lunes, abril 22, 2024
 

Estudio muestra una significativa reducción en la huella de carbono de la soja estadounidense

Compartir

 
 

Un reciente estudio de Evaluación del Ciclo de Vida (ECV), revela una disminución considerable en el perfil de potencial de calentamiento global (PCG) de la industria de la soja de los Estados Unidos en 2021, en comparación con los hallazgos previamente reportados en 2015 y 2010. Encargado por la Junta de la Soja de Estados Unidos (USB) y la Asociación Nacional de Procesadores de Oleaginosas (NOPA), este estudio evaluó los principales impulsores del impacto ambiental, incluido el cultivo y cosecha de soja (por ejemplo, herbicidas, operaciones de campo y fertilizantes), transporte y uso de energía en su procesamiento.

Lucas Lentsch, CEO de la Junta de la Soja de Estados Unidos, expresó: «La misión de USB es crear valor para los agricultores de soja de los Estados Unidos mediante la inversión en investigación, educación y promoción de la Soja de EE. UU. Este cuerpo de investigación ayuda a los agricultores a evaluar y comprender mejor la contribución de la soja a los impactos ambientales a lo largo del ciclo de vida de toda la cadena de valor de la soja. En última instancia, estos datos pueden posicionar competitivamente nuestros productos finales, como alimentos humanos, piensos para animales, biocombustibles y otras aplicaciones industriales».

La producción de soja, como un importante cultivo comercial, continúa aumentando con el tiempo, contribuyendo con U$S 124 mil millones a la economía de los Estados Unidos. La producción global pasó de menos de 50 millones de toneladas en 1970 a más de 350 millones de toneladas en 2020. Estados Unidos es uno de los mayores productores de la mercancía y es el segundo exportador más grande. Además, la soja comprende aproximadamente el 90% de la producción de oleaginosas de EE. UU. en el sector agrícola.

Adaptarse al cambio climático: australianos buscan desarrollar genética de trigo resistente al calor

El estudio de ECV, realizado por Sustainable Solutions Corporation (SSC), analizó datos de cultivo de soja de 454 granjas en 16 estados para 2020 y 2021. Además, se analizaron datos operativos (para harina de soja, aceite de soja crudo y aceite de soja refinado) de 52 procesadores de soja y 27 refinerías de aceite de soja en 18 estados para 2021. El estudio encontró que la huella de carbono de la industria de la soja disminuyó considerablemente en 2021 para todas las commodities de Soja de EE. UU. en comparación con 2015, incluida una disminución del 19% para la soja de EE. UU., una disminución del 6% para la harina de soja de EE. UU., una disminución del 22% para el aceite de soja crudo de EE. UU. y una disminución del 8% para el aceite de soja refinado de EE. UU. (de plantas de procesamiento y refinerías ubicadas en el mismo lugar).

Kailee Tkacz Buller, presidenta y CEO de NOPA, comentó: «Los procesadores de soja de Estados Unidos se han comprometido con eficiencias en las operaciones de las plantas, la fabricación y los procesos de transporte para mejorar los resultados ambientales en medio del aumento explosivo de la producción. Los hallazgos del estudio alinean las mejoras de la industria con resultados ambientales positivos, demostrando cómo el procesamiento de la soja ha tenido éxito y permitiéndonos comprometernos de nuevas maneras para mantener esa trayectoria ascendente. Esperamos seguir colaborando con la cadena de suministro de soja para mejorar aún más nuestro compromiso con la gestión ambiental y la menor intensidad de carbono en nuestras operaciones».

Granos forrajeros germinados: ¿el futuro de la nutrición ganadera?

Los factores que contribuyen a la disminución del potencial de calentamiento global incluyen:

  • Gestión del terreno: Mejora de la salud del suelo y la calidad del agua.
  • Eficiencia del terreno: Avances y mejoras en la calidad de las semillas han contribuido a un aumento del 24% en los rendimientos desde 2015.
  • Aplicación de pesticidas y consumo de energía: Cambios en las prácticas agrícolas, como la disminución de la aplicación de productos químicos, la implementación de labranza cero y la expansión de los cultivos de cobertura.
  • Manufactura: Mejora de tecnologías y eficiencias en las operaciones de procesamiento de oleaginosas, como el cambio de fuentes de combustible de carbón a gas natural.

Tad Radzinski, presidente de Sustainable Solutions Corporation, concluyó: «Los resultados de la ECV realizada para la Junta de la Soja de Estados Unidos y la Asociación Nacional de Procesadores de Oleaginosas demuestran lo que puede suceder cuando las organizaciones priorizan la administración y la colaboración sostenible. La ECV es una herramienta clave para la mejora continua al identificar y abordar los impulsores clave del impacto».

El informa completo puede descargarse del siguiente link: www.NOPA.org/evaluacion-del-ciclo-de-vida-de-la-soja-de-eeuu-harina-de-soja-y-aceite-de-soja.

 
 
 

Lo más leído

 

Imperdible

Más noticias