miércoles, febrero 28, 2024
 

Operadores de gasoductos del Reino Unido buscan reducir emisiones inyectando biometano

Compartir

 
 

En un esfuerzo conjunto, los operadores de las redes de gas del Reino Unido han anunciado el lanzamiento de un proyecto colaborativo destinado a explorar el potencial del biometano para lograr reducciones más rápidas en las emisiones de carbono y posibles ahorros de costos para los clientes, a la par que continúan expandiéndose en la economía del hidrógeno.

Bajo el nombre «Maximizando el Rol del Gas Verde», el proyecto fue presentado oficialmente durante la Conferencia Nacional de la Asociación de Digestión Anaeróbica y Biorrecursos (ABDA) en Londres. Wales & West Utilities, Cadent, SGN, National Gas y Northern Gas Networks tienen como objetivo comprender los desafíos y oportunidades de la producción de biometano en el Reino Unido y analizar cómo su desarrollo junto al hidrógeno de bajo carbono impactará en el futuro desarrollo de redes, necesidades tecnológicas e inversiones. Estas organizaciones colaborarán bajo el programa «Gas Goes Green» de Asociación de Operadores de Redes de Energía (ENA).

El biometano se produce utilizando materia orgánica que de otro modo se desperdiciaría, como estiércol de animales, residuos alimentarios, otros materiales agrícolas o lodos de aguas residuales. Esto lo convierte en una fuente de combustible verde y podría generar emisiones de carbono negativas cuando se combina la producción a partir de materiales de desecho con la captura y utilización o almacenamiento de carbono.

Lectura sugerida

Actualmente, existen 110 plantas en todo el Reino Unido con la capacidad de producir suficiente biometano para calefaccionar más de 770.000 hogares cada año, ahorrando alrededor de 1,2 millones de toneladas de carbono en 2022. El sector tiene el potencial de crecer aún más, en paralelo al desarrollo del hidrógeno de bajo carbono, que deberá trabajar en conjunto para maximizar el papel que los gases verdes pueden desempeñar en la consecución del neto cero.

El informe final, elaborado en colaboración con la empresa de consultoría global ARUP, documentará las interacciones entre la producción de biometano e hidrógeno; las opciones para que los sitios de biometano produzcan hidrógeno y el hidrógeno respalde la producción de biometano; y considerará las implicaciones para el sistema energético.

Lectura sugerida

«Las viviendas, las industrias, el transporte y la generación de energía dependen hoy en día de las redes de gas y necesitan soluciones para ayudarles a alcanzar el neto cero», señaló Matt Hindle, Jefe de Net Zero y Sostenibilidad de Wales & West Utilities, quien lidera el proyecto.

«El Reino Unido cuenta con uno de los sectores de biometano más destacados del mundo, con más de 100 sitios inyectando gas verde en nuestras redes, y una estrategia gubernamental ambiciosa para el hidrógeno de bajo carbono. Como redes de gas, debemos asegurarnos de que el biometano y el hidrógeno puedan trabajar juntos de manera fluida en los 284.000 kilómetros de tuberías que operamos en todo el país. Reacondicionar estas redes para su uso con gases verdes como el hidrógeno y el biometano, con el objetivo de abordar el desafío de la ley de cambio climático, tiene el potencial de reducir costos y minimizar las interrupciones a los clientes de gas en comparación con otras soluciones de descarbonización alternativas.»

 
 
 

Lo más leído

 

Imperdible

Más noticias