BP invierte U$S 269 MM para expandir la producción de biocombustibles

Lo más leído

Columna semanal

La bioeconomía como modelo de desarrollo industrial sostenible

El enfoque de la bioeconomía se ha instalado como una de la formas más eficaces para contrarrestar los efectos del calentamiento global, causante del cambio climático, y a la vez, contribuir al desarrollo de las naciones. Fundamentalmente, en aquellas donde la agricultura y sus encadenamientos productivos están más desarrollados.
 
 

La compañía energética de origen británico, BP anunció que invertirá U$S 269 millones para expandir la producción de biocombustibles en su ex-refinería de petróleo Cherry Point, ubicada en el condado de Whatcom, en el estado de Washington, EEUU.

Según la empresa, las obras permitirán producir más combustible diésel renovable, reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en aproximadamente un 7%.

El anuncio de la inversión se produce cuando BP, una de las compañías petroleras más grandes del mundo, ha estado bajo un escrutinio cada vez mayor por su papel histórico en la producción, refinación y comercialización de combustibles fósiles que impulsan el cambio climático.

BP ha lanzado un esfuerzo para reducir las emisiones corporativas de efecto invernadero a cero para 2050 y lograr una reducción del 50% en la intensidad de carbono de los productos de BP para esa fecha.

Cherry Point es la refinería de petróleo más grande del estado y en 2019 fue la segunda instalación que más emisiones de gases de efecto invernadero produjo, sólo superada por la central de carbón TransAlta en Centralia.

Lectura sugerida

La inversión en Cherry Point se canalizará en tres proyectos que crearán 300 puestos de trabajo temporales durante los próximos tres años, según el comunicado de la compañía.

BP y las inversiones para reducir emisiones

U$S 169 millones se destinarán a mejorar la eficiencia del hidrocracker de la refinería, donde los aceites se procesan en gasolina, diésel y combustible para aviones. El proyecto reducirá el consumo de hidrógeno, que por ahora se produce a partir de gas natural, y también reducirá el consumo de energía térmica que generan emisiones de carbono.

U$S 55 millones serán invertidos en mejorar el sistema de agua de enfriamiento. Esto permitirá que la refinería genere menos hidrocarburos livianos que producen emisiones de carbono a medida que se queman en calentadores y calderas.

Los U$S 45 millones restantes se destinará a expandir en más del doble la capacidad de producción de diésel renovable de Cherry Point, que convierte el sebo vacuno y el aceite vegetal en combustibles que pueden sustituir al diésel elaborado a partir de petróleo crudo. La capacidad de producción de diésel renovable aumentaría a 2,6 millones de barriles anuales (415.000 metros cúbicos).

Una vez que las obras estén concluidas, la compañía estima que podrá reducir las emisiones de carbono de la producción de diésel en la refinería en 400.000 a 600.000 toneladas anuales. «La cantidad de diésel renovable que producimos día tras día depende del mercado», dijo Tom Wolf, gerente de relaciones gubernamentales senior de BP para el oeste de EEUU.

Leyes que impulsan el consumo de biocombustibles

BP comenzó a producir diésel renovable en 2018, y la producción ahora se dirige al sur de Oregón y California, donde las leyes estatales requieren que los comercializadores, incluido BP, reduzcan las emisiones de carbono de sus productos.

Lectura sugerida

La Legislatura de Washington a principios de este año aprobó una legislación sobre combustibles limpios que establece un calendario para reducir las emisiones de carbono de la flota de transporte. Se espera que esa ley, una vez que entre en vigencia en 2023, dé como resultado que parte del diésel renovable producido en Cherry Point se comercialice dentro del estado Washington.

La legislación sobre combustibles limpios le da a BP un ​​incentivo financiero para mejorar las operaciones de Cherry Point. Una sección de la ley permite a BP obtener créditos para gastos en refinerías, que luego podrían comercializarse a otros productores de combustible que necesiten reducir las emisiones de carbono.

La Legislatura estatal a principios de este año también aprobó la Ley de Compromiso Climático que requerirá una reducción constante de las emisiones de gases de efecto invernadero en todo el estado con la intención de reducirlas a cero neto para 2050. Los principales contaminadores de gases de efecto invernadero tendrán que reducir estas emisiones o comprar asignaciones. Pero bajo una sección de la ley, BP y otras refinerías de crudo están designadas como “industrias expuestas al comercio” y recibirán algunas asignaciones de contaminación de forma gratuita, lo que las ayudaría a aislarse de los costos financieros del cumplimiento.

Wolf dijo que las inversiones en Cherry Point podrían ayudar a BP a adelantarse a su reducción de carbono y permitirle a la empresa realizar operaciones bancarias, intercambiar o vender derechos de emisión. “La Ley de Compromiso Climático nos recompensa por eso. Entonces, no es solo un palo. También es una zanahoria, dijo Wolf.

«Estábamos haciendo esto de todos modos … pero no hay duda de que (la legislación) lo hace aún mejor».

 
 
 
 
 

Últimas Noticias

Una ‘caminata’ por los senderos de la bioeconomía ancestral

Con motivo de la celebración de la 'Semana de la Movilidad Sostenible', el autor relata su experiencia de transitar diferentes trayectos del ‘Camino Inca’. Un legado de conocimientos sobre ingeniería agrícola, experiencias en el uso y aprovechamiento de plantas como fuentes de alimentos y medicamentos, y destrezas en el uso de materiales locales para la construcción de viviendas.