24.1 C
Buenos Aires
domingo, noviembre 27, 2022
 

La industria del transporte marítimo se prepara para acordar el primer objetivo de reducción emisiones

Lo más leído

 
00:22:24

Cristian Desmarchelier nos explica el potencial de la bioprospección en la región

Se entiende a la bioprospección como la búsqueda de moléculas que nos provee la naturaleza para industrias de altísimo valor agregado como la medicina, el cuidado personal, la belleza, entre muchas otras.
 
 

La industria naviera está dispuesta a aceptar su primer objetivo mundial de reducción de emisiones emisiones de gases de efecto invernadero, con un plan que contemple al menos  un recorte del 50 por ciento para el año 2050, un objetivo que requerirá que esta industria  rediseñe completamente sus flotas en torno a nuevos tipos de combustible.

Se espera que la medida sea adoptada formalmente en los próximos días por la Organización Marítima Internacional, el ente regulador del transporte marítimo de la ONU, y marca la primera vez que este sector, que representa más del 2 por ciento de las emisiones globales, ha adoptado un plan de reducción de emisiones.

Leer también

Toyota presenta el Prius Hybrid FFV, un prototipo de híbrido flex-fuel alimentado con etanol puro

Sin embargo, el compromiso final es mucho más débil de lo que querían delegaciones como la Unión Europea, que había pedido un recorte de al menos el 70% e incluso amenazó con implementar sus propias reglas si la OMI no se movía lo suficientemente rápido.

El transporte marítimo y la aviación son dos sectores que no están cubiertos por el acuerdo climático de la ONU , y aunque el sector de la aviación instaló un plan de emisiones hace dos años, la industria naviera ha tardado mucho más debido a la dificultad para reducir emisiones en los combustibles bunker.

Para alcanzar un recorte del 50 por ciento en las emisiones para el año 2050 en comparación con los niveles de 2008, los grupos navieros dijeron que la fuerte inversión en nuevos tipos de combustible sería esencial, y que las mejoras marginales en la eficiencia no serían suficientes.

Leer también

Scania, en India, apuesta fuerte al biodiesel y no a los EV

La naviera danesa Maersk dijo que quería que el acuerdo de OMI fuera más allá de un recorte del 50 por ciento. «El objetivo final es la descarbonización total, eso es lo que estamos buscando en el acuerdo», dijo John Kornerup, jefe de sostenibilidad de Maersk.

Dijo que se necesitarían muchas investigaciones e inversiones en nuevas tecnologías de propulsión, y señaló que «las tecnologías están ahí, pero son demasiado caras, no las tenemos a escala».

Las posibles alternativas al combustible bunker incluyen hidrógeno y amoníaco, aunque ninguno de estos se ha implementado a gran escala. Las baterías también pueden utilizarse para la propulsión en barcos que viajan distancias cortas, pero no sería factible para viajes de larga distancia.

Leer también

El hidrógeno: un nuevo sector que se suma a la bioeconomía

En el penúltimo día de la reunión de la OMI el jueves, solo dos países, Estados Unidos y Arabia Saudita, expresaron su desacuerdo con el borrador del acuerdo, una copia del cual fue vista por el Financial Times. Se espera que la medida sea adoptada formalmente proximamente.

Varios grupos ambientalistas advirtieron que un recorte del 50 por ciento no sería suficiente para mantenerse dentro de los límites del acuerdo de París, el pacto climático que apunta a mantener el calentamiento global por debajo de los 2 grados.

«Para lograr 2 grados, necesitaríamos una reducción del 70 por ciento [en las emisiones en el transporte marítimo] para el año 2050», dijo Faig Abbasov, responsable de shipping en Transport & Environment, una organización sin fines de lucro con sede en Bruselas. «El compromiso actual no es compatible con los objetivos de París».

 
 
 
 
 
 
 

Últimas Noticias

A 15 años de la inauguración de la pastera de Fray Bentos, la cadena foresto-industrial argentina invita a reflexionar sobre las oportunidades que aún...

Según Confiar es posible constatar que los temores ambientales y de salud que se agitaron esos días fueron equivocados. La entidad dice que ha pasado un tren de desarrollo del sector que trajo inversiones en Chile, Brasil y Uruguay de alrededor de 30.000 millones de dólares.