Diego Gandulfo, de UPL nos cuenta donde estamos parados en materia de bioinsumos agropecuarios

Lo más leído

Columna semanal

La bioeconomía como modelo de desarrollo industrial sostenible

El enfoque de la bioeconomía se ha instalado como una de la formas más eficaces para contrarrestar los efectos del calentamiento global, causante del cambio climático, y a la vez, contribuir al desarrollo de las naciones. Fundamentalmente, en aquellas donde la agricultura y sus encadenamientos productivos están más desarrollados.
 
 
 
 
Emiliano Huergo
Manager BioEcomomia
 

La agricultura es parte de la solución al problema del calentamiento global, a través de la fotosíntesis como proceso de captura de carbono y su almacenamiento en la biomasa vegetal o en el suelo.

La siembra directa, la rotación de cultivos, los cultivos de servicio y la integración entre agricultura y ganadería permiten un mayor secuestro de carbono. Los productores argentinos han sido pioneros en adoptar estas prácticas.

En los últimos meses, han surgido varias iniciativas para pagar a los productores por estos servicios ecosistémicos. A mayor secuestro, mayores ingresos. Entonces, reducir al máximo la huella de carbono pasa a ser fundamental. Y uno de los mayores aportes en la cuenta de emisiones lo tienen los insumos sintéticos.

Aquí es donde pegan con fuerzan los bioinsumos. Estos productos biológicos y por lo tanto renovables, tienen una muy baja huella de carbono y además, permiten dar un salto de productividad a la agricultura.

No es casual, que el mercado de los bioinsumos esté creciendo a un ritmo muy vertiginoso. Para conocer como está el mercado y las últimas novedades en estos productos, hemos invitado a BioEconomía TV a Diego Gandulfo, director de marketing de UPL Argentina. UPL es la compañía líder en comercialización de bioinsumos.

¡No te la pierdas!

 
 
 
 
 
 
 

Últimas Noticias

Una ‘caminata’ por los senderos de la bioeconomía ancestral

Con motivo de la celebración de la 'Semana de la Movilidad Sostenible', el autor relata su experiencia de transitar diferentes trayectos del ‘Camino Inca’. Un legado de conocimientos sobre ingeniería agrícola, experiencias en el uso y aprovechamiento de plantas como fuentes de alimentos y medicamentos, y destrezas en el uso de materiales locales para la construcción de viviendas.