EEUU: nuevo etiquetado de alimentos que contienen OGM despierta críticas de todos los sectores

Lo más leído

Columna semanal

COP26: más cerca de los objetivos de París, los privados lideran y Argentina escondió su mejor versión

Las promesas de los líderes por primera vez nos ubican dentro de los objetivos del Acuerdo de París. Una descarbonización que viene liderada por los privados, que representa una oportunidad para Argentina, pero que necesita mostrar lo bueno que hace.
 
 

Desde el primero de enero de este año, todos los alimentos comercializados en EEUU que contienen ingredientes modificados genéticamente (GE) u organismos modificados genéticamente (OGM),  deben contar con una leyenda en su envase que diga «bioengineered», que se traduce como elaborado con ‘bioingeniería’.

La medida, que ha buscado unificar todas las normativas estatales de etiquetado, ha despertado críticas de prácticamente todos los sectores, desde organismos que nuclean a consumidores hasta la misma industria alimenticia.

De acuerdo a la normativa, un número de teléfono o un código QR en el empaque también puede dirigir a los consumidores hacia más información, una decisión que, según algunos, discrimina a las personas que no tienen acceso a un teléfono celular o teléfono inteligente.

El USDA ha dicho que el cambio «evita un mosaico de regulaciones estatales de etiquetado» para proporcionar un estándar nacional para las etiquetas que alguna vez se establecieron estado por estado. Pero los críticos dicen que el término podría crear confusión entre los consumidores.

Lectura sugerida

La nueva reglamentación alcanza también a los fabricantes de suplementos dietéticos pero exime a los restaurantes y otros establecimientos de servicio de alimentos.

Las empresas de alimentos dicen que el momento es terrible. Instituir este cambio en medio de una pandemia y una crisis de la cadena de suministro supone una carga indebida para una industria que ya se tambalea, según grupos comerciales de empresas y fabricantes de alimentos.

Betsy Booren, vicepresidenta senior del grupo comercial Consumer Brands Association, dijo que si bien la organización apoya un marco uniforme para la divulgación de alimentos modificados, ha instado a los funcionarios del gobierno a pausar temporalmente las nuevas reglas.

Lectura sugerida

Por su parte, Gregory Jaffe, director del proyecto de biotecnología del Centro para la Ciencia en el Interés Público dijo que “La peor parte de esta ley es el uso del término ‘bioingeniería’ porque ese no es un término con el que la mayoría de los consumidores estén familiarizados”.

El Centro para la Seguridad Alimentaria también ha criticado las reglas, diciendo que dejará la mayoría de los alimentos genéticamente modificados sin etiquetar.

“Los consumidores se quedan sin saber si no está presente o si una empresa de alimentos simplemente decidió no revelarlo”, dijo al Peter Lurie, presidente del Centro para la Ciencia en el Interés Público.

Específicamente, el USDA establece un umbral de exención en el 5 por ciento de los ingredientes modificados genéticamente «no intencionados».

 
 
 
 
 

Últimas Noticias

Pronostican que el mercado de productos biológicos para cultivos alcance un valor de U$S 18.500 MM para 2026, pero los productos químicos también seguirán...

Son los hallazgos de dos informes recientes sobre la industria de protección de cultivos publicados por la firma de investigación de mercado Research and Markets.