miércoles, julio 17, 2024
 

Reducir las emisiones contaminantes del aire salvaría 50.000 vidas en EEUU y ahorraría U$S 600 mil millones por año: estudio

Compartir

 
 

Eliminar las emisiones contaminantes del aire de las actividades relacionadas con la energía evitaría en Estados Unidos más de 50.000 muertes prematuras cada año y proporcionaría más de U$S 600.000 millones en beneficios cada año por enfermedades y muertes evitadas, según un nuevo estudio realizado por investigadores de la Universidad de Wisconsin-Madison.

Publicado en la revista GeoHealth, el estudio informa los beneficios para la salud de eliminar las partículas finas peligrosas liberadas en el aire durante la generación de electricidad, el transporte, las actividades industriales e intensivas en carbono como la calefacción y la cocina, que a la vez son también fuentes importantes de emisiones de dióxido de carbono que causan el cambio climático, ya que dependen predominantemente de la quema de combustibles fósiles como el carbón, el petróleo y el gas natural.

«Nuestro trabajo brinda una idea de la escala de los beneficios para la salud de la calidad del aire que podrían acompañar a la descarbonización profunda del sistema energético de EEUU», dijo Nick Mailloux, autor principal del estudio y egresado del Nelson de Estudios Ambientales de UW–Madison. «Cambiar a fuentes de energía limpia puede proporcionar un enorme beneficio para la salud pública a corto plazo y mitigar el cambio climático a largo plazo».

Trabajando con científicos especializados en calidad del aire y salud pública, Mailloux utilizó un modelo de la Agencia de Protección Ambiental de EEUU. (EPA) para determinar los beneficios para la salud de una reducción completa de las emisiones de partículas finas y de dióxido de azufre y óxidos de nitrógeno.

Lectura sugerida

Estos contaminantes contribuyen a problemas de salud como enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, cáncer de pulmón e infecciones de las vías respiratorias inferiores que pueden acortar drásticamente la esperanza de vida. Eliminar estos contaminantes salvaría alrededor de 53.200 vidas cada año en EEUU., proporcionando alrededor de U$S 608 mil millones en beneficios por los costos de atención médica evitados y la pérdida de vidas, según el análisis de los investigadores.

Los investigadores también estudiaron los efectos sobre la salud si las regiones del país actuaran de forma independiente para reducir las emisiones en lugar de actuar como parte de un esfuerzo nacional concertado. Los efectos pueden diferir ampliamente en diferentes regiones, en parte debido a las variaciones locales en el uso de energía.

El suroeste, una región que comprende Arizona, California y Nevada, retendría el 95 por ciento de los beneficios si se moviera solo para eliminar las emisiones de partículas finas.

«Sin embargo, en la región montañosa, la mayor parte del beneficio de la eliminación de emisiones se siente en otro lugar», dice Mailloux. «Solo el 32 por ciento del beneficio permanece en los estados de la región montañosa. Esto se debe en parte a que hay grandes centros urbanos en dirección hacía donde sopla el viento de la región montañosa que también se beneficiarían».

Cada región del país ve más beneficios de la acción a nivel nacional que de actuar por su cuenta para reducir las emisiones.

Lectura sugerida

«Las Grandes Llanuras, por ejemplo, obtienen más del doble de beneficios de los esfuerzos a nivel nacional que si actúan solos», dice Mailloux. «Cuanto más puedan los estados y las regiones coordinar sus esfuerzos de reducción de emisiones, mayor será el beneficio que nos pueden brindar a todos».

Los investigadores esperan que al describir los beneficios a corto plazo además de las amenazas de impactos climáticos más distantes, el nuevo estudio motive más acciones sobre el cambio climático.

«Nuestro análisis es oportuno, luego del informe del mes pasado del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático de la ONU que pidió una acción urgente para transformar la economía energética mundial», dijo Jonathan Patz, autor principal del estudio y profesor de UW-Madison en el Instituto Nelson y director del Departamento de Ciencias de la Salud de la Población. «Mi esperanza es que los hallazgos de nuestra investigación puedan estimular a los tomadores de decisiones a hacer frente al necesario alejamiento de los combustibles fósiles, cambiando su pensamiento de las cargas por los beneficios».

 
 
 

Lo más leído

 

Imperdible

Más noticias