‘La acuicultura es el sector agroalimentario de más rápido crecimiento a nivel mundial’

Lo más leído

Columna semanal

La bioeconomía como modelo de desarrollo industrial sostenible

El enfoque de la bioeconomía se ha instalado como una de la formas más eficaces para contrarrestar los efectos del calentamiento global, causante del cambio climático, y a la vez, contribuir al desarrollo de las naciones. Fundamentalmente, en aquellas donde la agricultura y sus encadenamientos productivos están más desarrollados.
 
 

La acuicultura es el sector agroalimentario de más rápido crecimiento a nivel mundial y existe un enorme potencial para una expansión adicional en Asia, África, América Latina y el Caribe, dijo Qu Dongyu, director general de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

Habló el día de la inauguración de la Conferencia Global sobre Acuicultura Millenium + 20 en Shanghai, China. «La acuicultura está desempeñando un papel crucial en la producción mundial de alimentos, pero  aún se necesita más innovación para garantizar un crecimiento equitativo y sostenible», destacó.

Acuicultura para la alimentación y el desarrollo sostenible

La conferencia, que adoptó el tema «Acuicultura para la alimentación y el desarrollo sostenible», es la cuarta que se celebra y está organizada por la FAO y el Ministerio de Agricultura y Asuntos Rurales de China, junto con la Red de Centros de Acuicultura en Asia-Pacífico (NACA).

La acuicultura es vital para alimentar a la creciente población mundial y la conferencia está considerando una variedad de temas y oportunidades que van desde la agricultura familiar tradicional en comunidades vulnerables hasta tecnología de punta. Los temas que se debatieron en la conferencia incluyeron: innovación, recursos genéticos, bioseguridad, dimensión social y humana, cadenas de valor y acceso al mercado.

La acuicultura ya representa más del 50% del consumo global de pescado

El consumo mundial de pescado ha aumentado en un 122% desde 1990 y la acuicultura representa ahora más del 50% del consumo actual de pescado. Se espera que esa cifra supere el 60% durante la próxima década. Sin embargo, los impactos de la crisis climática y la interrupción de la producción y el consumo causados ​​por la pandemia de COVID-19 han creado desafíos en la tasa de crecimiento y expansión del sector.

Lectura sugerida

La Declaración de Shanghai es un llamado a la acción que dará forma al futuro de la acuicultura y buscará optimizar la contribución del sector a los sistemas agroalimentarios globales en línea con la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de la ONU.

Qu enfatizó que la acuicultura juega un papel importante en el nuevo Marco Estratégico 2022-2031 de la FAO a través de su programa prioritario de Transformación Azul, con el objetivo de respaldar un crecimiento de la acuicultura mundial del 35% al ​​40% para 2030.

“El Marco Estratégico de la FAO se basa en los principios de los Cuatro Mejores: mejor producción, mejor nutrición, un mejor medio ambiente y una vida mejor para todos, sin dejar a nadie atrás”, dijo. «La Declaración de Shanghai es un llamado a la acción mundial».

La FAO reconoce la contribución de la acuicultura a la seguridad alimentaria, al brindar asistencia técnica a través de la implementación del Código de Conducta para la Pesca Responsable.

Lectura sugerida

Un instrumento clave que ha estado guiando los principios para la pesca y la acuicultura sostenibles en todo el mundo desde 1995. El Código busca desarrollar e implementar políticas y marcos legales eficientes que promuevan el desarrollo de la acuicultura sostenible y equitativa, especialmente en los países en desarrollo, con mejoras y beneficios socioeconómicos.

La FAO lleva a cabo una revisión global del estado de la acuicultura y, a solicitud de sus miembros, también está desarrollando Directrices para la Acuicultura Sostenible (GSA) para brindar orientación práctica a las autoridades gubernamentales y los formuladores de políticas en sus esfuerzos por promover el Código de Conducta para Pesca Responsable y avanzar en su capacidad en el desarrollo de sectores de acuicultura sostenible.

Inversiones con apoyo de FAO

La organización de la ONU también ha desarrollado proyectos innovadores para promover la acuicultura. Por ejemplo, la FAO se ha asociado con los Emiratos Árabes Unidos para desarrollar la incipiente industria acuícola del país. Con el apoyo técnico de la FAO, los EAU están invirtiendo en tecnologías modernas para construir una producción acuícola sostenible y rentable que mantendrá el suministro de pescado del país, mejorará su seguridad alimentaria y transformará su sistema agroalimentario.

Lectura sugerida

En respuesta a las crisis climáticas y los fenómenos meteorológicos extremos, la FAO está trabajando para apoyar los medios de vida y aumentar la resiliencia mediante la reconstrucción de la industria del camarón en República Dominica y en otros lugares a través de su proyecto de Adaptación al Cambio Climático de las Pesquerías del Caribe Oriental (CC4FISH).

El director general dijo que la acuicultura también podría desempeñar un papel clave en la Iniciativa Mano a Mano de la FAO para acelerar la transformación de los sistemas agroalimentarios. A través de la Asociación Mundial para el Avance de la Acuicultura Sostenible, la FAO está colaborando con la Academia China de Ciencias Pesqueras.

‘No dejar a nadie atrás’

Qu dijo en la conferencia que «La acuicultura ya juega un papel importante en ‘No dejar a nadie atrás’, lo que significa que todos nuestros esfuerzos y acciones deben centrarse en todos en todas partes, para acabar con el hambre y la pobreza».

El sector necesita adoptar un enfoque «holístico» con un enfoque en las personas y las comunidades, específicamente en las mujeres, los jóvenes, los ancianos y las comunidades indígenas que dependen de la acuicultura para su sustento, dijo.

 
 
 
 
 

Últimas Noticias

Una ‘caminata’ por los senderos de la bioeconomía ancestral

Con motivo de la celebración de la 'Semana de la Movilidad Sostenible', el autor relata su experiencia de transitar diferentes trayectos del ‘Camino Inca’. Un legado de conocimientos sobre ingeniería agrícola, experiencias en el uso y aprovechamiento de plantas como fuentes de alimentos y medicamentos, y destrezas en el uso de materiales locales para la construcción de viviendas.