Palpitando la COP26 ¿La cumbre climática más importante de la historia?

Lo más leído

 
 
Emiliano Huergo
Manager BioEcomomia

Hoy comienza en Glasgow  la 26 Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26) y las expectativas por escuchar a los líderes mundiales son enormes.

En la COP21 de 2015 en París, las naciones acordaron mantener la temperatura media del planeta «muy por debajo de los 2°C» respecto a los niveles preindustriales y hacer el mayor esfuerzo posible para limitar el incremento a 1,5°C.

Sin embargo, los compromisos asumidos por los gobiernos en París no eran suficientes, siquiera, para mantener el incremento de la temperatura por debajo de los 3°C, lo cual si llega a ocurrir podría ser desbastador para planeta.

En la redacción del Acuerdo de París, como todos eran conscientes que las propuestas de reducción de emisiones eran muy pobres, se incorporó una cláusula que exige a los países a actualizar sus compromisos cada 5 años. Los primeros cinco años vencieron el 31 de diciembre pasado, pero debido a la pandemia, los líderes decidieron postergar en la COP25 desarrollada en Madrid para la Cumbre de Glasgow. Por eso tanta ansiedad. Y no solo mía, la previa estuvo un bastante agitada.

Lectura sugerida

La Organización de las Naciones Unidas acaba de presentar su informe ‘Brechas de Producción’ alertando que los gobiernos aún planean producir en 2030 una cantidad de combustibles fósiles más de dos veces mayor de lo que sería consistente con el objetivo de limitar el calentamiento global a 1,5°C, metiendo presión a los líderes de cada país para que establezcan objetivos más ambiciosos para 2030, y reforzar el compromiso para alcanzar la neutralidad en carbono para 2050.

Otro informe presentado esta semana por la ONG Transnational Institute (TNI) expone el incumplimiento de los grandes países a prestar asistencia a los países no desarrollados para avanzar hacía fuentes de energía renovables. El documento dice que, por el contrario, estos países que son los principales emisores de gases de efecto invernadero han destinado cifras ilimitadas a proteger sus fronteras de los inmigrantes, que huían de sus países debido a las catástrofes climáticas que los estaba azotando.

Lectura sugerida

El gran ausente a la cita será el presidente Cchino, Xi Jinping, que no sale de su país desde enero de 2020. China es el principal emisor de carbono. Otros grandes ausentes serán Arabia Saudita, Rusia, Australia, México y Brasil. Aún así, los líderes confían en que la Cumbre puede forjar una respuesta global a la emergencia climática. John Kerry, el enviado especial de EEUU dijo que la COP26 será «la línea de partida para el resto de la década”.

Lo bueno es que más allá de los compromisos que asuman los líderes políticos, los consumidores han tomado consciencia de esta crisis climática y están exigiendo a los fabricantes que sus productos sean respetuosos con el ambiente.

Las empresas tomaron nota de esto y están apostando a las industrias biológicas, es decir a la bioeconomía. Una gran noticia, porque además de hacer frente al cambio climático, trae aparejado enormes externalidades positivas como la creación de empleos de calidad en las regiones del interior productivo y el fortalecimiento de las economías regionales.

 
 
 
 

Últimas columnas

COP26: más cerca de los objetivos de París, los privados lideran y Argentina escondió su mejor versión

Las promesas de los líderes por primera vez nos ubican dentro de los objetivos del Acuerdo de París. Una descarbonización que viene liderada por los privados, que representa una oportunidad para Argentina, pero que necesita mostrar lo bueno que hace.