¿Adiós a los cereales? Científicos chinos logran producir almidón a partir de CO2, pero sin fotosíntesis ni plantas

Lo más leído

Columna semanal

La bioeconomía como modelo de desarrollo industrial sostenible

El enfoque de la bioeconomía se ha instalado como una de la formas más eficaces para contrarrestar los efectos del calentamiento global, causante del cambio climático, y a la vez, contribuir al desarrollo de las naciones. Fundamentalmente, en aquellas donde la agricultura y sus encadenamientos productivos están más desarrollados.
 
 

Científicos chinos informaron que han descubierto la forma de obtener almidón a partir de la síntesis de dióxido de carbono (CO2). La nueva ruta permite cambiar el modo de producción de almidón de la siembra agrícola tradicional a la fabricación industrial, abriendo una nueva ruta técnica para sintetizar moléculas complejas a partir de CO2.

Los resultados relevantes se publicaron en Science el 24 de septiembre.

El almidón es el componente principal de los cereales, así como una importante materia prima industrial. En la actualidad, es producido principalmente por cultivos como el maíz mediante la fijación de CO2 a través de la fotosíntesis. Este proceso involucra alrededor de 60 reacciones bioquímicas, así como una compleja regulación fisiológica. La eficiencia de conversión de energía teórica de este proceso es solo de alrededor del 2%.

Se necesitan con urgencia estrategias para el suministro sostenible de almidón y el uso de CO2 para superar los principales desafíos de la humanidad, como la crisis alimentaria y el cambio climático. Diseñar rutas novedosas distintas de la fotosíntesis de las plantas para convertir el CO2 en almidón es una misión importante e innovadora y será una tecnología disruptiva significativa en el mundo actual.

La ruta del dióxido de carbono a almidón

Para abordar este problema, los científicos del Instituto de Biotecnología Industrial de Tianjin (TIB) de la Academia de Ciencias de China (CAS) diseñaron un sistema quimioenzimático, así como una ruta anabólica de almidón artificial que consta de solo 11 reacciones centrales para convertir el CO2 en almidón.

Lectura sugerida

Esta ruta se estableció mediante una estrategia de «bloques de construcción», en la que los investigadores integraron módulos catalíticos químicos y biológicos para utilizar energía de alta densidad y CO2 de alta concentración de una manera biotecnológicamente innovadora.

Los investigadores optimizaron sistemáticamente este sistema híbrido utilizando la segregación espacial y temporal al abordar cuestiones como la competencia del sustrato, la inhibición del producto y la adaptación termodinámica.

Más eficiente que las plantas

La ruta artificial puede producir almidón a partir de CO2 con una eficiencia 8,5 veces mayor que la biosíntesis del almidón en el maíz, lo que sugiere un gran paso para ir más allá de la naturaleza. Proporciona una nueva base científica para la creación de sistemas biológicos con funciones sin precedentes.

«De acuerdo con los parámetros técnicos actuales, la producción anual de almidón en un biorreactor de un metro cúbico teóricamente equivale al rendimiento anual de almidón de cultivar 1/3 de hectárea de maíz sin considerar el aporte de energía», dijo Cai Tao, autor principal de el estudio.

Este trabajo abriría una ventana para la fabricación industrial de almidón a partir de CO2.

¿Adiós a los cereales? Científicos chinos logran producir almidón a partir de CO2, pero sin fotosíntesis ni plantas_edited
Síntesis de almidón a través de la vía anabólica del almidón artificial (ASAP) a partir de dióxido de carbono. Crédito: TIBCAS

«Si el costo total del proceso se puede reducir a un nivel económicamente comparable con la siembra agrícola en el futuro, se espera que se ahorre más del 90% de la tierra cultivada y los recursos de agua dulce», dijo MA Yanhe, autor correspondiente del estudio.

Lectura sugerida

Además, también ayudaría a evitar el impacto ambiental negativo del uso de pesticidas y fertilizantes, mejoraría la seguridad alimentaria humana, facilitaría una bioeconomía neutra en carbono y, finalmente, promovería la formación de una sociedad de base biológica sostenible.

TIB se ha enfocado en la biosíntesis de almidón artificial y la utilización de CO2 desde 2015. Para llevar a cabo esta investigación científica y tecnológica orientada a la demanda, se han reunido todo tipo de recursos para la innovación y se ha reforzado la integración de «disciplina, tarea y plataforma» para lograr coordinación eficiente de los esfuerzos de investigación.

 
 
 
 
 

Últimas Noticias

Una ‘caminata’ por los senderos de la bioeconomía ancestral

Con motivo de la celebración de la 'Semana de la Movilidad Sostenible', el autor relata su experiencia de transitar diferentes trayectos del ‘Camino Inca’. Un legado de conocimientos sobre ingeniería agrícola, experiencias en el uso y aprovechamiento de plantas como fuentes de alimentos y medicamentos, y destrezas en el uso de materiales locales para la construcción de viviendas.