América y África: continentes clave para garantizar la seguridad alimentaria y la sostenibilidad ambiental del planeta

Lo más leído

Columna semanal

La bioeconomía como modelo de desarrollo industrial sostenible

El enfoque de la bioeconomía se ha instalado como una de la formas más eficaces para contrarrestar los efectos del calentamiento global, causante del cambio climático, y a la vez, contribuir al desarrollo de las naciones. Fundamentalmente, en aquellas donde la agricultura y sus encadenamientos productivos están más desarrollados.
 
 

América y África son clave para garantizar la seguridad alimentaria y la sostenibilidad ambiental mundiales debido a sus abundantes recursos naturales, biodiversidad y las oportunidades basadas en la agricultura tropical, pero responder al desafío requiere voluntad política y el involucramiento de las autoridades agrícolas de los dos continentes, planteó el Director General del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), Manuel Otero, en un foro co-organizado por el gobierno de Kenia.

Otero participó de manera virtual en una de las sesiones del Foro Revolución Verde Africana (AGRF, por sus siglas en inglés), dirigido a ministros y otros tomadores de decisión públicos y privados de África, investigadores y representantes de entidades financieras, cuyo énfasis este año es la recuperación y la resiliencia de los sistemas agroalimentarios.

En el encuentro, el Director General del IICA expresó que América y África deben identificar una agenda en común al tener un objetivo compartido: alimentar al mundo e impulsar la sostenibilidad ambiental.

“Son tiempos de colaboración, solidaridad, intercooperación y acción conjunta. Por eso, planteo la posibilidad de tener un encuentro de ministros de Agricultura de América y África a inicios del próximo año para ratificar la voluntad política de trabajar integradamente y pasar de la retórica a la acción”, manifestó el Director General del organismo especializado en desarrollo agropecuario y rural.

Sus interlocutores en el diálogo fueron Maura Barry Boyle, Sub Administradora y coordinadora global de Agua de la Oficina para la Resiliencia y la Seguridad Alimentaria de USAID; Namukolo Covic, coordinadora de investigación del Instituto Internacional de Investigación sobre Políticas Alimentarias (IFPRI) para el programa del CGIAR sobre agricultura para la nutrición y la salud; Sara Mbago-Bhunu, directora del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) para África este y sur; y Ziad Hamoui, presidente para Ghana de Borderless Alliance.

Lectura sugerida

Como temas iniciales para lanzar una eventual agenda de cooperación entre América y África en resiliencia y transformación de los sistemas agroalimentarios, Otero expuso la necesidad de impulsar la digitalización del agro, la agricultura regenerativa y la recuperación de suelos, con base en las iniciativas que ya impulsa el IICA con Precision Development (co-fundada por el Premio Nobel de Economía 2019 Michael Kremer) y Suelos Vivos de las Américas (en cooperación con el reconocido científico y Premio Mundial de Alimentación 2020 Rattan Lal).

En el foro, Mbago-Bhunu, del FIDA, destacó la relevancia de las alianzas con estas organizaciones y otras del sector privado para llevar nuevas tecnologías al campo; mientras Barry, de USAID, manifestó que los gobiernos deben comprometerse a invertir más en innovaciones para transformar y hacer más sostenible la producción de alimentos.

Covic, del IFPRI, insistió en que los sistemas agroalimentarios aparte de ser más resilientes al clima tienen que sustentar una alimentación más nutritiva y saludable; en tanto Hamoui, de Ghana Borderless Alliance, afirmó que también se requiere la eliminación de barreras de costos, acceso y calidad de los alimentos.

Manuel Otero añadió a estos elementos la necesidad de fortalecer la inclusión de mujeres y jóvenes, cuyo aporte a la transformación de los sistemas agroalimentarios calificó como “fundamental”.

“También destaco el acuerdo recién firmado entre el IICA y la Alianza para la Revolución Verde en África (AGRA), en el cual su presidenta Agnes Kalibata y este Director General nos comprometemos a promover la recuperación de los suelos, el combate a la pobreza y el hambre y la transformación de los sistemas agroalimentarios en nuestras respectivas regiones”, agregó Otero.

De acuerdo con el convenio firmado por AGRA y el IICA, los esfuerzos conjuntos contribuirán a aumentar los aportes del sector agrícola al crecimiento económico y el desarrollo sostenible en los países africanos y americanos, fortalecer el bienestar de las poblaciones rurales, impulsar el comercio internacional y regional e incrementar la resiliencia de los sistemas agroalimentarios ante eventos climáticos extremos.

Lectura sugerida

Las similitudes de los países de África y América en términos de disponibilidad de tierras, amplia participación de agricultores familiares y la convicción de que la agricultura es una vía preponderante para el desarrollo sostenible sustentan la alianza, como estipula el documento suscrito.

Kalibata, ex ministra de Agricultura de Ruanda, es la Enviada Especial del Secretario General de la ONU para la Cumbre de Sistemas Alimentarios 2021, que se realizará este mes en Nueva York y para la que el IICA es miembro de una de sus estructuras de apoyo, la Red de Campeones de Cumbres.

En el camino hacia este encuentro global, el IICA facilitó múltiples diálogos entre los países de las Américas, que alcanzaron una posición consensuada sobre cómo se deben transformar y robustecer los sistemas agroalimentarios.

El hemisferio es la única región del mundo que fijó una posición común previa a la Cumbre, la cual fue ratificada en la Conferencia de Ministros de Agricultura de las Américas 2021, también organizada por el IICA a inicios de setiembre

 
 
 
 
 

Últimas Noticias

Una ‘caminata’ por los senderos de la bioeconomía ancestral

Con motivo de la celebración de la 'Semana de la Movilidad Sostenible', el autor relata su experiencia de transitar diferentes trayectos del ‘Camino Inca’. Un legado de conocimientos sobre ingeniería agrícola, experiencias en el uso y aprovechamiento de plantas como fuentes de alimentos y medicamentos, y destrezas en el uso de materiales locales para la construcción de viviendas.