Lanzan programa inédito en Argentina para reciclar redes de pesca y convertirlas en anteojos de sol y otros productos plásticos

Lo más leído

El gigante olvidado… ¿O discriminado?

Aún siendo la opción más inmediata para descarbonizar el transporte, ni en la "Semana de la Movilidad Sostenible" el gobierno se acordó de ellos.

Circularidad al palo: australianos fabrican una botella de vino con vino

La innovación fue finalista en la competencia de Innovación Abierta de la Ciudad de Melbourne 2020.

Investigación demuestra los beneficios del maní en pacientes diabéticos

Es una opción de bajo costo que ayuda a disminuir la glucosa en sangre si se consume diariamente como parte de una dieta balanceada.

Cáscara de almendras: el residuo que pasó a tener mil usos

Las cáscaras de almendras son un producto de desecho en alza, pero su vida útil se puede alargar. En un laboratorio del Departamento de Agricultura de EE.UU, los investigadores han desarrollado varios métodos para reutilizarlas.

Noruega es el primer país en imponer mandato de biocombustible en aviones

El país nórdico es el primero en establecer un corte mínimo obligatorio de uso de biocombutible es aviación comercial.

Columna semanal

El gigante olvidado… ¿O discriminado?

Aún siendo la opción más inmediata para descarbonizar el transporte, ni en la "Semana de la Movilidad Sostenible" el gobierno se acordó de ellos.
 
 

El programa -que ya funciona en Chile y Perú-, fue presentado ayer durante un evento en Mar del Plata, y ahora se  expandirá en Argentina gracias a una alianza con José Moscuzza Redes, una empresa productora de redes de pesca y el Instituto de Conservación de Ballenas (ICB).

En Argentina, se comercializan al año aproximadamente 450 tn redes de pesca nuevas. Si bien no se cuenta con datos oficiales, se estima que anualmente se descartan 200 tn de redes.  Dado que no existe un circuito establecido en los puertos acerca de qué hacer con ese material al alcanzar el fin de su vida útil, las mismas se acumulan en galpones y se terminan descartando en basurales.

Las redes de pesca desechadas son una gran fuente de contaminación plástica y abandonadas en el mar representan un gran peligro para las ballenas y otras especies marinos. 

Bureo es una empresa con certificación B creada para encontrar soluciones positivas a las redes de pesca al fin de su vida útil y prevenir la contaminación plástica y su descarte en el mar. A tal fin inició, en el 2013, en Chile el primer programa de recolección y reciclaje de redes de pesca.

Lectura sugerida

 

Se trata de un modelo de negocio de valor compartido, ya que Bureo se asocia directamente con las pesqueras para darles una solución para el problema de las redes que ya no usan más.

Bureo, a través de Net+ Positiva, le da un nuevo uso al material plástico que compone las redes (en su mayoría nylon y polietileno de alta densidad). A través de diversos procesos, certificando su trazabilidad, se transforman en pellets que se convierten en la materia prima para la producción de una gran diversidad de productos tales como anteojos de sol, gorros, patinetas, quillas que tablas de surf, sillas entre otros productos cuya materia prima es el polietileno y el nylon.

De este modo se integran las redes a un sistema de economía circular y se contribuye a prevenir la contaminación por macro y micro plásticos y sobre todo evitar que queden en zonas costeras y caigan o sean descartadas en alta mar.

Bureo estima recolectar y reciclar anualmente 200 tn de redes en Argentina y donará al ICB por cada kilo de red reciclada, fondos para que sean canalizados a proyectos vinculados a prevenir la contaminación plástica de origen pesquero en el mar argentino y a educación ambiental.

Lectura sugerida

 

Ben Kneppers, co fundador de Bureo destacó que “Estamos muy comprometidos a establecer la iniciativa Net Positiva en Argentina. La misma ya se encuentra en funcionamiento en Chile y Perú.  En alianza con las empresas pesqueras y el apoyo clave de José Moscuzza Redes en Argentina podremos recuperar materia prima plástica que de otra manera terminaría enterrada, incinerada o perdida en el mar.  Las redes de pesca en desuso, podrán ser recuperadas y transformadas en nuevos productos, es decir que estaremos integrándolas a un nuevo proyecto de economía circular.  Sumar a esta alianza al ICB fortalece aún más a esta iniciativa ya que su rol será el de identificar proyectos educativos y conservación marina que ayuden a prevenir el problema de la contaminación plástica en el mar argentino.”

Por su parte Diego Taboada. Presidente del ICB agregó: “Nos sumamos a este programa ya que uno de nuestros objetivos es prevenir que las redes lleguen a los océanos y se conviertan en armas letales para las ballenas y otras especies. Convertir las redes en desuso en otros productos sostenibles no solo representa una buena gestión de recursos, sino que también es una gran victoria para el ambiente, ya que los equipos desechados no terminarán en el océano»

Poniendo en práctica la responsabilidad ambiental del productor

Para la implementación de Net+Positiva, la empresa productora de Redes, José Moscuzza Redes, como parte de esta alianza será el encargado de recolectar las redes de los principales puertos de la Argentina, acondicionarlas y enviarlas desde Mar del Plata a la planta de reciclado de Bureo en Chile. Al ser el principal proveedor de redes nuevas, esta empresa posee la logística para poder recolectar las redes de las empresas pesqueras al fin de su vida útil.

Lectura sugerida

 

Adrián Georgetti, Gerente General de José Moscuzza Redes expresó que “En Argentina aún faltan normativas y alternativas para la disposición final o re utilización de las redes de pesca. En la actualidad al terminar su vida útil son consideradas un desecho y deberían ser un recurso. Nosotros nos hemos comprometido con la iniciativa Net Positiva para poner en práctica la Responsabilidad Extendida al Productor. De este modo buscamos que los insumos que producimos para la industria pesquera no tengan impactos ambientales negativos al integrarlos a un circuito de recuperación y reciclaje. Somos conscientes de lo grave que es la contaminación plástica y sus efectos en el medioambiente y por eso es que estamos ofreciendo a nuestros clientes la posibilidad de retirar las redes descartadas para transformarlas en nuevos productos a través del programa net positiva”

Los primeros pasos de Net Positiva en Argentina

Las redes de pesca desechadas son una gran fuente de contaminación plástica y abandonadas en el mar representan un gran peligro para las ballenas y otras especies marinos.

Gabriel Capello, subgerente comercial de la empresa José Moscuzza Redes explicó que “En marzo junto a Rubén Rueda, gerente comercial, comenzamos a planificar junto a Bureo y el ICB la operatoria del Programa Net Positiva en Argentina. Visitamos empresas pesqueras de Mar del Plata y de Puerto Madryn, como así también Talleres de Redes. Como resultado de las gestiones que hemos realizado ya estamos listos para realizar el primer envío de 15 toneladas de redes para reciclar a la planta de Bureo en Chile. Esto es un gran paso y demuestra el interés de las empresas pesqueras de Argentina en colaborar con esta iniciativa“.

 

Se espera seguir generando acuerdos con empresas y cámaras para lograr el objetivo de reciclar 200 tn de redes de pesca al año. A tal fin, Ben Kneppers co-fundador de Bureo presentó el Programa Net Positiva junto a Gabriel Capello de José Moscuzza Redes y Roxana Schteinbarg, co-fundadora del ICB en el marco de la 4ta reunión anual de La Alianza Latinoamericana para la Pesca Sustentable y la Seguridad Alimentaria (Alpescas) que se realizó el 14 de noviembre en la ciudad de Mar del Plata.  Durante dicha reunión, se invitó a los presentes a sumarse al proyecto y Bureo firmó una carta compromiso con la Cámara de Armadores de Buques de Pesca de Altura, a través de la cual, sus integrantes se comprometen a entregar sus redes a Moscuzza, para integrarlas al circuito de Net Positiva.

 
 
 
 
 

Últimas Noticias

Brasil pondrá fin a subastas de biodiesel y permitirá importaciones

La propuesta permitiría la participación de proveedores extranjeros por primera vez, pero con un límite de mercado del 20%.

Economía circular en una fábrica de muebles bien ‘cervecera’

Un diseñador de muebles francés combinó su profesión con su pasión por la cerveza y la ecología para fabricar muebles con residuos de las cervecerías.

Las industrias de base biológica serán clave para la recuperación europea

El sector está contribuyendo a aliviar el impacto de la pandemia de COVID-19 al mantener en funcionamiento los servicios esenciales y los empleos verdes.

El gigante olvidado… ¿O discriminado?

Aún siendo la opción más inmediata para descarbonizar el transporte, ni en la "Semana de la Movilidad Sostenible" el gobierno se acordó de ellos.

Circularidad al palo: australianos fabrican una botella de vino con vino

La innovación fue finalista en la competencia de Innovación Abierta de la Ciudad de Melbourne 2020.
 
 

Suscribite al Newsletter

Holler Box