EEUU: Cargill ofrece una nueva fuente de ingresos a los agricultores que adopten prácticas de agricultura regenerativa

Lo más leído

Columna semanal

La bioeconomía como modelo de desarrollo industrial sostenible

El enfoque de la bioeconomía se ha instalado como una de la formas más eficaces para contrarrestar los efectos del calentamiento global, causante del cambio climático, y a la vez, contribuir al desarrollo de las naciones. Fundamentalmente, en aquellas donde la agricultura y sus encadenamientos productivos están más desarrollados.
 
 

El gigante de los agronegocios Cargill anunció que ya se encuentra abierta la inscripción al programa de agricultura regenerativa ‘Cargill RegenConnect’, que premiará a los agricultores de América del Norte que participen de la iniciativa con pagos por el secuestro de carbono.

Cargill lanzó el programa hace un año con el objetivo de promover las prácticas de agricultura regenerativa en 4 millones de hectáreas de América del Norte para 2030, reconociendo que no solo mejora la salud del suelo sino que también puede abrir nuevas fuentes de ingresos para los agricultores.

Con ese fin, Cargill ha estado inscribiendo a los agricultores en Cargill RegenConnect, un nuevo programa de agricultura regenerativa que les paga a los agricultores por mejorar la salud del suelo y obtener resultados ambientales positivos, incluido el pago por tonelada métrica de carbono secuestrado. El nuevo programa conecta a los agricultores con el creciente mercado de carbono y ayudará a escalar la adopción voluntaria de prácticas de agricultura regenerativa.

«La agricultura tiene una oportunidad única de acceder a los mercados voluntarios de carbono y de abordar el desafío climático global, mejorando las perspectivas económicas de los agricultores, que son realmente los héroes de nuestro sistema alimentario», dijo Ben Fargher, vicepresidente de sostenibilidad de cadenas de suministro de Cargill para América del Norte.

Lectura sugerida

“Los cambios realizados en las raíces de nuestras cadenas de suministro generarán el mayor impacto en la reducción de emisiones, la obtención de mayores rendimientos, la mejora de la calidad del agua, la captura de carbono y la construcción de la resiliencia de nuestros suelos para la próxima generación. Estamos trabajando activamente de la mano con los agricultores para liderar el camino, apoyándolos con herramientas, recursos y, lo que es más importante, acceso al mercado, para hacer el cambio hacia la agricultura regenerativa”.

Los agricultores inscritos en Cargill RegenConnect implementarán prácticas de agricultura regenerativa de su elección a partir de este otoño (boreal) hasta la próxima temporada de siembra. Las prácticas que calificarán incluyen cultivos de cobertura y labranza reducida o nula.

Lectura sugerida

Cargill se ha asociado con la empresa líder en medición de carbono Regrow para facilitar a los agricultores la medición, informes y verificación (MRV) de los resultados de carbono mediante datos de campo, sensores remotos y modelos de salud de cultivos y suelos. La plataforma Regrow MRV garantiza un registro sencillo, una recopilación segura de datos y proporciona a los agricultores opciones transparentes de medición y verificación.

“Los productores nos han dicho que buscan programas de sustentabilidad que ofrezcan simplicidad, transparencia y flexibilidad para adaptarse a su operación específica. Tomamos estos comentarios y diseñamos nuestro programa, RegenConnect, para abordar estas necesidades y ha sido muy bien recibido”, dijo Fargher.

Los agricultores encuentran rentabilidad en el suelo y los mercados de carbono

Todos los días, Cargill ayuda a los agricultores a aumentar su productividad y rentabilidad mediante la promoción de prácticas agrícolas innovadoras y sostenibles, proporcionando acceso al mercado inclusivo y creando comunidades agrícolas resilientes, dijo la compañía en un comunicado. El programa RegenConnect promueve esta función al conectar a los agricultores con los clientes intermedios de Cargill, que cuentan con cadenas de suministro agrícolas para lograr sus objetivos de reducción de carbono.

Lectura sugerida

“Los agricultores están trabajando arduamente en este momento para navegar a través de las condiciones del mercado global increíblemente disruptivas”, agregó Fargher. “La rentabilidad y los impactos ambientales positivos pueden trabajar juntos. No queremos imponer una carga aún mayor a sus operaciones. Todo lo que hagamos juntos para reducir las emisiones también debería mejorar sus negocios”.

Mayores ingresos y menores costos en soja y maíz

En un estudio sobre 100 agricultores en nueve estados de EEUU realizado por The Soil Health Institute y con el apoyo de Cargill, los investigadores encontraron que los sistemas de gestión de salud del suelo aumentaron los ingresos para el 85 por ciento de los agricultores que cultivan maíz y el 88 por ciento de los agricultores que cultivan soja. El ingreso promedio de los productores de maíz aumentó en U$S 130 por hectárea y U$S 110 por hectárea para soja. Además, los agricultores informaron una reducción de los costos promedio para cultivar maíz en U$S 60 por hectárea y en soja de U$S 42 por hectárea.

Cargill ha estado impulsando la agricultura sostenible durante más de una década, invirtiendo en asociaciones para permitir la rentabilidad de los agricultores a través de prácticas regenerativas de salud del suelo. En EEUU., Cargill también ha respaldado los mercados de servicios de los ecosistemas como el Soil and Water Outcomes Fund y el Ecosystem Services Market Consortium, que brindan nuevas oportunidades para que los agricultores reciban pagos por prácticas agrícolas sostenibles.

Además, Cargill está conectando a los agricultores con FarmRaise, una plataforma de tecnología financiera que conecta de manera eficiente a los agricultores con el capital para optimizar su desempeño financiero y ecológico. Su aplicación Eqip recientemente lanzada reduce la larga aplicación a un simple proceso de 15 minutos.

 
 
 
 
 

Últimas Noticias

Una ‘caminata’ por los senderos de la bioeconomía ancestral

Con motivo de la celebración de la 'Semana de la Movilidad Sostenible', el autor relata su experiencia de transitar diferentes trayectos del ‘Camino Inca’. Un legado de conocimientos sobre ingeniería agrícola, experiencias en el uso y aprovechamiento de plantas como fuentes de alimentos y medicamentos, y destrezas en el uso de materiales locales para la construcción de viviendas.