Con fuerte énfasis en la sostenibilidad, Australia lanzó su ‘Estrategia 2050’ para convertirse en la máxima potencia en vitivinicultura

Lo más leído

Columna semanal

La bioeconomía como modelo de desarrollo industrial sostenible

El enfoque de la bioeconomía se ha instalado como una de la formas más eficaces para contrarrestar los efectos del calentamiento global, causante del cambio climático, y a la vez, contribuir al desarrollo de las naciones. Fundamentalmente, en aquellas donde la agricultura y sus encadenamientos productivos están más desarrollados.
 
 

La industria del vino de Australia está apuntando a aumentar su valor de mercado para superar los U$S 10 mil millones, enfocándose en la sostenibilidad, a través del objetivo de emisiones netas cero.

«El sector australiano de la uva y el vino cambiará sustancialmente en las próximas décadas y se verá muy diferente para 2050», dice la estrategia Vision 2050.

Desarrollado por Australian Grape & Wine, en colaboración con Wine Australia, la estrategia va más allá de los desafíos inmediatos y considerables que enfrenta la industria australiana como los incendios forestales, el humo y el COVID-19.

El sector vitivinícola australiano creció fuertemente entre 1991 y 2007 triplicando su tamaño, desde menos de 400 millones de litros a 1.200 millones, logrando ingresos totales por U$S 5 mil millones en 2007. Mientras tanto, el valor de las exportaciones aumentó de U$S 212 millones a U$S 3.040 millones.

Desde 2007, los bodegueros australianos han tenido que hacer frente a una serie de desafíos: la crisis financiera mundial, la apreciación del dólar australiano y la mayor competencia de otros países exportadores de vino como Italia, España, Chile, Argentina y Sudáfrica.

Lectura sugerida

Más recientemente, los incendios forestales y el COVID-19 han afectado al sector. Mientras tanto, el cambio climático, los fenómenos meteorológicos extremos y un mercado de bebidas cada vez más competitivo (los consumidores están dispuestos a probar nuevas bebidas en lugar de los tradicionales) parecen estar preparados para continuar presentando desafíos en los próximos años. Pero también hay oportunidades para que la industria australiana se base en su reputación de calidad; seguir desarrollando el enoturismo y su relación con la comida; y aumentar las exportaciones.

“Para hacer frente a estas oportunidades y amenazas, el sector del vino debe ser rentable, por lo que sus empresas pueden invertir en la investigación, desarrollo y adopción de tecnología (I+D+A) y atraer a las personas calificadas y el capital necesario para hacer que el sector sea innovador y emprendedor” dice la estrategia.

“Mientras que hacer frente a estos retos y poder sacar provecho de las oportunidades, el sector vitivinícola australiano tiene, en su base, una serie de características únicas que le permiten producir vinos de todo el espectro de la demanda de los consumidores», agrega.

“Australia tiene una gran cantidad de tierra, una amplia gama de condiciones climáticas y la capacidad de mover áreas de producción. Este excelente potencial vitícola resultará muy útil en el futuro“.

El corazón de la estrategia es hacer crecer la industria de manera rentable y sostenible. En 2019, los ingresos totales de vinificación fueron de U$S 6.280 millones; El objetivo para 2050 es de $ 15 mil millones. La contribución económica total de hoy del sector vitivinícola australiano a la economía es de alrededor de U$S 45 mil millones: el objetivo es que la cifra aumente a U$S 100 mil millones.

Las exportaciones son el foco principal para el vino australiano: el 63% de la producción se exporta a 119 países. Si bien el valor de las exportaciones ha aumentado en los últimos años, la estrategia quiere impulsarlas aún más, buscando que el vino australiano se convierta en el más valorado en sus principales mercados (en este momento Australia ocupa el puesto número 3 en China, el número 4 en EEUU. y el número 3 en el Reino Unido).

Lectura sugerida

La estrategia establece cinco pilares para el crecimiento en los próximos 30 años.

Pilar 1: ‘El crecimiento sostenido en el valor para aumentar la rentabilidad’

«Un crecimiento anual del 3% en el valor unitario es ambicioso pero alcanzable», dice la estrategia. «Las proyecciones de Wine Australia para el período 2018-19  a 2028-2029 muestran una tasa de crecimiento anual compuesta (CAGR) del 3% en valor unitario, que podría ser realizado a través de un crecimiento del 2% en el valor unitario en los vinos de alta calidad y del 1% en vinos standards“.

Destacar la calidad y la identidad de los vinos australianos será clave para aumentar su valor.

Pilar 2: ‘Una cultura innovadora impulsando la excelencia desde la uva hasta el consumidor’

«La innovación y la educación son fundamentales para el éxito continuo de cualquier industria», dice la estrategia. «Si bien el sector australiano de la uva y el vino está orgulloso de su historia, no está atrapado por la tradición. Esto les permite convertirse en líderes mundiales en productos innovadores y de alta calidad en una variedad de estilos a través de nuevos empaques y canales de distribución para beneficiar a los consumidores y mejorar la sostenibilidad del negocio.

“La innovación es vital para abordar desafíos importantes para el cultivo de uvas, incluido el cambio climático y la variabilidad climática, la disminución de la disponibilidad de agua a precios asequibles, el acceso reducido a productos fitosanitarios y agroquímicos, y las amenazas a la bioseguridad».

Lectura sugerida

«Continuar impulsando nuevos avances en el sistema de educación y el desarrollo de habilidades para la investigación para formar profesionales, de modo que la vitivinicultura australiana sea la más innovadora del mundo.”

Pilar 3: ‘Valorar la vitivinicultura como una parte esencial del estilo de vida y la cultura de Australia y un custodio de confianza del medio ambiente’

La industria está apuntando a cero residuos y cero emisiones netas para 2025: abogando por ‘un sector que promueva y adopte prácticas ambientales sólidas. “Para tener éxito y prosperar, el principal objetivo es que Australia sea respetado y garantice la confianza por la forma en que hace sus negocios», dice la estrategia.

«En un mundo cada vez más complejo, el sector de la uva y el vino debe demostrar el valor que aporta a la nación: en el uso inteligente y cuidadoso de sus recursos naturales, en el trabajo proactivo con el gobierno y el sector de la salud demostrando credenciales de sus productos, y mediante la contribución a minimizar los daños a la salud relacionados con el alcohol, y en el compromiso real con el desarrollo económico y el bienestar social de las zonas rurales de Australia, especialmente a través de la provisión de oportunidades de empleo y servicios“.

Pilar 4: ‘El sector como elección de empleo en Australia’

“Las empresas de vinos tienen dificultades para reclutar y retener a los trabajadores, tanto en las viñas, como en las bodegas,» dice la estrategia.

«En un momento en que la demanda de calificaciones más altas en el sector del vino está aumentando, la oferta de cursos terciarios y las inscripciones están en declive. «La base de habilidades necesarias en el sector también está cambiando rápidamente. Además de los enólogos, viticultores y los trabajadores agrícolas, los que tienen habilidades en áreas tales como finanzas, comercialización, exportación, gestión de datos, diseño y medios de comunicación social también son cada vez más importantes.

Lectura sugerida

«Progresivamente, las habilidades en inteligencia artificial, Big Data y la agricultura de precisión y otros campos hasta ahora impensables, también serán importante.”

Pilar 5: ‘Un sector diversificado, unificado por la búsqueda de la excelencia’

«Una fortaleza del sector vitivinícola australiano son sus entornos geográficos, del suelo y climáticos altamente diversificados, que permiten la producción de una amplia variedad de vinos», dice la estrategia.

«Históricamente, esto ha dado lugar a un gran número de organismos de la industria del vino en los niveles nacionales, estatales y regionales, cada uno de los cuales cuenta con los recursos, ya sea mediante impuestos o cuotas de afiliación».

“Si bien hay muchas ‘voces’, es imperativo que todas se muevan en una dirección para mostrar un enfoque unificado a los gobiernos, clientes, consumidores y demás actores del sector.

Críticamente, el sector necesita los recursos financieros para apoyar la investigación, la comercialización, regulación, desarrollo de políticas y otras actividades. Deberá ser creativo en la manera que encuentre estos fondos y también transparente y equitativo en la forma en que ellos se desplieguen por el bien general del sector».

 
 
 
 
 

Últimas Noticias

Leonardo DiCaprio invierte en compañías de carne celular

El actor de cine estadounidense Leonardo DiCaprio  ha invertido en Mosa Meat y Aleph Farms, dos startups que desarrollan tecnologías para producir carne cultivada a partir de células que no requieren el sacrificio de animales.