Home Medio Ambiente FAO lanzó una guía para monitorear la sostenibilidad de la bioeconomía

FAO lanzó una guía para monitorear la sostenibilidad de la bioeconomía

FAO lanzó una guía para monitorear la sostenibilidad de la bioeconomía

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y el Centro Común de Investigación de la Comisión Europea (JRC) lanzaron una nueva e importante publicación sobre bioeconomía destinada a los responsables políticos de los países y las macrorregiones.

El documento, que fue encargado por el Foro Internacional de Bioeconomía (IBF), busca servir como una guía orientativa para el seguimiento de la sostenibilidad de la bioeconomía a nivel de país o macrorregional. La publicación describe por primera vez en pasos fáciles de seguir, cómo los países y las macrorregiones pueden monitorear la sostenibilidad junto con sus estrategias y políticas de bioeconomía.

La FAO define a la bioeconomía como la producción, utilización, conservación y regeneración de los recursos biológicos, incluidos los conocimientos, la ciencia, la tecnología y la innovación relacionados, para proporcionar soluciones sostenibles (información, productos, procesos y servicios) dentro y entre todos los sectores económicos y permitir una transformación hacia una economía sostenible.

La bioeconomía, según la FAO, abarca a los sectores de producción primaria (producción agrícola y ganadera, silvicultura, pesca y acuicultura) y los ecosistemas que suministran las materias primas y los servicios a estos sectores. También comprende sectores de producción secundarios, como las industrias de elaboración y procesamiento de alimentos; y sectores terciarios (servicios), como la investigación y la innovación, el sector minorista, la industria de servicios alimentarios y la gestión de residuos.

El organismo aclara que la composición exacta de la bioeconomía depende del contexto de cada país o macrorregión y describe que hay más de 60 países o regiones con estrategias relacionadas con la bioeconomía y que ese número va en aumento.

Según la FAO, el paso a un modelo económico impulsado por recursos y procesos biológicos en lugar de fósiles implica compensaciones y riesgos, así como oportunidades. Cuando existen compensaciones entre diferentes objetivos de sostenibilidad, es importante comprender cuáles son las implicaciones de elegir una opción sobre otra. Un sistema eficaz de seguimiento de la bioeconomía ayuda a lograr esto mediante la evaluación del desempeño y el progreso de la bioeconomía a través de una serie de indicadores que cubren todas las dimensiones de la sostenibilidad de manera equilibrada.

El nuevo documento de orientación se suma a la creciente literatura en esta área y complementa otras publicaciones recientes, como Principios y criterios aspiracionales para una bioeconomía sostenible desarrollada por el Grupo de trabajo internacional sobre bioeconomía sostenible dirigido por la FAO.

Anne Bogdanski, Oficial de Recursos Naturales para Bioeconomía Sostenible y Circular en la FAO, dio la bienvenida a la publicación y destacó «la importancia de sopesar cuidadosamente los beneficios y los riesgos de las biotecnologías tradicionales y emergentes, como las proteínas alternativas, las aplicaciones de microbiomas y las alternativas de base biológica a los plásticos».

Bogdanski hizo hincapié en que la bioeconomía, un modelo económico que se construye en torno a los recursos biológicos en combinación con las biociencias tradicionales y modernas, “no necesariamente garantiza la sostenibilidad, a menos que el modelo esté respaldado por buenas políticas, prácticas y tecnologías”.

Además, la funcionaria de la FAO dio la bienvenida al creciente número de entidades e iniciativas públicas y privadas que están implementando o explorando sistemas de monitoreo de bioeconomía, incluida la UE y algunos de sus países miembros como Alemania y Finlandia y otros como Uruguay, Costa Rica, Malasia y la Comunidad de África Oriental, así como también la iniciativa conjunta entre la UE y el Consorcio de Bioindustrias ‘Circular Bio-based Europe Joint Undertaking’.

Nicolas Robert, del JRC, señaló que “un sistema de seguimiento de la bioeconomía es una herramienta para apoyar las decisiones. Incorpora una gran parte del conocimiento científico y experto, pero también debe ser adecuado para su propósito, comprensible y aceptado por la comunidad. Es por eso que la participación de las partes interesadas es tan importante desde el principio”.

Descargar documento en inglés
Salir de la versión móvil