Por el aislamiento social florece la agricultura urbana

Lo más leído

Columna semanal

COP26: más cerca de los objetivos de París, los privados lideran y Argentina escondió su mejor versión

Las promesas de los líderes por primera vez nos ubican dentro de los objetivos del Acuerdo de París. Una descarbonización que viene liderada por los privados, que representa una oportunidad para Argentina, pero que necesita mostrar lo bueno que hace.
 
 

El aislamiento social impuesto por los gobiernos para controlar el avance del Coronavirus está impulsando a que más habitantes de ciudades cultiven sus propias frutas y verduras en sus hogares, publicó la agencia Reuters citando como fuente a arquitectos y expertos en alimentos.

Los casos confirmados de COVID-19, la enfermedad causada por el coronavirus, suman al 7 de abril más de 1,3 millones, con alrededor de 74.000 muertes en todo el mundo, según un recuento de Reuters.

El pánico causado por el aislamiento social ha vaciado las góndolas de supermercados, y causado un aumento considerable en la compra de semillas, reportó la agencia.

«Cada vez más personas piensan de dónde proviene su comida, con qué facilidad se puede interrumpir y cómo reducir las interrupciones», dijo el arquitecto paisajista Kotchakorn Voraakhom, quien diseñó en Bangkok la mayor granja urbana en azotea de Asia.

Lectura sugerida

 

“Las personas, los planificadores y los gobiernos deberían repensar cómo se usa la tierra en las ciudades. La agricultura urbana puede mejorar la seguridad alimentaria y la nutrición, reducir los impactos del cambio climático y disminuir el estrés”, dijo a la Fundación Thomson Reuters.

Según las Naciones Unidas, se pronostica que más de dos tercios de la población mundial vivirán en ciudades para 2050.

Según un estudio de 2018 publicado en la revista Earth’s Future, la agricultura urbana puede producir hasta 180 millones de toneladas de alimentos al año, alrededor del 10% de la producción mundial de legumbres y vegetales.

El brote de coronavirus no es la primera vez que las preocupaciones sobre la seguridad alimentaria han llevado a la construcción de más huertos. Durante la Primera Guerra Mundial, el presidente de los Estados Unidos, Woodrow Wilson, pidió a los estadounidenses que plantaran los  «Jardines de la Victoria» para evitar la escasez de alimentos. El esfuerzo continuó durante la Segunda Guerra Mundial, con huertos en patios y patios escolares, en terrenos no utilizados, e incluso en el jardín delantero de la Casa Blanca.

Lectura sugerida

 

En las últimas décadas, el rápido ritmo de la urbanización en los países en desarrollo está causando desnutrición urbana, dijo la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), y pidió a los planificadores que se conviertan en «socios nutricionales» y presten atención a la seguridad alimentaria.

A pesar de la presión sobre la tierra para construir casas y carreteras, hay más que suficiente tierra urbana disponible en las ciudades del Reino Unido para satisfacer los requisitos de frutas y verduras de su población, dijeron investigadores del Instituto de Alimentos Sostenibles de la Universidad de Sheffield en Gran Bretaña el mes pasado.

En el pequeño Singapur, una de las naciones más ricas de Asia que importa más del 90% de sus alimentos, la agricultura urbana, incluidas las granjas verticales y en las azoteas, se está volviendo muy popular.

Lectura sugerida

 

La ciudad-estado, ubicada al tope del índice de seguridad alimentaria global según la Unidad de Inteligencia de The Economist en 2019, tiene como objetivo producir el 30% de sus necesidades nutricionales para 2030 aumentando el suministro local de frutas, verduras y proteínas de carne y pescado.

Recientemente, el legislador de Singapur Ang Wei Neng dijo que durante el brote de coronavirus, «sería prudente pensar en cómo invertir en alimentos de cosecha propia».

Para Allan Lim, director ejecutivo de ComCrop, una granja urbana comercial en Singapur, la pandemia es un recordatorio de que pueden producirse interrupciones en el suministro de alimentos en cualquier momento. “Definitivamente ha despertado más interés en los productos locales. Las granjas urbanas pueden ser un amortiguador durante las interrupciones como esta», dijo.

 
 
 
 
 

Últimas Noticias

Con apoyo masivo de los países de las Américas a su trabajo por la sostenibilidad de la agricultura, Otero asumió su segundo período como...

Se trata del segundo período consecutivo al frente del organismo especializado en desarrollo agropecuario y bienestar rural para el médico veterinario