sábado, febrero 24, 2024
 

Escalar la capacidad instalada y alianzas estratégicas: los planes del mayor productor de biopolímeros del mundo

Compartir

 
 

Braskem, la mayor productora de resinas de América y la principal productora de biopolímeros del mundo, anunció que ampliará su producción de I’m green TM; su línea de plásticos de base biológica elaborados con materias primas derivadas del cultivo sostenible de caña de azúcar.

La marca I’m green de Braskem está completamente dedicada a las soluciones de biopolímeros elaborados a partir de bioetanol de origen sostenible, mientras que la compañía ha lanzado recientemente la marca de polímeros Wenew enfocada en el reciclaje y otras soluciones circulares.

La multinacional de origen brasilero dijo que la inversión ejemplifica el compromiso de Braskem con la economía circular y su ambición de convertirse en carbono neutral para 2050, marcando un paso importante hacia un cambio global en toda la industria.

Braskem tiene una capacidad en Brasil para producir alrededor de 200.000 toneladas de biopolímeros por año, y el plan es llevarla en el corto plazo a 260.000 toneladas anuales. Para 2030, los planes de la compañía es escalar la cifra a un millón de toneladas.

Para alcanzar este objetivo, Braskem dijo que está invirtiendo un total de alrededor de U$S 60 millones en la expansión de sus capacidades de producción de biopolímeros I’m green TM en un 30%.

Lectura sugerida

La empresa también está examinando la posibilidad de construir una nueva fábrica de biopolímeros I’m green TM en Tailandia. Para este ambicioso proyecto, se ha asociado con SCG Chemicals, una empresa química líder en el país del sudeste asiático. Actualmente, los socios están trabajando juntos en estudios sobre la viabilidad y la ubicación óptima de una instalación de producción de este tipo. Ya se concluyó la confección del memorando de entendimiento (MOU) en 2021. «Esta cooperación por sí sola puede ayudar a duplicar la capacidad existente para los productos I’m green», dijo la compañía en un comunicado.

Además, existen numerosas colaboraciones en otras áreas, como la de Lummus Technology para la concesión de licencias de tecnologías de biopolímeros, lo que a su vez conduce a un mayor desarrollo de nuevos materiales de base biológica. Lummus es uno de los licenciantes líderes en el campo del etileno y ahora ha agregado la deshidratación de etanol a etileno a su cartera. Esta solución sostenible contribuirá significativamente a la transición hacia una economía circular neutra en carbono.

Otro paso significativo de Braskem hacia una economía circular baja en carbono es la creación de un joint-venture con el proveedor japonés Sojitz para producir bioMEG (monoetilenglicol) para PET y bioMPG (monopropilenglicol) para una variedad de aplicaciones, incluida la cosmética, que envía una señal clara en este sentido.

Compensación de emisiones en el transporte de productos

Según Braskem, las emisiones de alcance 3 (indirectas) son una de las más difíciles de abordar en la lucha contra la reducción de emisiones. Específicamente para las emisiones relacionadas con el transporte y la distribución, la tarea es aún más compleja, ya que no existen tecnologías escalables o alternativas de combustible «carbono neutral» a corto plazo ampliamente disponibles.

Lectura sugerida

Para enfrentar estos desafíos y brindar soluciones sostenibles a los socios de su cadena de suministro, la compañía dijo que ha comenzado a discutir con sus clientes y proveedores la compensación de las emisiones de gases de efecto invernadero de alcance 3 (categorías 4 y 9), a partir de la adquisición de bonos de carbono de proyectos de alta calidad certificados en el mercado voluntario internacional. Para ello, Braskem implementó una Mesa de Comercio de Carbono a principios de 2022, que apoyará a los equipos comerciales a nivel mundial en la oferta de soluciones para compensar las emisiones en el transporte de productos a los clientes.

«Como pionera en el uso de recursos sostenibles, Braskem tiene un objetivo por encima de todo: mostrar que la transformación es posible. No en vano fuimos calificados como ‘Mejor Empresa en Economía Circular’ por BloombergNEF. I’m green es más que una herramienta de diferenciación competitiva: la marca, como todas las demás iniciativas de sostenibilidad de Braskem, representa la transformación para producir un producto responsable para la sociedad», explicó Marco Jansen, Director de Negocios de Biopolímeros y Sostenibilidad EMEA.

Producción sostenible y gestión responsable

Brasken asegura que la producción de sus biopolímeros a partir de la caña de azúcar es respetuosa con el medio ambiente y conserva los recursos en todos los aspectos. Los proveedores cumplen con el programa de abastecimiento responsable de Braskem, que establece los estándares operativos esperados de los proveedores en su gestión de recursos humanos, medio ambiente, comunidades locales, calidad y eficiencia. Además, las áreas de cultivo están ubicadas lejos de los territorios sensibles a lo largo de la Amazonía y, por lo tanto, no representan una amenaza para la selva tropical.

Además, los cultivadores de caña de azúcar aseguran el máximo cumplimiento de las normas ambientales y sociales para que quede la menor cantidad posible de material residual, es decir, que todos los residuos de cosecha se reciclen en la medida de lo posible. El lema es: ‘nada debe tirarse, sino que todo debe transformarse en algo utilizable’.

 
 
 

Lo más leído

 

Imperdible

Más noticias