13.1 C
Buenos Aires
miércoles, septiembre 28, 2022
 

California: el fin de la era del petróleo despierta el interés por nuevos cultivos

Lo más leído

 
00:24:00

Lino Barañao explora las oportunidades que ofrece la agricultura periurbana

Durante los últimos meses, se ha intensificado el debate sobre las denominadas ‘franjas verdes’, una superficie delimitada alrededor de los cascos urbanos donde se restringe la aplicación de fitosanitarios.
 
 

Las estrictas políticas ambientales que aplica el estado de California están acelerando el fin de la era del petróleo. Muchas de las viejas refinerías en el oeste de EEUU se están reconvirtiendo para procesar aceites vegetales con el fin de producir biocombustibles, tanto para el transporte por carretera y aerocomercial, y en menor medida, para abastecer los buques marítimos.

Si bien las empresas propietarias de estas ahora ‘biorrefinerías’ prefieren procesar los aceites de cocina recuperados, el volumen disponible no es suficiente para abastecer la demanda y deben recurrir a aceites vírgenes.

Este nuevo escenario está motivando a que algunas compañías petroleras busquen acuerdos asociativos con los grandes procesadores de granos para la construcción de nuevas instalaciones de crushing y poder garantizarse a futuro el abastecimiento de aceite. En cambio otras, están apostando al desarrollo de nuevos cultivos con alto contenido de aceite, como el carraspique o la carinata que ha desembarcado en nuestra región hace un par de años.

En esta línea, Global Clean Energy Holdings, Inc. (GCE), una empresa de combustibles renovables integrada verticalmente, anunció que adquirió Camelina Company España SL (CCE), la mayor compañía de Europa en genética de camelina.

La camelina es una oleaginosa de la familia de las brassicas que contiene aproximadamente 40% de aceite. Su elevado contenido de ácido erúsico hace que no sea comestible por los humanos y pueda ser considerada como una materia prima apta para producir biocombustibles avanzados.

Lectura sugerida

CCE lleva más de 10 años de desarrollo de propiedad intelectual (PI) en camelina para apoyar una cadena de valor sostenible de biocombustibles. La propiedad intelectual de CCE incluye genética superior, capacidades de mejoramiento, semillas de siembra de alta calidad, investigación agronómica avanzada y conocimientos para respaldar el cultivo de camelina por parte de agricultores contratados.

CCE, junto con Sustainable Oils, Inc. (SusOils), una subsidiaria de propiedad total de GCE, dijo que buscará mejorar aún más la cartera de genética de camelina de la compañía.

CCE y SusOils han estado colaborando durante algún tiempo para expandir y armonizar sus actividades colectivas de investigación y desarrollo. GCE dijo que las capacidades combinadas acelerarán el desarrollo de germoplasma patentado y variedades de camelina que proporcionarán a los productores de camelina por contrato de terceros en América del Norte, Europa Occidental y América del Sur oportunidades de ingresos adicionales al aumentar de manera sostenible sus opciones de rotación de cultivos.

Lectura sugerida

«La incorporación de CCE a nuestra familia de empresas y su sinergia con SusOils avanza aún más en nuestro objetivo de aumentar el valor comercial de la camelina a través de una mejor agronomía y genética de plantas», dijo Richard Palmer, presidente y director ejecutivo de GCE.

“Juntos, CCE y SusOils se basarán en nuestras décadas combinadas de actividades de investigación y desarrollo de camelina que se centran en mejorar el rendimiento, reducir el tiempo de crecimiento, modificar la química del aceite vegetal para mejorar la eficiencia de la biorrefinería y mejorar las cualidades de alimentación del ganado de la harina de camelina», agregó el ejecutivo.

“Esta adquisición demuestra nuestro compromiso continuo de invertir tanto a nivel nacional como internacional en la ciencia, la infraestructura y la educación de los agricultores necesarias para ofrecer materias primas de camelina de alta calidad para satisfacer la creciente demanda mundial de diésel renovable y combustibles de aviación sostenibles sin desplazar los cultivos alimentarios ni afectar la seguridad alimentaria. Esta adquisición proporciona una plataforma de lanzamiento establecida para nuestra rápida expansión en Europa y América del Sur”, destacó Palmer.

Lectura sugerida

Establecido en 2010, CCE es el mayor innovador de cultivos de camelina y productor de semillas de Europa. En 2013, fue la primera empresa global en recibir una certificación de sustentabilidad de la Mesa Redonda sobre Biomateriales Sustentables (RSB), un estándar de sustentabilidad global y un sistema de certificación para la producción de biocombustibles y biomateriales.

La empresa tiene una amplia experiencia en la producción de camelina a lo largo de toda la cadena de valor, habiendo suministrado aceite de camelina sostenible y certificado para la producción de biocombustibles de aviación, así como harina de camelina, una fuente de proteínas de origen vegetal de alta calidad para la industria de alimentos para ganado. La empresa mantiene un programa continuo de fitomejoramiento con más de 600 líneas de germoplasma de camelina y posee nueve variedades patentadas de camelina.

El desarrollo de la camelina es una parte esencial del plan de materias primas para la estrategia integrada de la granja a los combustibles de GCE. A comienzos de 2022, GCE estará comenzando la producción de diésel renovable en Bakersfield, California, en una vieja refinería de petróleo adquirida el año pasado y reconvertida para procesar aceites vegetales. GCE suministrará a ExxonMobil hasta 830 millones de litros anuales de diésel renovable en virtud de un par de acuerdos de compra a largo plazo.

 
 
 
 
 
 
 

Últimas Noticias

Es hora de cobrar el verdadero costo de los combustibles fósiles

Escriben Robert “Bob” Taylor - periodista especializado en medio ambiente y ex analista económico de Shell - y Craig B. Smith, ingeniero especializado en eficiencia energética y cambio climático. Ambos fueron autores del libro "Alcanzar el cero neto: lo que se necesita para resolver la crisis climática global", publicado en 2021.