16.8 C
Buenos Aires
domingo, octubre 2, 2022
 

El cambio climático no es una ‘papa’

Lo más leído

 
00:16:20

Vistamos Alto Agrelo de Bodega Argento, la finca orgánica más grande de Argentina

Juan Pablo Murgia, enólogo jefe de Bodega Argento, explicó a BioEconomíaTV los detalles de cómo es el trabajo que vienen realizando en lo que ellos definieron como 'Agricultura Biosustentable': un concepto sobre el que se basa su iniciativa 'MatrizViva' que tiene como objetivo mejorar las las condiciones para la producción de vinos manteniendo una convivencia armónica con el ecosistema de la región.
 
 

Los investigadores de la Universidad de Maine (UMaine) están tratando de producir papas que puedan resistir mejor las temperaturas cálidas a medida que se intensifican los efectos del cambio climático.

Las temperaturas más cálidas y una temporada de crecimiento más prolongada, que se prevé que ocurra a futuro, podrían causar problemas de calidad y enfermedades, dijo Gregory Porter, profesor de ecología y manejo de cultivos, al Bangor Daily News.

«Las predicciones para el cambio climático son eventos de lluvias más intensas y las papas no toleran las inundaciones o las condiciones húmedas por mucho tiempo sin tener problemas de calidad», dijo Porter. «Si queremos que las papas se sigan produciendo con éxito en Maine, tenemos que poder producir variedades que puedan ser resistentes al cambio».

En todo el mundo, se están realizando investigaciones destinadas a mitigar los daños a los cultivos. Un estudio de la NASA publicado este mes sugirió que el cambio climático puede afectar la producción de maíz y trigo, y se proyecta que los rendimientos de maíz disminuirán mientras que el trigo podría ver un crecimiento potencial, tan pronto como en 2030 en un escenario de altas emisiones de gases de efecto invernadero.

Lectura sugerida

El cultivo de papa en Maine es una industria en auge de la mano de su variedad de papa insignia de doble propósito, la caribou russet. Esta viedad, que fue desarrollado por investigadores de UMaine, ofrece sabores clásicos y se comporta muy bien en secano y muy tolerante al calor y la sequía. Pero Porter teme que incluso esta variedad pueda ser tan tolerante al calor como será necesario para resistir los efectos futuros del cambio climático.

Las plagas son otro factor. El escarabajo de la papa y los pulgones que propagan enfermedades han florecido con el clima cambiante, dijo Jim Dill, especialista en manejo de plagas de la Extensión Cooperativa de la Universidad de Maine.

Lectura sugerida

La reproducción de cambios aparentemente pequeños, como hojas más peludas, que dificultan que los insectos se muevan por la planta, puede reducir la destrucción de las plagas y también la necesidad de pesticidas, destacó.

Porter dijo que mejorar estas características en papas es un largo proceso de polinización cruzada de diferentes variedades, que está bien encaminado y se encuentran en una fase de prueba de investigación en este momento en distintos lugares de todo Estados Unidos. En Virginia, Carolina del Norte y Florida están probando variedades de papas tolerantes al estrés por altas temperaturas.

«Se necesitan 10 años de selección después de la polinización cruzada inicial, y podrían pasar de dos a cinco años antes de que se haya llevado a cabo una evaluación comercial suficiente para lanzar una nueva variedad de papa», dijo Porter.

 
 
 
 
 
 
 

Últimas Noticias

Iberdrola pone en marcha la primera planta agrovoltaica inteligente de España

La instalación contribuirá a mejorar la calidad de la uva, permitirá un uso más eficiente del terreno, reducirá el consumo de agua de riego y mejorará la resistencia de este cultivo a las condiciones climáticas, ante el aumento de las temperaturas y las cada vez más frecuentes olas de calor.