Según la UE, la bioeconomía abarca la producción de recursos biológicos renovables y la conversión de estos recursos y las distintas corrientes de efluentes o materiales de descarte, en productos de mayor valor agregado, como alimentos ya sea para el hombre o animales, productos biológicos y bioenergía.  Y (aunque aún está vagamente definido), la economía circular se presenta como el espacio económico «donde el valor de los productos, materiales y recursos se mantiene en la economía el mayor tiempo posible, y la generación de residuos se minimiza». Obviamente, existen diferencias y superposiciones, que a veces se confunden. Ambos conceptos aún se encuentran en una etapa inicial, más sólidos en el papel que en la práctica. Pero tienen un gran potencial y son cruciales para un mundo más sustentable.

El uso del término «en cascada» en la biomasa como una tercera idea se superpone fuertemente con el concepto de la economía circular y es principalmente parte de ella. El principal objetivo de la economía circular y en cascada es una mayor eficiencia de los recursos, una menor demanda de nuevos materiales y, a menudo, ambos relacionados con la creación de empleo. En algunos sectores de aprovechamiento de biomasa, el uso en cascada se viene utilizando hace décadas, muchos años antes de que el término «economía circular» se convirtiera en una política general, como es el caso de la industria de la celulosa y el papel o la industria textil. La conexión en cascada es el resultado del reciclaje y la refabricación en la economía circular y la organización de los residuos para su valorización , pero la cascada comienza antes de la gestión de los residuos, con la decisión de cómo utilizar la biomasa fresca. El principio de cascada cierra la brecha entre la utilización de biomasa y la organización de residuos.

La economía circular incluye todo tipo de flujos de materiales con diferentes rutas de utilización. Se incluye el reciclaje orgánico (= biodegradación) e incluso la captura y utilización de CO2 de procesos industriales o de la atmósfera

La bioeconomía no es solo otro sector material, tiene características especiales. La bioeconomía trata sobre la «biologización» de la creación de valor industrial. Proporciona carbono renovable a la industria y puede reemplazar directamente el carbono fósil en casi todas las aplicaciones, en contraste con los minerales y metales. Es un desafío mantener el valor de la biomasa en cascada, que es mucho más fácil en metales y minerales. Por lo tanto, la economía circular está dominada por las industrias de metales y minerales. La biomasa se considera menor respecto a  otros materiales. La bioeconomía está agregando una ruta de reciclaje orgánica adicional que expande la economía circular.

Pero está claro que la bioeconomía y la economía circular tienen un objetivo común: un mundo más sostenible y eficiente en el uso de los recursos, con una baja huella de carbono. Tanto la economía circular como la bioeconomía evitan el uso de carbono fósil adicional para contribuir a los objetivos climáticos.

Para conocer mas de bioeconomía ir a nuestra sección:

LA BIOECONOMIA EN ARGENTINA

La economía circular fortalece la ecoeficiencia de los procesos y el uso de carbono reciclado para reducir el uso de carbono fósil adicional. La bioeconomía sustituye el carbono fósil por carbono biológico obtenido a través de la agricultura, la silvicultura y los ambientes marinos. Son enfoques diferentes pero complementarios. Ambos conceptos tienen en común que se basan en mejorar los recursos para mejorar la eficiencia ecológica y lograr una menor huella de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI). Ambos reducen la demanda de carbono fósil y llevan a una valorización de los de residuos y desechos.

170813 Rz Circular EconomyFig.1 Concepto integral de economía circular: biomasa incluye todo tipo de biomasa, desde la agricultura, la silvicultura y la biomasa marina, como así también las corrientes de desechos orgánicos (nova 2016).

La economía circular

La economía circular incluye todo tipo de flujos de materiales con diferentes rutas de utilización (ver Fig.1). Se incluye el reciclaje orgánico (= biodigestión) e incluso la captura y utilización de CO2 proveniente de procesos industriales o de la atmósfera. En la parte superior, todo tipo de materias primas que ingresan al ciclo: recursos fósiles (petróleo crudo, gas natural, carbón), minerales, metales, biomasa agrícola, forestal, o marina y eventualmente CO2. A la izquierda y a la derecha vemos flujos adicionales de materia prima provenientes de las corrientes secundarias de fabricación y el reciclaje de productos.

Las materias primas se fabricarán para elaborar los productos, se comercializarán, se utilizarán y luego ingresarán a la gestión de residuos, desde compartir/mantener, reutilizar/redistribuir, remanufacturar hasta reciclar (mecánicos y químicos). Los productos biodegradables agregan reciclaje orgánico (biodegradación, compostaje) a las opciones de fin de vida y CUC (Captura y utilización de carbono), que es el reciclado de CO2.

La última opción es la disposición a cielo abierto

Todos los flujos de biomasa son potencialmente parte de la economía circular, el uso en cascada es parte de la valorización de residuos, especialmente los pasos de remanufactura y reciclaje de productos biológicos.

La bioeconomía no es parte integral de la economía circular, tampoco lo son el carbono fósil, los metales y los minerales. Existen diferentes razones para estas diferencias: en primer lugar, hoy en día, la mayoría de los flujos materiales (fósiles, biomásicos, metales y minerales) NO forman parte de la economía circular. Una gran proporción de metales y minerales no se mantienen en la economía, se pierden en el medio ambiente o en los basurales. El carbono fósil y el renovable se usa principalmente con fines energéticos (fósil: 93%, biomasa: dos tercios) y así se pierde la posibilidad de su uso en cascada. Los productos tanto fósiles como biológicos, a menudo terminan también en basurales o perdidos en el ambiente, por lo que tampoco son aprovechados en la economía circular.

Leer también

La economía circular o el final de los negocios tal y como los conocemos

Potencialmente, una gran proporción de todos los materiales puede formar parte de la economía circular y, por lo tanto, la superposición aumentará en el futuro, pero todavía estamos lejos. Algunos sectores de la bioeconomía nunca serán parte integral de la economía circular, por ejemplo, la bioenergía y los biocombustibles son «callejones sin salida» de la utilización de la biomasa. Este es también el caso de la mayoría de los detergentes, cosméticos, revestimientos y pinturas que no se pueden recolectar ni reciclar. Para algunas de estas aplicaciones, la biodegradabilidad podría ser el reciclaje orgánico en el futuro.

La bioeconomía

El concepto de bioeconomía es mucho más que un flujo de biomasa. Aspectos importantes de la bioeconomía, así como aspectos importantes de otros sectores de trasformación de materiales, están estructuralmente fuera de la economía circular, que se centra en «mantener el valor de los productos, materiales y recursos en la economía el mayor tiempo posible» y aumentar la ecoeficiencia de estos procesos.

El concepto de bioeconomía va más allá de la economía circular (ver Figura 2), incluyendo muchos más aspectos, como nuevos materiales para la construcción, nuevos procesos, nuevas funcionalidades y propiedades en los productos.

170813 Rz Bioeconomy 01Fig. 2 Bioeconomía: más que una economía circular: «Agricultura y silvicultura» incluye todo tipo de biomasa, desde la agricultura, la silvicultura y la marina, hasta los flujos de residuos orgánicos (nova 2017)

La Figura 2 muestra las características específicas de la bioeconomía a lo largo de la cadena de valor, que en su mayoría no están cubiertas o ni siquiera se superponen con el concepto de economía circular. Esto incluye los nuevos desarrollos en agricultura y silvicultura (agricultura de precisión, modificación de genomas), nuevos sistemas de procesamiento con menores toxicidades y productos químicos menos agresivos, biotecnología, productos químicos y materiales con nuevas propiedades y funcionalidades, así como productos biológicos más amigables con la naturaleza .

Leer también

El “secreto mejor guardado” de Europa: su floreciente bioeconomía

En consecuencia, los conceptos de bioeconomía y economía circular tienen objetivos similares y se superponen, pero ninguno es completamente parte del otro ni está incrustado en él.

Aspectos cruciales de la bioeconomía

Sería una gran pérdida para la bioeconomía entenderla simplemente como parte de la economía circular, porque entonces se pasarían por alto aspectos cruciales de la misma. Además, la agenda, la estrategia y la política de investigación en bioeconomía se superpondrá con una estrategia de economía circular (por ejemplo, en la ecoeficiencia de los procesos), pero siempre necesitará temas adicionales y específicos.

Por otro lado, una economía circular integral no es posible sin la bioeconomía. Los enormes flujos de materia orgánica desperdiciada y residuos de la agricultura, la silvicultura, la pesca, los alimentos para humanos y animales, y los desechos de procesos orgánicos solo pueden integrarse en la economía circular con una estrategia de bioeconomía. Necesita de nuevos procesos basados ​​en el conocimiento, como la biotecnología, las algas o los insectos, nuevas aplicaciones y nuevos vínculos entre la bioeconomía y otros sectores industriales. Los ciclos naturales en la bioeconomía, pueden contribuir enormemente a la economía circular.

La bioeconomía puede contribuir de varias maneras a la economía circular, incluyendo la utilización de materia orgánica desperdiciada y residual de la agricultura, la silvicultura, la pesca, las industrias de alimentos y los residuos de procesos orgánicos. Además, los productos biodegradables pueden devolverse al circuito orgánico. El papel, y otros productos de madera, las industrias textiles a través de fibras naturales y muchos otros materiales pueden conectarse en cascada con éxito. Además, los aditivos innovadores de la oleoquímica moderna pueden ayudar a mejorar el reciclado de otros materiales. Una vez que se alcance un determinado volumen mínimo de nuevos  biopolímeros, la recolección y el reciclado de bioplásticos será económicamente atractivo.

Una fortaleza única del concepto de bioeconomía es la vinculación de sectores industriales muy diferentes que no han cooperado antes. Esto reúne la experiencia científica y tecnológica que permite alcanzar muchos nuevos productos y procesos  para un mundo más sostenible.

Articulo escrito por Michael Carus traducido por bioeconomia.info