Turquía inaugura la primera biorrefinería de algas carbono negativo

Lo más leído

Columna semanal

COP26: más cerca de los objetivos de París, los privados lideran y Argentina escondió su mejor versión

Las promesas de los líderes por primera vez nos ubican dentro de los objetivos del Acuerdo de París. Una descarbonización que viene liderada por los privados, que representa una oportunidad para Argentina, pero que necesita mostrar lo bueno que hace.
 
 

La primera y única biorrefinería con emisiones de carbono negativas de Europa acaba de inaugurarse en Estambul, Tuquía. La instalación de 2.500 metros cuadrados producirá biocombustible para aviones utilizando algas como materia prima y capturará 1.200 toneladas de dióxido de carbono al año.

El Ministro de Industria y Tecnología de Turquía, Mustafa Varank dijo que quiere que Turkish Airlines realice su primer vuelo con el biocombustible producido en la biorrefinería a fines de 2022.

La instalación está ubicada dentro del campus de la Universidad de Boğaziçi. Las algas se cultivan en una granja marina en el Mar Negro adyacente al complejo. Todo el procesamiento de algas ocurre en el predio.

La biorrefinería cuenta con una unidad de filtración y pasteurización, una unidad de desalinización y un digestor anaeróbico.

Además del biocombustible, la instalación puede transformar las algas en suplementos alimenticios para humanos, productos farmacéuticos y alimentos para animales. Los subproductos de estos procesos de fabricación se pueden convertir en biofertilizante y biogás.

Lectura sugerida

La refinería es parte del proyecto Concepto de Biorrefinería Integrada para el Desarrollo Impulsado por la Bioeconomía de Turquía, que comenzó en 2019. El proyecto tiene como objetivo desarrollar productos de algas que puedan liberar a Turquía de la dependencia de los combustibles fósiles. Cuenta con el apoyo del Instrumento de la UE para el Programa de Ayuda Preadhesión (IPA). El ochenta y cinco por ciento del presupuesto de 6 millones de euros del proyecto proviene de la UE. El resto es aportado por el Ministerio de Industria y Tecnología de Turquía.

Las consideraciones geopolíticas y de seguridad han jugado un papel importante en llevar a Turquía a la vanguardia de la bioinnovación europea. El grupo de expertos del Centro de Estudios de Economía y Política Exterior identificó las importaciones de combustibles fósiles como la mayor vulnerabilidad de Turquía durante la década de 2010. Las importaciones turcas de gas fósil dependen en gran medida de Rusia. Las relaciones entre estos pesos pesados ​​regionales se han tensado durante los últimos diez años, particularmente por sus intereses estratégicos en la Guerra Civil Siria.

Lectura sugerida

La relación económica de Turquía con la UE también ha impulsado iniciativas recientes de sostenibilidad. En octubre de 2021, finalmente ratificó el Acuerdo de París de 2015. En agosto de 2021 preparó su primer plan de acción para el Green Deal. Allí se detalla una hoja de ruta para la transición verde de Turquía, incluida la limitación de las emisiones de carbono, la instalación de una economía verde y circular, la provisión de financiación verde y el logro de un suministro de energía limpia.

La UE es el mayor socio comercial de Turquía y la reducción de las emisiones industriales será esencial para evitar los aranceles de exportación en virtud del impuesto al carbono planificado por la Comisión Europea.

 
 
 
 
 

Últimas Noticias

Pronostican que el mercado de productos biológicos para cultivos alcance un valor de U$S 18.500 MM para 2026, pero los productos químicos también seguirán...

Son los hallazgos de dos informes recientes sobre la industria de protección de cultivos publicados por la firma de investigación de mercado Research and Markets.