Raízen, el JV de Shell y Cosan, apunta fuerte al biometano en el transporte

Lo más leído

Columna semanal

00:16:34

Algunas reflexiones sobre la insólita e indignante crisis de gasoil y el aporte de las bioenergías

Durante años, los biocombustibles contribuyeron significativamente a la descarbonización del transporte y a la independencia energética del país, pero una mala Ley sancionada el año puso en riesgo estos logros.
 
 

Raízen, el joint venture entre la compañía agroindustrial Cosan y el gigante energético Shell, espera construir unidades de producción de biogás en sus 35 plantas de azúcar y etanol que posee en Brasil durante los próximos diez años, dijo el portal brasilero EPBR.

La expectativa de la empresa es que las plantas puedan producir 3 millones de metros cúbicos por día (m3/día) de biocombustible a partir de residuos de caña de azúcar, como vinaza y torta de filtración, un residuo conocido también como cachaza.

La idea es viabilizar los proyectos a través de la empresa mixta Raízen Geo Biogás SA, resultado de una sociedad entre la empresa del sector de etanol y Geo Biogás & Tech.

La directora ejecutiva de Raízen Geo Biogás, Raphaella Gomes, dijo que la estrategia de biogás de la empresa está enfocada en la producción de biometano para reemplazar los combustibles fósiles en industrias y vehículos. La compañía espera aprovechar la proximidad de las plantas de Raízen a los gasoductos para facilitar la monetización.

«Tenemos una visión clara de reemplazar el gas natural, el diesel y el GLP», dijo el ejecutivo a la agencia epbr , durante un evento promovido por Geo Biogás & Tech en Londrina (PR).

En abril, Raízen Geo Biogás anunció la construcción de su primera planta dedicada a la producción de biometano. Con inversiones de cerca de U$S 60 millones, la unidad será instalada junto al Parque de Bioenergía Costa Pinto, en Piracicaba (SP), donde Raízen ya opera su usina de etanol de segunda generación (2G).

Lectura sugerida

La apertura de la unidad de biometano está prevista para 2023. El proyecto tendrá una capacidad de producción de 26 millones de metros cúbicos de gas natural renovable al año. El volumen será vendido a Yara Brasil Fertilizantes y Volkswagen do Brasil, bajo contratos de largo plazo.

En 2020, Raízen Geo Biogás negoció su primera planta termoeléctrica de biogás en una subasta de energía. El emprendimiento, ubicado en Guariba (SP), es una de las mayores usinas de biogás del mundo, con 21 MW de capacidad instalada. “Comenzamos el viaje con energía eléctrica y ahora estamos analizando la producción de biometano”, dijo Raphaella Gomes.

El año pasado, durante la oferta pública inicial (IPO) de Raízen en B3, la empresa apuntó al biogás como una estrategia para descarbonizar su producción de etanol. La reducción de la huella de carbono en el ciclo de vida del etanol aumenta el puntaje de eficiencia de Renovabio y, en consecuencia, permite la emisión de más créditos de descarbonización (CBios).

Lectura sugerida

“La huella de carbono del etanol se reducirá con la implantación de nuevas soluciones, como el biogás, en otros parques bioenergéticos y con la optimización de la cadena productiva, pudiendo reducir hasta un 40% la huella de carbono del etanol de segunda generación” , informó Raízen a los inversionistas en el momento de la salida a bolsa.

EPBR dijo que Geo Biogás & Tech, en sociedad con otras empresas, espera construir otras 35 plantas de producción de biogás en esta década. El potencial de producción estimado por el presidente de la empresa, Alessandro Gardemann, es también de 3 millones de metros cúbicos diarios de biogás, si todos los proyectos se ponen en marcha.

Además de la unidad en Guariba (SP), junto a Raízen, Geo Biogás posee una unidad independiente en Tamboara, Paraná, y otra en sociedad con el Grupo Cocal —empresa que también actúa en el sector sucroalcoholero— en Narandiba (SP) .

“Estamos hablando con muchos ingenios. El objetivo es demostrar que estamos consolidados. Ahora toca replicar este modelo que hemos construido en más lugares”, dijo la ejecutivo a la agencia epbr.

Todavía hay un proyecto en curso en Indaiatuba (SP) y otro en Nova Olímpia (MT), en sociedad con la productora de caña de azúcar Uisa.

Lectura sugerida

La planta de Mato Grosso utilizará biogás para producir electricidad, en un proyecto capaz de generar 64.000 MWh por año. Además, Uisa pretende utilizar biofertilizantes en el cultivo de caña de azúcar y producir 10,2 millones de metros cúbicos al año de biometano. En una segunda etapa, el proyecto prevé la conversión de biogás en otros productos como amoníaco, metanol e hidrógeno verde.

Si bien el sector sucroalcoholero es el de mayor potencial para la producción de biogás en el país, Gardemann no descarta invertir en otros segmentos que generan residuos capaces de servir como materia prima para el gas renovable, como lodos cloacales y desechos ganaderos.

“También estamos mirando el saneamiento, pero principalmente en otras agroindustrias que tienen escala, como la porcicultura”, dijo.

 
 
 
 
 

Últimas Noticias

Bridgestone acuerda con la IndyCar la provisión de neumáticos fabricados caucho natural de guayule

El neumático de carrera Firestone Firehawk guayule se usará por primera vez durante el INDY 500 Pit Stop Challenge, una de las actividades previas a la mística competencia de las 500 millas de Indianápolis el próximo 27 de mayo, mientras que hará su debut en pista como neumático de carrera alternativo durante el Big Machine Music City Grand Prix a celebrarse entre el 5 y 7 de agosto en Nashville, Tennessee.