Producción forestal certificada: grupos de pequeños y medianos productores argentinos se unen para lograr una gestión sostenible de sus plantaciones forestales, madera y subproductos

Lo más leído

Columna semanal

La bioeconomía como modelo de desarrollo industrial sostenible

El enfoque de la bioeconomía se ha instalado como una de la formas más eficaces para contrarrestar los efectos del calentamiento global, causante del cambio climático, y a la vez, contribuir al desarrollo de las naciones. Fundamentalmente, en aquellas donde la agricultura y sus encadenamientos productivos están más desarrollados.
 
 

La Asociación Forestal Argentina (AFoA), junto al Sistema Argentino de Certificación Forestal CERFOAR- PEFC Argentina, compartieron sus conocimientos y experiencias en certificación sostenible en grupos durante el sexto seminario virtual y gratuito, organizado por AFOA.

El encuentro tuvo la misión de dar a conocer las ventajas competitivas y los beneficios comerciales al adoptar la certificación forestal PEFC bajo la modalidad agrupada, especialmente en pequeños y medianos productores y MiPyMEs foresto industriales.

Durante su exposición, Florencia Chavat, directora CERFOAR – PEFC Argentina explicó como ha sido la conformación y la organización de los grupos que ya han vivido esta enriquecedora experiencia y los que están en proceso de alcanzar el sello internacional.

Certificar en grupos mejora la competitividad

“El ‘Programa Certificación en Grupo’ se diseñó con el objetivo de contribuir a que los pequeños y medianos productores e industrias forestales alcancen un nivel de formalidad y desempeño en sus actividades específicas, que les permita incrementar su competitividad y sostenibilidad, certificar sus patrimonios forestales e industrias bajo la modalidad agrupada, incorporarse a cadenas de valor certificadas y acceder a nuevos mercados.”

Lectura sugerida

Hoy son 4 grupos que que lograron la certificación PEFC: el Grupo de Certificación Forestal Iberpapel, el Grupo de Certificación Forestal Pindó, el Grupo de Certificación Forestal Bosques Sustentables del Río Uruguay y el Grupo de Certificación Forestal Zona Centro.

Además, hay otros 3 grupos que están en proceso de certificación: Grupo de Certificación Forestal Chaco Verde, Grupo de Certificación de Cadena de Custodia APICOFOM sustentable y Grupo de Certificación Forestal y Cadena de Custodia Cooperativa Agrícola de la Colonia Liebig LTDA.

Los responsables de cada grupo compartieron con la audiencia sus experiencias en el proceso de certificación, tanto los logros como los desafíos y siempre con la mira puesta en lograr el certificado PEFC, que se utiliza en más de 330 millones de hectáreas de bosques certificados globalmente abarcando a más de 750.000 productores forestales y 20.000 compañías en el mundo en 55 países.

En Argentina, ya hay casi 60 mil hectáreas certificadas y 17 productores forestales se han unido para certificar sus plantaciones forestales, de las cuales un 48% ha sido certificada con objetivos de conservación y 52% para producción.

A su turno, la directora técnica de PEFC España, Marta Salvador, expuso la visión internacional del trabajo en grupos y destacó que “PEFC es una ONG que promueve la Gestión Forestal Sostenible a través de la Certificación Forestal asegurando el equilibrio sostenible entre los valores sociales, ambientales y económicos, inspirando y ayudando a las personas, empresas y comunidades para alcanzar los objetivos de sostenibilidad”.

Lectura sugerida

“Contar con un sello de reconocimiento mundial como es PEFC es poder tener acceso a los mercados más exigentes. En un mundo que experimenta un muy significativo incremento de la demanda de madera debemos poder responder con una producción certificada sosteniblemente” afirmó Salvador.

“La madera vive hoy un boom de negocios global por varios factores que tienen que ver, principalmente, con la recuperación de las tasas de construcción (especialmente EEUU, en donde se registra una alta demanda y baja capacidad industrial) y por una iniciativa de Construcción Prefabricada en China. Además, un elevado incremento de las reformas (COVID19) y una concientización cada vez mayor de que la madera y las plantaciones forestales, además de los bosques, son vía de captación de CO2 y c ontribuyen a la mitigación del cambio climático. Y, también, porque desde el 1º de enero Rusia prohíbe la exportación de madera en rollo” continuó.

Por todo esto, “lograr la certificación PEFC brinda una garantía de legalidad y sostenibilidad, da acceso a mercados más exigentes, permite cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), contribuye a fundar y promover políticas de Compras públicas y privadas y Estrategias de Responsabilidad Social Corporativa y evita el riesgo reputacional y pérdida de mercado” concluyó la profesional.

El segundo tramo del seminario estuvo enfocado en el panel integrado por los protagonistas de las empresas que han atravesado estos procesos, con la idea de poder compartir de primera mano sus experiencias, aciertos, miedos, dudas y, sobre todo, el sentimiento de éxito y superación que se experimenta cuando se logra la certificación.

Certificar permite acceder a más mercados

Para cerrar, el presidente de AFoA, Osvaldo Vassallo habló de ser muy consientes al poder diferenciar “inversión de gasto, ya que cuando se inicia un camino hacia la certificación, es posible que surjan inconvenientes y demoras, pero hay que caminar seguro, sabiendo que certificar es dar fe y eso es lo que el sello PEFC representa; fe en que se ha producido con todos los cuidados y especificaciones que demandan los grandes mercados mundiales y, gracias a la certificación lograda, es posible entonces acceder a ellos”.

Lectura sugerida

Argentina cuenta con un patrimonio de 1,3 millones de hectáreas de plantaciones forestales, un 55% de ellas certificadas con sellos por gestión sostenible reconocidos internacionalmente. La foresto-industria de Argentina se provee en un 95% de madera proveniente de dichas plantaciones.

El agregado de valor incluye la producción de celulosa y papel, madera y tableros para viviendas y muebles, energía eléctrica y térmica, y diversos productos químicos. Con 13.000 productores forestales y más de 6.000 empresas, la foresto industria emplea en forma directa y formalmente a unas 100.000 personas y exporta alrededor de U$S 700 millones anuales.

El video completo del seminario se puede ver en https://youtu.be/A7r-fbcOwRk 

 
 
 
 
 

Últimas Noticias

Una ‘caminata’ por los senderos de la bioeconomía ancestral

Con motivo de la celebración de la 'Semana de la Movilidad Sostenible', el autor relata su experiencia de transitar diferentes trayectos del ‘Camino Inca’. Un legado de conocimientos sobre ingeniería agrícola, experiencias en el uso y aprovechamiento de plantas como fuentes de alimentos y medicamentos, y destrezas en el uso de materiales locales para la construcción de viviendas.