domingo, mayo 19, 2024
 

Científicos del Reino Unido encontraron un nuevo método que optimiza la producción de biodiesel a partir de aceite recuperado

Compartir

 
 

La Universidad De Montfort Leicester (DMU), en el Reino Unido está marcado un hito en el ámbito de la bioeconomía circular al desarrollar un nuevo proceso de fabricación que promete agilizar y mejorar la eficiencia en la elaboración de biocombustible a partir de aceite de cocina residual.

El equipo de expertos liderado por la Profesora Katherine Huddersman, acompañada por el Dr. Rawaz Ahmed, Saana Rashid y Ketan Ruperalia, pertenecientes a la Facultad de Ciencias de la Salud y de la Vida de la DMU, ha desarrollado un novedoso catalizador basado en una malla fibrosa. Este catalizador impulsa la reacción que separa los aceites vegetales y las grasas animales en biocombustible y glicerol.

Este método revolucionario evita muchas de las problemáticas asociadas a los métodos tradicionales de producción. Aunque los catalizadores de hidróxido de sodio e hidróxido de potasio son baratos y están ampliamente disponibles, reaccionan con los ácidos grasos libres del aceite para crear jabón y se depositan en el glicerol, por lo que es necesario eliminarlos. Los catalizadores de óxido metálico son polvos y difíciles de manipular, por lo que es necesario filtrarlos al final del proceso.

El aceite de cocina usado a menudo contiene mayores cantidades de ácidos grasos libres que el aceite fresco, lo que genera más jabón, lo que dificulta aún más la reacción. El catalizador de malla fibrosa, al carecer de sodio, no genera jabón. Tiene una gran superficie, puede funcionar de forma continua y puede regenerarse para un uso repetido. El tiempo total de producción es más rápido y se puede utilizar a temperaturas más bajas, lo que hace que el proceso sea más eficiente energéticamente.

Esta innovación no solo permite la producción de biocombustible en mayores cantidades, con aplicaciones inmediatas en diversas industrias, especialmente en el sector naviero, sino que también presenta oportunidades en la fabricación de glicerol con aplicaciones en las industrias alimentaria, farmacéutica, cosmética y de materiales de embalaje.

Los resultados de esta investigación destacada han sido publicados en la portada de «Energy Advances», una revista multidisciplinaria que presenta ciencia de vanguardia en tecnología energética. Actualmente, los investigadores se centran en perfeccionar el proceso de regeneración.

La Profesora Huddersman comentó: “Estamos encantados de que nuestro catalizador de poliacrilonitrilo fibroso haya demostrado ser muy exitoso en reacciones de transesterificación para producir biodiesel. Este es el primer uso de una malla de esta manera, lo que abre posibilidades para el catalizador en una amplia gama de otras reacciones químicas ácido/base para la fabricación de compuestos utilizados en farmacéutica e industria química en general”.

 
 
 

Lo más leído

 

Imperdible

Más noticias