sábado, junio 15, 2024
 

La petrolera polaca que se está convirtiendo en un ícono de la producción combinada de biocombustibles y químicos verdes

Compartir

 
 

ORLEN Południe, el brazo de biocombustibles de la empresa polaca de petróleo y gas PKN Orlen, ha concluido recientemente el primer año de operación de su planta BioPG, la cual convierte el glicerol, un subproducto de la producción de biodiesel, en propilenglicol renovable (BioPG) gracias al uso de la exclusiva tecnología G2PG desarrollada por Air Liquide Engineering & Construction.

La planta BioPG respalda el objetivo del Grupo ORLEN de lograr la neutralidad de carbono para 2050. Con una capacidad anual de 30.000 toneladas métricas, ORLEN Południe es el primer productor polaco de propilenglicol que tiene como objetivo cubrir el 75 por ciento de las necesidades del país en propilenglicol.

Ubicada en Trzebinia, al sur de Polonia, la biorrefinería BioPG de ORLEN Południe es la mayor de su tipo en Europa y ha abierto un área de negocio completamente nueva de productos biológicos que está permitiendo a la empresa aumentar aún más la creación de valor en su planta de biodiesel.

Lectura sugerida

El BioPG obtenido a partir de glicerina es de origen biológico y un producto altamente demandado para producir resinas de poliéster, poliuretanos, pinturas y anti-congelantes, solventes para la industria alimentaria, así como ingrediente en barras de desodorante y pasta de dientes. En comparación con el propilenglicol de origen fósil, el BioPG reduce la huella de CO2 en al menos un 60 por ciento, ofreciendo la misma calidad de producto.

En marzo de este año, ORLEN Południe anunció una inversión por 1.120 millones de PLN (251 millones de dólares/238 millones de euros) en la instalación de una biorrefinería para producir etanol celulósico. Se espera que la nueva instalación esté operativa en 2025 produciendo hasta 25.000 toneladas de bioetanol al año, una cantidad suficiente para repostar casi 13 millones de automóviles cuando se utiliza como un bioaditivo.

Lectura sugerida

Orlen había dicho que el proyecto fortalecerá la cooperación con los agricultores locales ya que el biocombustible se fabricará a partir de residuos de cultivos, principalmente paja de cereal. La demanda anual de biomasa se estima en unas 150.000 toneladas, equivalente a lo que se puede recuperar de 30.000 hectáreas de campo.

Además, la compañía está implementando una red de plantas de biometano en el marco de su programa para reemplazar hasta el 30% del consumo del país de gas natural con biogás.

 
 
 

Lo más leído

 

Imperdible

Más noticias