La huella de carbono del lanzamiento del nuevo cohete espacial Orbex Prime será hasta un 96% más baja que la de los programas de lanzamiento espacial comparables, según ha revelado un nuevo estudio científico.