miércoles, febrero 28, 2024
 

¿Hipocresía Verde? Las inconsistencias de la UE para descarbonización del transporte

Compartir

 
 

La reciente introducción de normativas en la Unión Europea para impulsar la sostenibilidad en los sectores marítimo y de aviación ha prohibido el uso de biocombustibles basados en cultivos por razones de sostenibilidad. Sin embargo, estos mismos biocombustibles fueron reconocidos por la Comisión Europea el principal medio para descarbonizar el transporte por carretera.

Esta divergencia en el enfoque hacia la sostenibilidad de los biocombustibles de primera generación en la legislación de la UE ha generado críticas de la industria.

Un informe de la Comisión Europea que analiza el logro de los objetivos de energía renovable para 2020 reveló que el consumo de biodiesel y bioetanol ha aumentado desde 2016, siendo la bioenergía el principal medio para descarbonizar el sector de transporte de la UE en la actualidad.

«El consumo de biocombustibles basados en cultivos alimentarios y forrajes continúa representando una gran parte del consumo de energía renovable en el transporte, mientras que el consumo de biocombustibles avanzados fue menor pero aumentó significativamente en los últimos años», indica el informe. La alta contribución del biodiesel y el bioetanol a la reducción de emisiones en carreteras «ha llevado a un aumento en el consumo de biocombustibles», agrega.

Sin embargo, a pesar de que la legislación de la UE permite el uso de biocombustibles de primera generación para reemplazar la gasolina y el diésel en vehículos de carretera, tanto el bioetanol como el biodiesel se consideran similares a los combustibles fósiles en la legislación que regula los combustibles de aviación y marítimos.

Lectura sugerida

Craig Winneker, director de comunicaciones de la asociación comercial de biocombustibles ePURE, instó a un enfoque de política de la UE «más pragmático que dogmático».

«La revisión de la Directiva de Energías Renovables confirma la sostenibilidad de los biocombustibles basados en cultivos, incluido el etanol renovable, y otorga a los Estados miembros la flexibilidad para utilizarlos para alcanzar los objetivos de desfosilización del transporte», declaró a Euractiv. «Pero otras legislaciones de la UE en ‘Fit for 55’ marginan o incluso prohíben la contribución de estos biocombustibles sostenibles para alcanzar los objetivos climáticos», añadió, haciendo referencia al paquete de leyes climáticas de la UE.

La Directiva de Energías Renovables mantiene el límite

En la reciente revisión de la ley primaria que rige la energía verde en la UE, la Directiva de Energías Renovables, el límite de biocombustibles permanece sin cambios.

Al igual que en la versión anterior de la ley, la contribución de biocombustibles basados en cultivos para cumplir los objetivos de energía renovable en el transporte por carretera y ferrocarril está limitada al 7% del total. Los países tampoco pueden superar un aumento del 1% en comparación con los niveles de 2020.

La industria de biocombustibles ha señalado la falta de disposición de los responsables de políticas para reducir el límite del 7 como una confirmación de «la sostenibilidad y la importancia» de los biocombustibles basados en cultivos.

A pesar de una fuerte campaña de ONGs, la variedad de cultivos permitidos para biocombustibles basados en cultivos sigue sin cambios. En la actualidad, solo el aceite de palma está programado para ser eliminado como fuente de combustible para 2030. En la antesala de la revisión de la Directiva de Energías Renovables, las ONGs lanzaron una campaña para incluir la soja en la lista de cultivos restringidos, argumentando que contribuye a la deforestación en América Latina.

Lectura sugerida

Sin embargo, el umbral en el que se considera que un cultivo contribuye abiertamente a la deforestación en el extranjero (conocido como cambio indirecto del uso de la tierra, o ILUC) no se redujo, lo que significa que la soja sigue por debajo del nivel que requeriría que la industria de biocombustibles la elimine.

Esta aprobación de la UE para el uso de biocombustibles basados en cultivos en la Directiva de Energías Renovables entra en conflicto con el enfoque de la Comisión en ReFuelEU Aviation y FuelEU Maritime, dos regulaciones emblemáticas para aumentar la cantidad de combustibles verdes en aviones y barcos.

Bajo ambas leyes, se considera que los llamados biocombustibles avanzados, hechos de residuos y materiales de desecho, así como los combustibles sintéticos basados en hidrógeno, son combustibles verdes.

Al justificar el rechazo de los biocombustibles de aviación basados en cultivos alimentarios y forrajes, el texto de ReFuelEU Aviation cita «razones de sostenibilidad», señalando que más del 99% de los combustibles de aviación utilizados actualmente son de origen fósil, lo que significa que hay poca demanda de biocombustibles basados en cultivos en la actualidad. «Por lo tanto, es apropiado evitar la creación de una demanda potencialmente grande de biocombustibles basados en cultivos alimentarios y forrajes promoviendo su uso bajo esta regulación», establece la legislación.

La regulación FuelEU Maritime repite los mismos argumentos que su contraparte de aviación para justificar la exclusión de biocombustibles basados en cultivos, añadiendo que también es una preocupación la competencia con el transporte por carretera.

Winneker cuestionó por qué diferentes leyes «no tratan los biocombustibles de manera consistente».

Lectura sugerida

«En algunos casos, los biocombustibles son simplemente discriminados, incluso cuando podrían contribuir en gran medida a la descarbonización», afirmó, y contrastó la postura europea más restrictiva con un enfoque más abierto en otras partes del mundo. «Las consecuencias son graves, ya que la UE está dificultando la consecución de objetivos ambiciosos de reducción de gases de efecto invernadero», concluyó.

Desmitificando la controversia

La producción de biocombustibles y su relación con la disponibilidad de alimentos es un tema candente en el mundo de la bioeconomía. La percepción de que los biocombustibles compiten con la producción de alimentos ha sido objeto de debate durante años, pero un reciente estudio realizado por la Asociación Europea de Etanol Renovable (ePURE) arroja nueva luz sobre esta cuestión. Según los datos auditados, la industria del etanol renovable en Europa produjo más alimentos que combustibles en 2022, lo que desafía el mito de la «comida vs. combustible».

ePURE, que representa al 85% de la capacidad instalada de la Unión Europea, reveló que sus miembros generaron 5,9 millones de toneladas de alimentos y co-productos para la nutrición animal, incluyendo alimentos de alta proteína y 4,5 millones de toneladas de etanol renovable el año pasado. Además, se produjeron 1,1 millones de toneladas de CO2 biogénico capturado, un producto estratégico que reemplaza al CO2 fósil en aplicaciones de bebidas e invernaderos.

«Al crear proteínas vegetales para alimentos para humanos y animales, además de etanol combustible que ahorra emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) y CO2 biogénico capturado, la producción doméstica de etanol es un ganar-ganar para la independencia energética y la seguridad alimentaria de Europa», dijo David Carpintero, Director General de ePURE.

 
 
 

Lo más leído

 

Imperdible

Más noticias