23.9 C
Buenos Aires
domingo, noviembre 27, 2022
 

Aseguran que el uso de biocombustibles en motores diésel garantiza la mayor reducción de emisiones en el sector del transporte

Lo más leído

 
00:22:24

Cristian Desmarchelier nos explica el potencial de la bioprospección en la región

Se entiende a la bioprospección como la búsqueda de moléculas que nos provee la naturaleza para industrias de altísimo valor agregado como la medicina, el cuidado personal, la belleza, entre muchas otras.
 
 

El uso de combustible diésel renovables (HVO) y biodiésel está proporcionando importantes reducciones de gases de efecto invernadero (GEI) y otras contaminantes en California, y brindando enormes oportunidades para descarbonizar el sector del transporte de cargas en Connecticut, Massachusetts, Nueva York, Nueva Jersey y seis otros estados del noreste.

“El mundo de hoy funciona con motores de combustión interna, y dos oportunidades para reducir significativamente los GEI y otras emisiones de esta gran población de vehículos son el uso de combustibles renovables con bajo contenido de carbono y la puesta en circulación de vehículos con tecnología más nueva, como lo demuestran los nuevos datos del inventario de GEI en California y un análisis reciente del sector de camiones en el noreste”, dijo Allen Schaeffer, director ejecutivo de Diesel Technology Forum, un grupo educativo sin fines de lucro.

Según el nuevo inventario de emisiones de GEI publicado por la Junta de Recursos del Aire de California (CARB), los combustibles renovables como el biodiésel y HVO eliminaron 15 millones de toneladas de CO2 en 2020, el equivalente a sacar de circulación a más de 3 millones de automóviles de pasajeros. El biodiésel y los combustibles diésel renovables representaron el 44 % de los créditos generados por el estándar de combustibles bajos en carbono de California en 2020 y constituyeron el 21 % de la reserva total de combustible diésel.

El análisis de las tendencias del inventario de emisiones de GEI de California del transporte y otros sectores muestra el impacto de la pandemia de COVID-19 durante los últimos dos años en prácticamente todos los sectores. También mostró que las emisiones de GEI del sector de la energía eléctrica (tanto generadas en el estado como importadas) en general son 2,4 veces mayores que las emisiones de GEI atribuidas al sector de diésel de servicio pesado (60 millones de toneladas métricas (MMT) frente a 25 MMT).

Lectura sugerida

“La naturaleza diversa y la importancia del desafío de reducir las emisiones globales de gases de efecto invernadero dictan que no es un problema único para todos, sino uno en el que se necesitarán muchas soluciones. Una política climática eficaz también es aquella que equilibra las estrategias a corto plazo para la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero junto con las inversiones en futuras soluciones de cero emisiones. Estados como Nueva York, que ahora están desarrollando su estrategia climática, deberían considerar los méritos de incluir incentivos y políticas para acelerar la rotación de los vehículos más antiguos y la introducción de combustible biodiésel renovable bajo en carbono como un enfoque complementario a sus disposiciones sobre vehículos de cero emisiones”, dijo Schaeffer.

Un estudio reciente que evaluó las opciones para las flotas de camiones comerciales en el corredor nororiental de EEUU, muy transitado, encontró que entre ahora y 2032 se podría lograr una reducción tres veces mayor en las emisiones de dióxido de carbono y al 25 % del costo acelerando la conversión de camiones más antiguos a nuevos modelos diésel de tecnología avanzada con la utilización de biodiesel y diésel renovables bajos en carbono en toda la flota en comparación con una estrategia de electrificación completa.

“Incluso bajo algunos de los pasos más agresivos para la transición a vehículos con cero emisiones, se espera que los camiones diésel continúen dominando el sector del transporte por más de una década, ya que el 80 % de las ventas de camiones para 2030 seguirán siendo diésel. Los camiones diésel comerciales nuevos y más eficientes en las carreteras de EEUU. desde 2007 ya han ahorrado más de 75 millones de metros cúbicos de combustible y eliminado más de 202 millones de toneladas de emisiones de gases de efecto invernadero (2007 y 2020). Estos camiones más eficientes habrán eliminado las mismas emisiones que sacar 43 millones de automóviles de la carretera durante un año”, dijo Schaeffer.

Lectura sugerida

El potencial de reducciones de carbono a gran escala de los motores eléctricos de batería, de pila de combustible y de combustión interna de hidrógeno en gran parte de la economía mundial depende de muchos factores. Si tiene éxito, todavía estará relativamente lejos y su impacto recién se notará en décadas. Es necesario un desarrollo considerable del suministro de combustible, las infraestructuras, los vehículos y las infraestructuras de soporte de equipos para que estas alternativas sean competitivas con el diésel.

A nivel mundial, uno de cada dos sectores económicos depende de la energía diésel. Camiones, trenes, autobuses, barcos de trabajo marinos, así como equipos agrícolas, forestales, mineros y de construcción dependen casi exclusivamente del diésel. Abordar los múltiples desafíos de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero requiere muchas soluciones. Ningún otro combustible o tecnología puede igualar la combinación de eficiencia energética, capacidad de trabajo, confiabilidad, durabilidad, operación económica y desempeño ambiental que el diésel ofrece en todos los rincones del mundo.

 
 
 
 
 
 
 

Últimas Noticias

A 15 años de la inauguración de la pastera de Fray Bentos, la cadena foresto-industrial argentina invita a reflexionar sobre las oportunidades que aún...

Según Confiar es posible constatar que los temores ambientales y de salud que se agitaron esos días fueron equivocados. La entidad dice que ha pasado un tren de desarrollo del sector que trajo inversiones en Chile, Brasil y Uruguay de alrededor de 30.000 millones de dólares.