11.1 C
Buenos Aires
jueves, agosto 18, 2022
 

Las opciones sostenibles de la industria de la moda para alejarse de los materiales petroquímicos

Lo más leído

 
00:14:48

Cosechando ricino con GreenTech Science

El equipo de Bioeconomía TV estuvo en Jesús María, Córdoba, acompañando la cosecha de ricino y dialogando con Matías Baigros, responsable de producción de la compañía.
 
 

Si el sector de la moda fuera un país, sería la séptima economía más grande del mundo. Esta analogía no le escapa a los impactos climáticos de una gran potencia económica, ya que es responsable de entre el 2 y el 4 por ciento de las emisiones globales de carbono, cifras comparables a las de Alemania o Rusia.

Dentro de esta megaindustria, la UE es el principal importador de prendas, consumiendo cada año alrededor del 21 por ciento del valor total de las importaciones de ropa de todo el mundo. Una evaluación del impacto del ciclo de vida global muestra que el consumo de textiles en Europa tiene el cuarto impacto ambiental negativo más alto después de los alimentos, la vivienda y el transporte.

Sin embargo, la mayoría de las emisiones de carbono de la industria de la confección están atrapadas en la forma en que se producen, preparan y procesan los materiales. Durante 2020, casi la mitad de toda la fibra producida a nivel mundial fue poliéster. El nailon fue la siguiente fibra sintética única más producida, representando alrededor del 5 por ciento del mercado mundial.

Por lo tanto, la reducción de los daños de la industria de la moda girará en torno a la escala de sustitutos sostenibles al poliéster y el nailon, los materiales sintéticos más utilizados en la confección de prendas de vestir.

El poliéster y el nailon son derivados petroquímicos que se obtienen al calentar y destilar petróleo crudo. El proceso libera una variedad de gases tóxicos y de efecto invernadero, incluido el óxido nitroso, cuyo potencial de daño es 300 veces mayor al dióxido de carbono. Ambos contribuyen enormemente al cambio climático, la contaminación ambiental y la destrucción del hábitat. Y para colmo, son muy difíciles de reciclar.

Lectura sugerida

La ruta más rápida para escalar sustitutos sostenibles a estos materiales es que las empresas de la confección inviertan en proveedores de materiales innovadores enfocados en alternativas circulares y de base biológica para los textiles.

Afortunadamente, hay una gran cantidad de opciones. El Portal Bio Market Insights ha publicado una lista de las empresas que están trabajando en materiales sostenibles para la confección de prendas de vestir.

Poliéster

Los poliésteres de base biológica reducen las emisiones de fabricación porque su materia prima consiste en cultivos vegetales o residuos biológicos en lugar de petróleo. También tienden a ser biodegradables o compostables, lo que significa que representan menos daño para la biodiversidad y la calidad ambiental.

El reemplazo de poliéster compostable industrialmente de DuPont, Apexa, salió al mercado en 2017. A diferencia de los poliésteres petroquímicos, los microbios pueden descomponerlo en dióxido de carbono y agua. Diseñado para los mercados de textiles y empaques, se mezcla con lana, algodón o celulosa y supera a otros plásticos degradables como el PLA en cuanto a durabilidad y resistencia al calor. El fabricante japonés de ropa deportiva Goldwin está comercializando prendas que utilizan esta fibra.

La fermentación es un enfoque cada vez más popular para la fabricación de materiales de base biológica y los textiles no son una excepción. Alt Text, fundada en 2019, descubrió un método de biofabricación para producir polímeros similares al poliéster utilizando azúcares extraídos de los desechos de alimentos.

En 2021, recaudaron U$S 1.5 millones para escalar la producción y comercializar su producto. La compañía tiene varios acuerdos piloto para este año.

Lectura sugerida

Así como muchas otras alternativas de base biológica a los materiales de origen fósiles, el reemplazo del poliéster de Alt Text tiene un escollo desde la perspectiva de la sostenibilidad. Está clasificado como un material industrialmente biodegradable, lo que significa que, si bien se descompone en instalaciones de procesamiento especialmente equipadas, no se degradará en las condiciones naturales que se encuentran en el suelo y el agua. Por lo tanto, la sostenibilidad durante toda la vida de su material dependerá por completo de que existan procedimientos efectivos de recolección de desechos e instalaciones de reciclaje apropiadas donde se elimine el material.

Los poliésteres compostables de base biológica, que se degradan sin un tratamiento especial, siguen siendo un trabajo en progreso. Kintra y Pangaia anunciaron una asociación para desarrollar dicho material en 2020, pero hasta ahora no lo han lanzado al mercado.

Mientras tanto, poliésteres obtenido del reciclado de botellas y envases PET ofrece una valiosa alternativa, al reducir la extracción de recursos, las emisiones y la contaminación por los desechos.

La marca de ropa ecológica para actividades al aire libre Patagonia ha sido pionera en el uso de poliéster reciclado desde 1993, cuando se convirtió en la primera empresa en fabricar textiles a partir de desechos de botellas. Para la temporada de primavera de 2022, el 88 por ciento de sus telas de poliéster estaban hechas de materiales reciclados.

Evrnu, con sede en Seattle, es una innovadora empresa de moda circular que ofrece reciclaje químico para fibras textiles que son difíciles de recuperar con reciclaje mecánico. Las reacciones químicas de Evrnu superan el desafío de separar las mezclas de fibras en sus partes constituyentes sin dañar su resistencia. La empresa afirma que su fibra recuperada se puede reciclar cinco veces sin pérdida de calidad.

Circ, que comenzó como una empresa de biocombustibles, ha presentado un enfoque diferente a los problemas de separación de mezclas y resistencia de las fibras. Su método de procesamiento hidrotermal utiliza agua, calor, presión y productos químicos para descomponer y limpiar las fibras, recuperando el 90 por ciento de los componentes originales de la prenda y manteniendo las propiedades funcionales de los materiales.

Nylon

DuPont ha presentado una alternativa de base biológica al nailon 6 llamada Sorona, elaborada con un 37 por ciento de material de origen vegetal producido mediante fermentación. El proceso de biofabricación del componente renovable hace que las bacterias modificadas genéticamente formen PDO (1, 3-propilenglicol) a partir de glucosa de maíz. Luego, la DOP se extrae de los cuerpos de los microbios en un líquido transparente y pegajoso, a partir del cual se prepara la fibra de Sorona.

La fibra Sorona de Dupont emite un 63 por ciento menos de gases de efecto invernadero durante su producción. No se trata de una réplica del nailon, sino de un nuevo material que combina la suavidad del nailon con la elasticidad y la resistencia a las manchas del poliéster. También es fácil de teñir a baja temperatura y no destiñe.

Otro gigante químico que se ha sumergido en el desarrollo del nailon de base biológica es Solvay. Su producto Bio Amni se lanzó en junio de 2021 y representará el 30 por ciento de la cartera global de poliamida de la empresa.

Lectura sugerida

En 2020, la empresa de biotecnología de California Genomatica anunció la primera tonelada del mundo de un intermedio clave para el nailon-6. Trabajando con su socio europeo Aquaful, un productor de nailon, desarrollaron un proceso de fermentación que convierte los azúcares vegetales en el ingrediente objetivo. El producto químico se convierte en virutas e hilo de nylon-6 para ser procesado por Aquafil en su planta de Eslovenia.

Perspectivas de cambio

La circularidad y los reemplazos de base biológica son muy necesarios en el mercado de la moda de la UE. Durante las últimas tres décadas, los artículos insostenibles y de mala calidad con una vida útil corta han dominado los patrones de consumo.

La tendencia de la moda rápida se refleja en cómo, entre 1996 y 2017, los precios de la ropa en la UE disminuyeron más del 30 por ciento en relación con la inflación. Los impactos ambientales de esto son el aumento de los desechos en vertederos, el aumento de las emisiones del transporte y la demanda de una mayor extracción de recursos para reemplazar los productos desechados.

Desde 2020, el impulso de la sostenibilidad de la moda ha tenido que competir con las presiones ejercidas por la crisis de Covid. Incluso las ventas de ropa en línea disminuyeron entre un 5 y un 20 por ciento en toda Europa después del comienzo de la pandemia, y las ventas generales de ropa disminuyeron entre un 2 y un por ciento desde 2019. China contribuyó con el 30 por ciento de las importaciones de ropa de la UE en 2020 y se produjo un shock en la oferta cuando el país suspendió la fabricación para detener la propagación del virus.

A pesar de estos desafíos, el carácter altamente monopolizado del mercado de prendas de vestir de la UE significa que los esfuerzos serios de las grandes marcas para obtener alternativas circulares o de base biológica en textiles clave podrían generar un cambio radical en todos los ámbitos. El panorama minorista de moda de Europa está dominado por cinco empresas: la española Inditex, propietaria de Zara, Pull & Bear, Massimo Dutti y otras, ocupa el primer lugar, con unas ventas totales en 2021 de 27.720 millones de euros. La sueca H&M ocupa el segundo lugar, seguida de la alemana Zalando y la británica Primark. Las decisiones de abastecimiento tomadas por cualquiera de los cinco grandes pueden desempeñar un papel fundamental en la aceleración de la I+D, el escalado y la comercialización de materiales renovables.

Un ejemplo espectacular de esto se produjo en julio de 2022. Inditex, el minorista de moda más grande de Europa, se convirtió en uno de los inversores detrás de una campaña de financiación de 30 millones de dólares para la empresa emergente de reciclaje de textiles químicos Circ. Es la primera vez que la marca española invierte en una empresa verde. Otros minoristas pueden obtener inmensas ganancias de reputación si siguen su ejemplo.

 
 
 
 
 
 
 

Últimas Noticias

Cerveza Patagonia invita a vivir el Banff con pinta en mano

Con una barra con cerveza tirada para disfrutar en los intervalos, la marca acompañará por tercera vez consecutiva el Festival de cine aventura, que vuelve al país para presentar una selección de 14 cortos y películas documentales en una Gira por 6 ciudades argentinas, desde agosto a noviembre.