Home Medio Ambiente América Latina impulsa mecanismos que pongan precio a las emisiones de carbono

América Latina impulsa mecanismos que pongan precio a las emisiones de carbono

América Latina impulsa mecanismos que pongan precio a las emisiones de carbono

América Latina está avanzando con los trabajos para crear mecanismos que pongan precio a las emisiones de carbono mientras los gobiernos se preparan para cumplir con sus contribuciones determinadas a nivel nacional (NDC) y para implementar el artículo 6 del acuerdo climático de París.

Los países de la región mostraron diferentes enfoques para fijar el precio del carbono en la reciente Semana del Clima de América Latina y el Caribe de la ONU en Santo Domingo. Según un informe de Argus, algunos de ellos han implementado un impuesto al carbono, mientras que otros han diseñado sistemas de comercio de emisiones (ETS). Pero el objetivo es el mismo: enfocarse en la adaptación y protección de sus ecosistemas.

“El artículo 6 sirve para promover la mitigación, la adaptación y el desarrollo sostenible”, dijo Karina Barrera, subsecretaria de cambio climático del Ministerio de Medio Ambiente, Agua y Transición Ecológica de Ecuador. «No estamos entre los mayores emisores de gases de efecto invernadero (GEI) en términos de energía, pero tenemos el potencial de serlo si deforestamos nuestros bosques», agregó.

Ecuador lanzó el año pasado su programa voluntario de carbono cero destinado a promover e incentivar a las empresas a implementar medidas y acciones para la cuantificación, reducción y neutralización de las emisiones de GEI. Las empresas que participan reciben algunos beneficios, incluidos incentivos fiscales.

Alrededor de 220 empresas se han unido al esquema, destacó Barrera, agregando que la presión local e internacional, como el plan de la UE para un mecanismo de ajuste fronterizo de carbono, y las restricciones comerciales han despertado el interés del sector privado. «Ahora estamos trabajando en una regulación para un mecanismo de compensación [de carbono]», agregó.

Panamá está adoptando un enfoque similar. El país lanzó el año pasado un programa voluntario llamado «reduce tu huella de carbono». Están registradas alrededor de 71 empresas, de las cuales 26 están midiendo su huella de carbono y 25 se han comprometido a ser carbono neutral al 2050, contó el coordinador de la plataforma nacional de transparencia climática en Panamá, Juan Lucero.

El programa es un primer paso hacia la construcción de un mercado nacional de carbono. “Esperamos crear demanda a través del programa voluntario que terminará siendo obligatorio”, agregó Lucero.

Un segundo paso es crear un grupo de proyectos ambientalmente amigables para generar compensaciones de carbono, seguido de la creación de una bolsa de carbono nacional, agrega Lucero.

Panamá está trabajando con el Banco Mundial en metodologías para que los proyectos puedan generar créditos de compensación de carbono, describe Lucero. “Estamos trabajando con diferentes registros, identificando qué metodología es más conveniente y adaptable, así como qué proyectos son factibles en Panamá”. El país se está enfocando en proyectos relacionados con la protección de bosques tropicales, agrosilvicultura, reforestación y electrificación rural, pero está abierto a evaluar otros proyectos en una etapa posterior, dijo el ejecutivo.

Uruguay lanzó este año un impuesto al carbono sobre las emisiones generadas por la combustión de gasolina. El nivel está fijado en 135 U$S/t CO2e, pero puede variar según el índice de precios al consumidor o los precios de la gasolina. El dinero recaudado se utilizará para promover políticas que ayuden a reducir las emisiones, impulsar la movilidad eléctrica o la adaptación de los ecosistemas.

Otros países que han gravado las emisiones de CO2 en la región son Argentina, Colombia y Chile, estos dos últimos considerando un ETS, así como Brasil, mientras que Perú está explorando opciones de fijación de precios del carbono, dice el Banco Mundial.

Salir de la versión móvil